Tras el rastro de María Teresa Hincapié

En 1987, la artista colombiana María Teresa Hincapié trasladó la mayor parte de sus pertenencias al teatro Cuba, en el centro de Bogotá. A lo largo de cinco días, la artista habitó este espacio y realizó las tareas cotidianas de una casa, con movimientos, ritmos y velocidades distintos de los usuales. Aunque el público fue escaso, esta acción se convirtió en la primera pieza performática de Hincapié. Este, ademas, fue el inicio de una serie de performances que hizo entre las décadas del 1980 y 1990.

Si este fuera un principio de infinito fue el título que identificó esta acción. Y es también el nombre de la primera exposición retrospectiva e institucional dedicada a la práctica de la artista colombiana, que se presentará hasta el 12 de junio en el Museo de Arte Moderno de Medellín, MAMM. En octubre la muestra viajará al Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, Macba.

Exposición Si este fuera un principio de infinito. Foto cortesía Museo de Arte Moderno de Medellín.

Hincapié nació en Armenia, Quindío, en 1954, y falleció en Bogotá, en 2008, a causa de un cáncer de mama. Su primer acercamiento a las artes se dio de manera accidental con el teatro, en 1978, cuando se convirtió en actriz del grupo Acto Latino. La filosofía de este colectivo se centraba en el manejo del cuerpo según los principios de la danza y el teatro oriental.

En las tablas, la artista desarrolló su obsesión por la cotidianidad. Esta consistía en una especial atención a acciones simples como caminar, sentarse, vestirse, hablar y atravesar con la mirada los objetos. Dicho enfoque lo trasladó luego al arte de acción, entendida la performance no como una situación limitada, sino como una práctica sostenida en el tiempo.

Exposición Si este fuera un principio de infinito. Foto cortesía Museo de Arte Moderno de Medellín.

“Evidentemente, María Teresa Hincapié no fue la primera artista colombiana dedicada a la performance. Pero sí fue pionera en la idea de los actos performáticos de larga duración. Ella no se introdujo en este mundo con una percepción conceptual, sino desde el teatro y la filosofía oriental. Y con esa experiencia, de manera orgánica, y quizás un poco ingenua, empezó a hacer acciones que desafiaban el acelerado consumo del arte”, explica Emiliano Valdés, curador jefe del MAMM.

Retrospectiva de acciones

Catorce años después del fallecimiento de la artista, sus ideas, revolucionarias para su época, son socialmente aceptadas y le impregnan a su obra una vigencia sobresaliente.

Vea también: La historia detrás de ‘Catástrofe’, exposición del artista Dor Guez en el MAMBO

“La ecología, la relación con comunidades, la idea de una búsqueda espiritual individual y el sentido de la vida fueron algunas de las ideas que ella introdujo en el mundo del arte. Esto lo hizo a pesar de no ser una artista en el sentido tradicional y no tener la suficiente visibilidad. Porque finalmente María Teresa era un personaje un poco raro, que se resistía a las ideas de documentación y de mercado”, asegura el curador jefe del MAMM.

Exposición Si este fuera un principio de infinito. Foto cortesía Museo de Arte Moderno de Medellín.

Para plasmar la pertinencia de sus posturas, Emiliano Valdés, junto a Claudia Segura, curadora de exposiciones y colección del Macba, indagaron en el archivo de la artista. Este reposa en la galería Casas Riegner y en la finca La Fruta, en la Sierra Nevada de Santa Marta. El lugar está bajo la custodia de su hijo y colaborador recurrente Santiago Zuluaga, quien a su vez busca dar continuidad a la visión y el legado de su madre.

“Esta exposición plantea el reto de trasladar una obra que, de hecho, no existe. Es decir, tenemos documentación, objetos asociados, rastros, pero la obra no está y no se puede reproducir. Al menos esa fue la decisión que tomamos con Claudia, porque, a diferencia de otras performances, en el caso de María Teresa es imposible replicarlos ya que estaban ligados a su propia existencia, a su cuerpo, filosofía y búsqueda personal”, explica Valdés.

