SUSCRIBIRME
INICIO//Arte y libros//El tejido digital de Monika Bravo

El tejido digital de Monika Bravo

Urumu, actualmente en la galería NC-Arte, es el viaje de regreso al país de la artista colombiana residente en Nueva York. Es su homenaje a las culturas ancestrales, al tejido como pensamiento.

Foto: Cortesía Óscar Monsalve

Urumu, actualmente en la galería NC-Arte, es el viaje de regreso al país de la artista colombiana residente en Nueva York. Es su homenaje a las culturas ancestrales, al tejido como pensamiento.

Dos pantallas oscuras se van llenando de líneas verticales y horizontales que se entretejen formando un paisaje, un patrón de figuras geométricas que, como un lenguaje antiguo, esconde un mensaje de la montaña. En otra superficie, un vidrio opaco, aparecen estas mismas líneas azules y verdes que se cruzan como hormigas que buscan un destino, forman flores, desaparecen para luego repetir el trayecto, ahora forman hojas de un prado y rectángulos incompletos.

Esta es Urumu, la más reciente obra de la artista colombiana Monika Bravo, quien por medio de los patrones de colores que se asemejan a las mochilas arhuacas habla del oficio del artista, de su lugar en el mundo y de la relación emotiva que con este puede tener.

“Llevo 20 años por fuera de Colombia, pero hace cuatro vine de visita y subí a la Sierra”, dice Bravo. “Me di cuenta de que acá estaba el paisaje que había estado buscando por el mundo. La montaña y el cielo me hacían sentir en mi hogar. Mientras viví por fuera cargué con ese vacío”.

Vea tambien: 3 días para disfrutar ArtBo Fin de Semana

Luego de tantos años viviendo en Nueva York –de exponer sus videos e instalaciones en el MoMA, en los museos de Brooklyn, Reina Sofía, Tate Britain–, “la tierra jala”, como dice ella misma, y la búsqueda por el espacio se vuelve otra, una más cercana, y el proceso empieza a estar más cargado de intuición que de extrañamiento.

El año pasado Bravo estuvo en ArtBO y presentó su obra Landscape of Belief, en la que construía ciudades imaginarias a partir de un texto de Calvino; una animación sobre vidrio que usa la tipografía como textura para formar un horizonte. Como las líneas horizontales y verticales de Urumu: un espacio que es también un momento, una abstracción de un lugar.

“La palabra texto proviene de la palabra latina texere, es decir, tejer y eso me hizo pensar en que todas las culturas han usado el tejido para comunicarse y muchas veces quieren comunicar lo que ven en la naturaleza. De la nada se tejen las figuras de los arhuacos. Armo el paisaje con las figuras geométricas de las mochilas y así estoy tejiendo el paisaje, lo revelo. Los indígenas hacen lo contrario: ellos convierten el paisaje en abstracción. Al fijarse en los tejidos y diagramas indígenas es fácil darse cuenta de que se parecen y esto tiene que ver con la tecnología que usaban. Solo podían formar patrones con líneas horizontales y verticales y esto de alguna forma los limitaba. Si querían hacer un árbol, debía ser de una manera. Al final, todas las formas idénticas crean un lenguaje abstracto y universal. Y el mundo es un lugar para decodificar por medio del lenguaje”.

Vea tambien: "Encuentro cierto activismo en mi propia práctica curatorial": Pilar Tompkins

La dos pantallas que muestran la animación –en las que el video se usa más como material y textura que como un medio narrativo– están complementadas por cuatro vidrios con dibujos geométricos de colores brillantes que recuerdan aquellas composiciones de color de Josef Albers y que están inspiradas en las pinturas de Sonia Delaunay.
“Vi las pinturas de Sonia Delaunay en una exposición en el MoMA. Me encantó su historia: de la necesidad convirtió al arte en oficio y luego elevó ese oficio al nivel del arte. Con mi reinterpretación lo elevo a otro nivel y lo acerco al espectador en otro espacio”.

Bravo logra que el público se cuestione sobre su lugar en el espacio y tiempo: las secuencias se repiten como mantras o como los ciclos de la naturaleza; el espacio remite a uno allá afuera sin anular el espacio de exposición en el que está; las figuras crean patrones nuevos para el ojo, pero reconocidos/reconocibles desde siempre. El tejido habla, desaparece y vuelve a decir algo nuevo.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Marzo
05 / 2014

LO MÁS COMPARTIDO

noviembre 14, 2019 VER MÁS
noviembre 5, 2019 VER MÁS

Send this to a friend