Cinco materiales que reemplazarán al plástico

Aún hay esperanza de salvar al mundo de la contaminación. Cientos de empresas la apuestan a un plástico biodegradable elaborado a partir de plantas y materiales orgánicos.

Desde hace 70 años la humanidad ha vivido entre el plástico. Esta forma derivada del petróleo trajo durante un tiempo comodidad, pero ahora está ocasionando graves daños a la Tierra, como por ejemplo, la formación de una isla de basura del tamaño de Francia y España en el Pacífico. Según cifras de WWF, los océanos contienen aproximadamente 150 millones de toneladas de plástico, y se estima que cada año aumentan 8 millones.

Dentro de poco este problema no solo será de la vida acuática, sino de todos los seres vivos de la Tierra. Por eso, cientos de compañías han invertido en estudios para reemplazar el plástico por otras alternativas biodegradables que cumplan las funciones de resistencia y maleabilidad de este material. Entre los casos más exitosos está el de Michio Komatsu, un japonés de la ciudad de Iwaki, quien desde 2005 viene trabajando en el ácido poliláctico, extraído principalmente del almidón y el maíz.

Este es el plástico que se degrada más rápido en el mundo, en 6 semanas, a diferencia de los 300 años que se demora una bolsa de plástico derivada del petróleo. Por eso, Komatsu ha desarrollado varios productos con empresas japonesas como Hoei Industry Co., de la ciudad de Shinshiro, con quienes exportó una vajilla para los bebés a todo Asia y Europa. Sin embargo, no son los únicos que están revolucionando en materia de plásticos, por eso en Diners le mostramos cinco materiales que reemplazarán al plástico:

Plástico de hongos

La empresa Ecovative Design, de Nueva York, está elaborando bolsas e icopores hechos de hongos que se alimentan de los desechos de la agricultura. El hongo se compone de lignina, celulosa y desechos orgánicos que crean una mezcla muy parecida a la de un pegamento. Luego, después de un secado al aire libre este producto se puede moldear en icopores y bolsas para embalar objetos pesados. Luego de su uso, sirve como abono.

Plástico de yuca

Indonesia logró crear una bolsa hecha con las fibras de la yuca usando la misma maquinaria con la que se fabrica el plástico convencional. Aunque su precio es 300 % más caro en el mercado, la empresa Avani Eco, fundada por el joven Kevin Kumala, asegura que las bolsas se degradan en 100 días o si lo prefiere, puede disolverla en un vaso de agua.

Plástico de camarón

El científico español Javier Fernández, de la Universidad de Harvard, creó una bolsa transparente hecha de los componentes de la concha de camarón y proteínas de la seda. Bajo el nombre de Shrilk el científico lanzó una serie de vasos desechables que más adelante se pueden usar como fertilizante gracias a la composición de sus materiales.

Plástico y cuero de micelio

Micelio es una lana vegetal que producen algunos hongos y otros productos agrícolas. Este descubrimiento lo hizo un equipo de científicos estadounidenses que fundaron MycoWorks, una empresa que viene estudiando este material, desde hace más de 20 años, para producir bolsas de cuero, que se ven, se sienten y son igual de fuertes que el cuero animal.

Plástico de papa

Los científicos del Instituto de Investigación Científica (IDIC) de la universidad de Lima desarrollaron un bioplástico a partir del almidón de la papa. Este producto se degrada en 300 días y puede soportar hasta 1 kilo. Aunque la bolsa no está a la venta, los jóvenes científicos, en cabeza de Alfonso Serrano, están buscando un apoyo económico a través de Startup Perú.

Artículos Relacionados

  • Hace 54 años se escribieron los tres grandes himnos del pop
  • Las 10 canciones recomendadas de Camila Zárate, de Canal 13
  • Galería: Los mejores retratos de animales en vía de extinción
  • 11 obras al óleo para recordar la historia de Colombia

Send this to a friend