Exposición Si este fuera un principio de infinito. Foto cortesía Museo de Arte Moderno de Medellín.

La evidencia del performance

De esta manera, la solución fue presentar los rastros de Hincapié por medio del registro que existe de su obra, como fotos, videos, instalaciones, bocetos, afiches, invitaciones y escritos. La exposición abarcan toda su carrera, desde sus inicios en los ochenta hasta sus últimas piezas creadas en 2006, dos años antes de su fallecimiento.

Las salas A y B, y la Sala de Fundiciones del Museo de Arte Moderno de Medellín alojan estos objetos. Dentro de la muestra se encuentran algunos de los elementos originales de Una cosa es una cosa. Con este performance de 12 horas de duración la artista recibió su primer premio del XXXIII Salón Nacional de Artistas en 1990.

Exposición Si este fuera un principio de infinito. Foto cortesía Museo de Arte Moderno de Medellín.

“En 2005, la galería Alcuadrado vendió esa pieza a un coleccionista. Esta persona la guardó junto a una serie de imágenes y un plano de ubicación de los objetos. Esto nunca se había mostrado hasta ahora. Aunque esto no es la performance como tal, es lo más cercano a un rasgo material que vamos a poder tener”, detalla el curador.

Vea también: “La buena comida tiene que ser asequible para todos”: Sebastián Vargas, chef colombiano ganador de estrella Michelin

Diálogo con María Teresa Hincapié

Para evidenciar sus coincidencias en el transcurso de su carrera y sus ideas transversales, los curadores de la exposición decidieron, en lugar de presentarla cronológicamente, segmentarla en ocho ejes temáticos. Preámbulo, sobre su formación teatral; Si este fuera un principio de infinito, la transición a las artes visuales; Soy una mujer que ya no es mujer, que aborda su visión sobre lo femenino; Hacia lo sagrado, una evidencia de su incansable búsqueda espiritual; Aldea-Escuela, el último proyecto con el que pretendía crear una escuela de arte; Pies que lamen, sobre el dominio del tiempo y el cuerpo; Esta tierra es mi cuerpo, un segmento dedicado a su relación con el medioambiente, e Hincapié en diálogo.

Exposición Si este fuera un principio de infinito. Foto cortesía Museo de Arte Moderno de Medellín.

A este último eje temático se sumaron cuatro artistas que, de alguna u otra manera, habían tenido una relación con María Teresa y su obra. El artista visual José Alejandro Restrepo, la artista María José Arjona, el laboratorio de artistas Mapa Teatro y la escritora cubano-estadounidense Coco Fusco.

Así, al igual que la obra primaria de Hincapié, Si este fuera un principio de infinito, esta muestra se presenta como el inicio de un camino que permita a nuevos públicos redescubrir el trabajo de la colombiana. En octubre, además, se lanzará un libro sobre esta investigación.

Lea también: Las nuevas latitudes de la galería Mor Charpentier

Adrián David Osorio Ramirez, redactor web y asistente editorial. Periodista apasionado por escribir sobre moda y las expresiones culturales.
Adrian Osorio

Entradas recientes

Conozca cinco apps para aprender a tocar instrumentos musicales

Diners eligió las aplicaciones más completas del mercado para aprender guitarra, piano, batería e incluso…

5 horas hace

Guía para comenzar el día con actitud positiva

Una guía práctica, con consejos de expertos en cada campo, para resolver las tareas más…

10 horas hace

Música para todos: de Bad Bunny a Florence & The Machine

Nuestra columnista Laura Galindo recomienda lo nuevo de la banda británica Florence & The Machine,…

13 horas hace

Recomendados literarios: dos voces femeninas y un clásico para releer

La escritora y artista mexicana Verónica Gerber Bicecci y la ghanesa criada en Estados Unidos,…

2 días hace

Dos recetas para preparar el Día del Padre

Le damos dos ideas de platos que puede preparar para celebrar el Día del Padre.…

3 días hace

Cinco datos curiosos de ‘Volver al futuro’ a propósito de Comic-Con

¿Sabía que al principio la máquina del tiempo de estas películas iba ser una nevera…

4 días hace