El poder de los pensamientos optimistas

¿A quién no le gusta sentir que en su vida todo está bajo control, que el sol brilla siempre y que las oportunidades están esperándolo? Secretos para el trabajo y la vida familiar.

Publicado originalmente en Revista Diners Ed. 491 de febrero 2011

El éxito no solo se mide en resultados económicos o reconocimiento profesional. Si usted trabaja por elevar su espíritu y si le invierte tiempo y toma conciencia de sus limitaciones, puede ser un verdadero triunfador: es decir, alguien feliz que contribuye a la felicidad de quienes lo rodean. Muchos ofrecen un camino. Usted decide por cuál optar.

Si el buen ánimo, la fuerza de voluntad y la constancia se pudieran inyectar o consumir en cápsulas, de seguro estarían entre los productos más comercializados del planeta.

¿A quién no le gusta sentir que en su vida todo está bajo control, que el sol brilla siempre y que las oportunidades están esperándolo? Esto se logra a partir de sentimientos optimistas que cultivan quienes tienen éxito.

Sin embargo, más allá de descollar profesional o económicamente, está la importancia de destacarse en lo personal, y eso implica tener buenas relaciones en todos los ámbitos: familia, trabajo, amigos, e incluso negocios. Todos conocemos por lo menos una persona que aunque es brillante en su trabajo, maneja sus relaciones interpersonales de manera desastrosa; o viceversa: es la mejor criatura sobre la tierra, pero sus resultados laborales o financieros son un caos.

 

Tanto para ese tipo de personas como para quienes sencillamente desean dar lo mejor de sí mismos en todos los aspectos hay alternativas que van desde la auto concienciación, los deportes, el baile, la literatura con enfoque espiritual hasta los seminarios de crecimiento y potenciación espiritual que prometen una nueva vida.

Elija lo que elija, la toma de conciencia es el mejor punto de partida. Si analiza y evalúa sus propias limitaciones puede trabajar los aspectos en los que debe mejorar. Si decide ir a un seminario, “no se deben centrar todas las expectativas en ellos ni cargarles la responsabilidad, porque aunque estén formulados de la manera más asertiva, los resultados dependen únicamente de la honestidad y la voluntad con que trabaje el participante”, explica la psicóloga Martha Isabel Ronderos.

 

Ya sea por moda o deseo real de cambiar, el mercado ofrece seminarios y talleres diseñados para brindar todo tipo de ayudas: para mujeres que quieran reencontrarse con su esencia, para quienes deseen tomar las riendas de su existencia y para quienes quieran cambiar su actitud ante la vida, entre otros.

En el caso específico de la mujer, Daraki y Antaru, dos jóvenes entrenadas por la organización chilena Cóndor Blanco y quienes ofrecen un programa de empoderamiento y liderazgo para mujeres, aseguran que en el taller se trabaja por la conciencia superior del hombre, en armonía con la naturaleza, con el fin de ayudar a encontrar dones, talentos y potencial a aquellas que todavía no logran ser quienes realmente quieren ser.

 

“No se trata de cambiarles la vida, sino la forma de vivirla”, dicen. Al respecto, los expertos explican que ni la edad ni los problemas son barreras para construir una nueva existencia. La instructora y bailarina Antonina Canal, a través de su programa de danza Samkya, agrega que “las mujeres son capaces de transmitir amor incondicional. Es vital recuperar la feminidad como manera de vivir porque el mundo está diseñado masculinamente y la mujer debe recuperar su esencia para balancear la energía”.

Para los hombres y las mujeres que buscan el éxito integral, entidades como Lifespring, con experiencia de más de cuarenta años, dicta desde hace quince años en Colombia seminarios de crecimiento y liderazgo con una metodología de autoconfrontación en la que el participante derriba limitaciones en aspectos familiares, financieros, de pareja y entorno, y se fortalece en otros como la responsabilidad y el valor de la palabra.

 

No es una terapia psicológica o psiquiátrica, comenta Carlos Castro, representante en Colombia. “Por ello, si una persona que toma medicamentos o se encuentra en terapia psiquiátrica quiere hacer el seminario, debe llevar una certificación de su médico ya que se trabaja con las emociones”.

Como la personalidad, las actitudes y respuestas ante la vida se forjan en la niñez, también se han diseñado programas de entrenamiento para jóvenes entre doce y diecisiete años, como Antorcha, un seminario en el cual se trabaja con sus pensamientos limitantes para promover en ellos opciones de llevar su vida con responsabilidad y compromiso, y con el fin de que ejerzan liderazgo positivo, sean conscientes de los beneficios del trabajo en equipo, reconozcan su propia capacidad para resolver problemas, eleven su autoestima y se planteen metas inmediatas, a mediano y a largo plazos.

 

Quienes quieren crecimiento personal ahondando los aspectos del alma encuentran la respuesta en asociaciones como Brahma Kumaris, que hace parte de la llamada Universidad Espiritual Mundial, la cual realiza cursos, conferencias y talleres sobre pensamiento positivo, meditación, manejo del estrés, gestión personal, liderazgo y administración del tiempo, para promover la práctica de la meditación, la asimilación de características para un comportamiento acorde con la dignidad humana y el servicio a la comunidad.

Para quienes quieren hacer el cambio pero no saben cómo, o prefieren trabajar de manera individual, en el mercado hay una amplia gama de conferencias y textos guía. El investigador del comportamiento humano Jorge Duque Linares, cuya experiencia en el tema rebasa los veinticinco años, ofrece varias conferencias y nueve libros en los cuales trata temas como la importancia de tener actitud positiva, la misión de un verdadero líder, el manejo de las emociones y el sentido del hogar, aunque su constante esté en afirmar que “los seres humanos somos el resultado de lo que pensamos; las personas, sin importar su edad o condición, deben asumir la excelencia como una forma de vida”, pues será entonces cuando alcancen el verdadero triunfo.

 

Dice, además, que “triunfador es aquel que además de ser feliz tiene éxito y contribuye a la felicidad de los demás”. De manera que si usted es de los que creen que la vida no le sonríe, o lo hace parcialmente, piense en optar por alguna de las alternativas que tiene a la mano. Una buena actitud no sólo lo beneficia a usted, sino también a todas las personas con las que se interrelacionan.

Artículos Relacionados

  • Hace 54 años se escribieron los tres grandes himnos del pop
  • Las 10 canciones recomendadas de Camila Zárate, de Canal 13
  • Galería: Los mejores retratos de animales en vía de extinción
  • 11 obras al óleo para recordar la historia de Colombia

Send this to a friend