Fernando Botero: “Yo quiero morir como Picasso”

El maestro Fernando Botero le respondió a la Revista Diners sobre sus exposiciones permanentes a lo largo y ancho de Europa.

Publicado originalmente en Revista Diners Ed. 434 de mayo de 2006

Usted abre cinco exposiciones en este mes de mayo en Europa. ¿Por qué tan intensa actividad?

La verdad es que cada vez me invitan más y más a exponer en diversas instituciones. En este mes se juntaron muchos eventos. Afortunadamente las obras existían ya, pues nunca acepto hacer algo si no puedo presentarlo al día siguiente de la invitación. La idea de pintar para un certamen especial no me gusta. Son ya tantos años de trabajar a diario, que mi obra es muy extensa y por eso puedo darme el placer de aceptar exponer simultáneamente en diversos sitios, como lo haré en este mes de mayo.

¿Desde el punto de vista temático hay algunas novedades en estas exposiciones?

No. Es mi temática de siempre, que es la de la pintura. Cuando uno se siente motivado por un tema especial, está bien hacerlo. El problema de la pintura no es crear distintos temas sino hacer lo mismo que han hecho todos, pero en forma diferente. El mismo hombre o la misma mujer, el mismo caballo, el mismo árbol, la misma naturaleza muerta, pero vistos con otro sentimiento, con otros ojos.

¿Cuántas obras nuevas y cuántas anteriores componen estas exposiciones?

Yo diría que en la exposición de Milán, todo es nuevo. En la pinacoteca de Atenas, una cuarta parte es nueva. Se trata de una retrospectiva. En La Haya los dibujos son todos nuevos y las esculturas monumentales son las mismas de Singapur junto con dos realizadas en el año pasado.


Foto: Archivo Diners.


¿Este último año ha sido igual o aun más productivo para su obra?

Igual. Yo soy un trabajador incansable por la razón más simple: nada me produce más placer que pintar.

La serie de Abu Ghraib va ser exhibida en Atenas. ¿Qué repercusiones y qué evoluciones ha tenido en su obra este tema?

La serie de Abu Ghraib estará en Atenas con obras que no se vieron en Roma ni en Alemania porque fueron creadas posteriormente. El impacto de esta serie de cuadros ha sido enorme y sigue produciendo su efecto. Han sido vistos hasta en la televisión china, en Rusia, desde luego en los países árabes, etcétera.

¿El tema de la violencia en Colombia ha vuelto a aparecer en su obra reciente, o es un aspecto superado?

Después de la exposición de las obras donadas al Museo Nacional de Colombia seguí trabajando sobre el tema, y ​​esas nuevas obras también fueron donadas al Museo. Llegarán en este mes a Bogotá. Unas pocas están prestadas a una exposición itinerante de diez museos norteamericanos, que empezará en Montreal en enero. También al Museo Nacional de Colombia.

¿Qué asuntos del mundo contemporáneo le preocupan como artista o le suscita algún interés como motivos para su obra?

Como artista no me preocupa ninguno especialmente. No es que me vaya a dedicar de ahora en adelante a ser divulgador de tragedias. Como cualquier persona sigo con interés la actualidad colombiana e internacional.

A estas alturas de su vida, ¿cree que ya alcanzó la completa madurez artística, o le quedan todavía más facetas por explorar?

Afortunadamente la pintura es inagotable y nunca uno tiene la impresión de que ya aprendió a pintar.

¿Ahora pinta con igual o mayor entusiasmo y pasión que cuando era un pintor joven y de escasos recursos en Nueva York?

Con más entusiasmo, con más dedicación, con más de todo. Lo más terrible de la idea de la muerte para un artista es saber que no podrá pintar más. Yo quiero morir como Picasso, que a los 93 años, después de pintar un cuadro -malísimo como los que hacia al final-, se fue a cepillarse los dientes a las dos de la mañana y cayó muerto. Los pintores nunca nos jubilamos.

Después de Botero, ¿Qué o quiénes se vislumbran en el arte colombiano?

En mi época eran muy pocos los que se interesaban por el arte. Ahora veo que las exposiciones de arte joven tienen gran cantidad de participantes. De tal interés y entusiasmo surgirá algo. De eso estoy seguro.

Artículos Relacionados

  • 11 obras al óleo para recordar la historia de Colombia
  • Conozca a Turcios, uno de los mejores caricaturistas del mundo
  • 14 autorretratos para romper estereotipos
  • La exposición de la National Geographic que llega por primera vez a Colombia

Send this to a friend