Aprenda a liderar como los pingüinos

Si algo caracteriza a estas aves no voladoras es su excepcional trabajo en equipo y la forma en que perseveran en sus propósitos. Erguidos, alcanzan metas y nos enseñan lecciones para adaptarnos a la globalización. Liderazgo en frac.

Publicado originalmente en Revista Diners Ed. 492 de marzo 2011

Mantener el fuego interior en una organización, contagiando a todos los integrantes del equipo para posicionar productos en el mercado, y obtener así éxitos rutilantes es estratégico y sustancial en el entorno empresarial. Asimismo, mantenerse erguido en las permanentes circunstancias de riesgo y, por supuesto, con la frente en alto y los pies en la tierra, son pilares básicos para ejercer un liderazgo proactivo y funcional en procura de alcanzar éxitos consecuenciales y sucesivos.

Los relumbrantes bancos de hielo sirven de morada espectacular a los pingüinos, líderes en permanentes niveles de riesgo, en un hábitat de continentes helados y condiciones extremas, donde increíblemente el viento alcanza hasta 300 kilómetros por hora y la temperatura hasta 50 grados bajo cero y donde, por las hostiles situaciones, se vuelven más temibles sus predadores: leopardos marinos, tiburones y orcas, ante la escasez de alimentos.


Foto: Unsplash CC BY 0.0.


Para protegerse de la descomunal adversidad del frío, los pingüinos se congregan formando círculos “de calidad” en perfeccionamiento constante y dinámica ininterrumpida, que les asegura avanzar con seguridad, contrarrestar las bajas temperaturas y trabajar en perfecta formación militar de equipo.

El trabajo en equipo provee seguridad a todos. Están prohibidas las luchas debido al riesgo para la cría; los machos belicosos o muy independientes son separados enseguida por otros, encargados de mantener la paz interna.

Aquellos cuyas plumas se cubren de hielo, es decir que están sufriendo mayores embates del entorno y se localizan en los bordes extremos, van paulatinamente ingresando en el núcleo para obtener la valiosa ventaja competitiva del calor del centro del círculo.

Hace milenios se inventó la formación “tortuga”, propia de las legiones romanas, orientada a arremeter con fuerza contra la hostilidad enemiga. Los que normalmente van por el contorno circular hacen pantalla contra el viento y protegen a los demás del inclemente frío.


Foto: Unsplash CC BY 0.0.


El círculo va girando armónicamente hasta que se garantiza que todos disfruten del fuego interior pues al llenarse del calor interno de la organización tienen asegurada su supervivencia.

Con grupos o colonias desde 300 hasta cien mil individuos, caminando elegantemente sobre los témpanos, hacen prevalecer sus propósitos y enfrentan de manera exitosa a las más absurdas contingencias. Son animales espléndidos.

De todas sus peculiaridades de liderazgo en situaciones extremas, el pingüino emperador no sólo anida en el continente antártico, sino que lo hace durante el invierno austral cuando la temperatura es menos de cuarenta grados bajo cero.

Su trabajo en equipo resulta memorable. Los huevos son incubados entre las patas de los padres, mientras que las madres, después de poner, retornan al mar de inmediato. La incubación toma hasta sesenta y cuatro días. El sentido de responsabilidad es trascendente. Los padres pierden el cuarenta por ciento de su peso durante los 115 días que pasan sin comer, pero son relevados por las madres, que atienden a la cría por veinticuatro días.


Ambos padres continúan alternándose y alimentando a los pichones durante cien días. Se alimentan de peces, los cuales persiguen nadando a profundidades de cincuenta metros bajo la superficie. Son líderes todoterreno. El pingüino rey, por su parte, es el segundo mayor después del emperador. Se muestra talentoso en todos sus quehaceres. Erguido, enfrenta sus eventualidades. Ejerce un liderazgo de maravillosa elegancia, con las “patas” en la superficie y la mirada frontal.

En la globalización económica imperante se hace necesario competir con constante fuego interior, adaptarse rápidamente a las transformaciones desencadenadas, desplegar esfuerzos progresivos continuados y armónicos y en equipo, asimilar la intensidad del mercado, ser elegante en todos los movimientos por difícil que sea la hostilidad, colocarse el frac cuando las condiciones son hostiles, y asemejarse a un pingüino en medio de las inhóspitas condiciones circundantes. Es decir: impactar el medio y no ser impactado por éste. Avanzar en equipo con la frente en alto y los pies en la tierra, con elegancia y fuego interior, para garantizar un viaje empresarial de triunfo en triunfo, adaptándose a las condiciones, por extremas que sean, para conquistar una nueva victoria.

En resumen, las determinaciones profundas que se tomen en medio de los temporales de riesgo tienen que buscar líderes que permanezcan erguidos, elegantes, con la frente en alto y poniéndole el pecho a la brisa.

Artículos Relacionados

  • 14 autorretratos para romper estereotipos
  • La exposición de la National Geographic que llega por primera vez a Colombia
  • Estas son las mejores fotos tomadas con iPhone en 2019
  • Galería: Vea las fotos finalistas del Sony World Photography Awards 2019

Send this to a friend