La solución a los problemas de salud está en sus orejas

Trastornos físicos y emocionales pueden curarse mediante esta terapia aplicada en el oído externo. Es una de las más efectivas ya que este órgano está directamente relacionado con el cerebro.

Revista Diners de marzo de 1998. Edición número 336

Desde la antigüedad se ha utilizado la acupuntura como técnica con fines terapéuticos. Sin embargo, para muchos este método era visto más como una “tortura” por el hecho de que se clavaban agujas en determinadas partes del organismo. La auriculoterapia aplica una técnica parecida. Se trata de una terapia localizada exclusivamente en la oreja -aunque nunca con agujas tan grandes como las de la acupuntura-, que también se vale de otros instrumentos como luz de láser, chinchetas, colores, semillas y puntos de oro.

Y es que al igual que los pies, el iris, las manos y la cara, un órgano tan pequeño como el oído externo, más conocido como oreja, tiene la particularidad de ser holográfico, es decir, que en él se refleja la representación de todo el cuerpo. Gracias a esta característica de la “oreja”, en ella pueden realizarse terapias para disminuir dolores y curar algunas enfermedades de manera eficaz.

“Lo que ocurre es que la oreja está conectada directamente con los centros cerebrales y cualquier manipulación en ella tiene un efecto más potente y más directo que cualquier otra reflexoterapia”, afirma Mario Perilla, médico cirujano especializado en medicina bioenergética

El origen

Esta terapia es el resultado de la investigación del médico francés Paul Nogier, quien por medio de su observación descubrió que existía una asociación entre algunos puntos de la oreja y algunos trastornos de la salud de las personas. Esencialmente, el episodio que le llamó la atención fue ver que una curandera cauterizaba un punto de la oreja y con eso aliviaba los dolores de cintura, rebeldes a otros tratamientos.

Así, empezó a investigar y encontró, además, que esas personas tenían cambios físicos en la oreja (descamaciones, lunares, ulceraciones). Nogier analizó a sus enfermos y descubrió esas relaciones que para muchos eran imperceptibles. Luego, gracias a la ayuda de punzoncitos y palpadores (parecidos a las agujas de crochet) con los cuales recorría la oreja, realizó un mapa de la representción del cuerpo en la oreja. Nació entonces la auriculoterapia, que es una técnica mediante la cual, realizando manipulaciones en un punto de información de la oreja, se logran efectos positivos en la salud de la persona.

De modo que al estimular un punto de la oreja se origina una reacción que aumenta algunos neurotransmisores cerebrales, y estos producen alivio, que se traduce en mejoría de la enfermedad. La auriculomedicina actúa mejor contra problemas funcionales que estructurales, mientras que para lesiones lumbares y de columna puede ser más eficaz la reflexoterapia de los pies.

Artículos Relacionados

  • Las películas de Andrés Burgos
  • Vea las primeras imágenes de la segunda temporada de Dark
  • Tómese un rato para conocer a Cardi B
  • Galería: Venezuela es la ganadora del World Press Photo 2018