SUSCRIBIRME
INICIO//Arte y libros//Exposiciones imperdibles: CAMILO LEYVA & MADAME B

Exposiciones imperdibles: CAMILO LEYVA & MADAME B

La precariedad de la obra de Camilo Leyva es parte de la fascinación que producen, esa sensación de delicadeza suprema, de piezas que se van a desbaratar con solo mirarlas.

Foto: Cortesía Fundación MISOL para las Artes / Fotografía Uriel Ladino

La precariedad de la obra de Camilo Leyva es parte de la fascinación que producen, esa sensación de delicadeza suprema, de piezas que se van a desbaratar con solo mirarlas.

Hace un par de semanas fue inaugurada la exposición Máquina del artista Camilo Leyva, en la fundación Odeón, ese espacio increíble que solía ser el TPB y que hoy, en su arquitectura de concreto, con el esqueleto a la vista, invita a hacer intervenciones ambiciosas, como las que llevaron a cabo el año pasado la chilena Livia Marín o los colombianos Miler Lagos y Máximo Flórez. Leyva, claramente, se apropia del espacio inmenso y quizá su impacto es mayor al tomarse tres pisos del edificio con esculturas imposibles.

Una rueda de madera de unos cinco metros de diámetro ocupa lo que solía ser el escenario del teatro y al ver a alguien adentro, activándola y haciéndola girar, es imposible no sentirse en un experimento propio del Renacimiento. Esa sensación no para de acentuarse con sus otros objetos, todos armados con trozos de madera que, cual arqueólogo, fue recogiendo del teatro durante más de un año. Las máquinas que construye están frágilmente sostenidas por unos hilos o se mueven torpe y pesadamente con rueditas. La precariedad es parte de la fascinación que producen, esa sensación de delicadeza suprema, de piezas que se van a desbaratar con solo mirarlas.

Pero ellas piden que las toquemos, que las acariciemos y hagamos vivir con el movimiento. Sin nosotros, son simplemente una curiosidad; así, una silla cuelga gracias a un sistema de pitas y pesas, pero se vuelve útil con nosotros encima. O una pesa cambia de altura y ángulo si se le coloca una vara de madera en un lugar u otro. Y una máquina compacta deja de serlo y pareciera un mar con sus olas en movimiento si le permitimos ser. Se trata de una exposición cargada de poesía de un artista que tiene un legado importante: Feliza Bursztyn. No la conoció, pero sabe todo sobre ella. La escultora de maravillas de metal fue la compañera de su padre, y Camilo ha estudiado su obra y archivo al derecho y al revés. Curó una exposición suya hace varios años en el Museo Nacional, y su mirada fue algo realmente interesante. En Máquina, es imposible no sentir cierto homenaje a esa figura clave.

Queda una grata sensación que invita a seguirle la pista a este artista, de quien seguramente seguiremos oyendo sus pasos.

Vea tambien: Una subasta para apoyar el arte: Odeón

(P. D. La exposición está maravillosamente acompañada de una instalación “botánica” de Eulalia de Valdenebro. Además de una serie de dibujos y proyectos, creó un jardín colgante que irá creciendo en el patio de Odeón, con especies desaparecidas de nuestra historia natural).

Inside Madame B

Mieke Bal y Michelle Williams Gamaker construyen una videoinstalación (presentada en dos escenarios de Medellín) en la cual invitan a adentrarse en el universo planteado por Gustave Flaubert en Madame Bovary, novela icónica del siglo XIX que revela la frivolidad de los afectos y la sumisión a lo que hoy sería el capitalismo y el consumo. Para ellas, una relectura contemporánea de dicho clásico significa mirar cómo el sentimiento se compra y es sujeto de toda suerte de transacciones. Según explicaba la artista Mieke Bal en Bogotá, durante la presentación de su libro de Doris Salcedo De lo que no se puede hablar, “es una instalación inmersiva que invita a entrar en el universo de una mujer que no puede vivir, que no tiene la posibilidad de hacerlo, porque hay un vínculo inseparable del capitalismo y del amor romántico; el amor se vende y el capitalismo opera como instrumento de seducción. Antes de que Freud nombrara la histeria y la neurosis, Flaubert había visto que la sociedad organizada como tal invita y cultiva la histeria en mujeres y hombres. Es un proyecto de video arte que invita a una empatía crítica”.

FICHA:

Vea tambien: “La Feria Odeón se salió del cubo blanco”

Máquina
Camilo Leyva
Hasta el 26 de junio
Espacio Odeón, cra. 5 No. 12C-85
Tel. 743 7064
Bogotá

Madame B, explorations in emotional capitalism
Mieke Bal y Michelle Williams Gamaker
Hasta el 30 de junio
Sala U, U. Nacional de Colombia, Sede Medellín,
y U. EAFIT.
Medellín

 

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Junio
05 / 2014

LO MÁS COMPARTIDO

septiembre 7, 2019 VER MÁS

ARTICULOS RELACIONADOS

marzo 4, 2019 VER MÁS
marzo 1, 2019 VER MÁS
octubre 24, 2016 VER MÁS

Send this to a friend