SUSCRIBIRME
INICIO//Arte y libros//Un hombre grande de apellido Durero

Un hombre grande de apellido Durero

A propósito de de la muestra Durero, grabados 1496-1522, que se puede apreciar en el Museo del Banco de la República, Revista Diners habló con Rosa Perales Piqueres, curadora de la muestra.

Foto: Melancolía 1, Alberto Durero, 1514

A propósito de de la muestra Durero, grabados 1496-1522, que se puede apreciar en el Museo del Banco de la República, Revista Diners habló con Rosa Perales Piqueres, curadora de la muestra.

Es el ícono del arte occidental. El referente. El faro. Si alguien hace una alusión al Renacimiento –claro, más allá de Leonardo–, su nombre es inevitable. Se trata de Alberto Durero, aquel que impuso una firma, esa A enorme con una D incorporada, como su marca, como la huella de sus grabados. Popularizó esta técnica de reproducción múltiple y entendió el poder de la divulgación masiva y de la capacidad de la comunicación de llevar un mensaje al gran público. Sus dibujos, nacidos de la talla en madera (xilografía) y en metal (agua fuerte), son objetos de adoración por la maestría de sus composiciones, por la iconografía y simbolismo ocultos tras sus figuras (como en La Melancolía) y por la revelación clara de una discusión histórica fundamental en el siglo XVI: la Reforma Protestante frente al poder del catolicismo.

A propósito de la imponente exposición de 113 de sus grabados, Revista Diners habló con Rosa Perales Piqueres, curadora de la muestra Durero, grabados 1496-1522 que se puede apreciar en el Museo del Banco de la República, gran conocedora y estudiosa de su obra. Es una oportunidad única para entender el poder del arte y la potencia de una obra que sigue inspirando a los artistas contemporáneos.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Agosto
22 / 2014


ARTICULOS RELACIONADOS

enero 24, 2019 VER MÁS
septiembre 19, 2018 VER MÁS
abril 23, 2018 VER MÁS

Send this to a friend