SUSCRIBIRME
INICIO//Actualidad//Tendencias//Depresión y conductas antisociales: los peligros de humanizar a su mascota

Depresión y conductas antisociales: los peligros de humanizar a su mascota

Aunque los abrazos, los besos y el cariño excesivo hacia su perro son bienintencionados, en el fondo no tienen los efectos que usted espera. Un experto explica cuál es la mejor manera de relacionarse con su mascota.

Foto: Pexels C.C by 0.0

Aunque los abrazos, los besos y el cariño excesivo hacia su perro son bienintencionados, en el fondo no tienen los efectos que usted espera. Un experto explica cuál es la mejor manera de relacionarse con su mascota.

Celebraciones de cumpleaños, matrimonios arreglados, cenas en la mesa, fiestas, cuentas en Instagram y Facebook, seguros de vida y servicios funerarios. A esta rutina cosmopolita que se ha visto desarrollada para algunos animales, perros, principalmente, se le conoce como antropomorfismo canino. O en palabras más simples: humanización de los perros. O en palabras que lo confrontan: maltrato animal.

La etimología del concepto y la revisión cronológica de su uso sugiere que la tendencia a humanizar las cosas no es una desviación millennial, o una práctica desequilibrada del estilo de vida de los humanos del siglo XXI. La palabra viene del griego anthropos: hombre y morphé: forma, y se estima que se utilizó para reprochar la tendencia casi hereje de atribuir formas humanas a las divinidades en la antigua grecia.

Pero el antropomorfismo, además de formas corpóreas humanas también incluye la atribución de características y prácticas a otras criaturas o entidades que no son humanas.

Creer que un perro disfruta un cumpleaños, un matrimonio o un perfil de red social, es, desde la filosofía, una proyección de cognición por defecto, es decir, lo que explicaría estas atribuciones y relacionamientos antropomórficos son resultado de un intento por forjar comunicación y empatía con otros seres y, claro, como solo sabemos comunicarnos, conocer y pensar como humanos, asumimos que nuestra humanidad puede plantarse al proceso social y cognitivo de otras especies.

“El antropomorfismo es probablemente un subproducto de la capacidad de valerse de las propias creencias, sentimientos, intenciones y emociones y aplicar el conocimiento de estas experiencias a la comprensión de los estados mentales de otras especies”, dicen los psicólogos estadounidenses Marissa Harrison y Anthony Hall, en un artículo científico del Journal Social, sobre antropomorfismo y empatía animal.

Pexels C.C by 0.0


Los perros y los gatos son los hijos anhelados del cosmopolitismo del siglo XXI, o por lo menos así lo hacen ver los millennials, una generación que no quiere tener hijos propios pero sí mascotas.

Vea tambien: 5 consejos para viajar con su mascota

Juan Fernando Betancourt Libreros, zootecnista especializado en comportamiento canino y adiestrador de perros, dice que más allá de los motivos que llevan a estos vínculos “generar este tipo de relación deteriora la calidad de vida tanto de los perros como de los mismos individuos”

“Cada día son muchas las horas en que las mascotas permanecen solas desarrollando dependencia y apego, conductas antisociales o destructivas, así como depresiones. Romper con estas conductas estereotipadas suele ser un proceso traumático para ambos, por eso es necesario tomar medidas a tiempo”. Para Bustos, dejar a un perro a la intemperie y amarrado a un árbol es tan grave como dejarlo solo, desesperado, llorando y rasguñando muebles del apartamento porque no sabe estar sin compañía.

“Si usted quiere que su perro sea independiente tiene que tener una combinación de motivación y buenos códigos de control que le enseñen lo que puede o no hacer, porque cuando usted le permite hacer todo sin control, el perro pierde identidad específica y genera problemas de conducta” afirma Bustos.

Pexels C.C by 0.0


Bustos compartió con Diners algunas recomendaciones que le ayudarán a criar a su perro de acuerdo a sus necesidades:

1. Si dispone de un patio y su mascota tiene buen abrigo es importante que permanezca buena parte del tiempo allí y que solo ingrese a la casa cuando sea invitado.

2. Si vive en un apartamento, no le permita la entrada a todos sus espacios, póngale límites claros diciéndole “quieto”, y que ingrese cuando usted lo decida con la orden “ven”.

Vea tambien: Galería: Los mejores retratos de animales en vía de extinción

3. Para evitar el apego y la dependencia acostúmbrelo a permanecer tranquilo cuando salgas de casa. No se despida de él en forma eufórica y al regreso salúdelo como a alguien a quien vio hace un par de horas, y espere unos minutos a que esté tranquilo.

4. Enséñele que si usted se pone chaqueta o toma las llaves no significa que usted se va a ir; tome los objetos que el perro relaciona con su salida y vuelva a dejarlos donde estaban como método de enseñanza.

5. No le ponga accesorios innecesarios que puedan provocarle incomodidad. La mayoría de los perros cuando hace frío no necesitan chaquetas gruesas. Una capita sencilla es suficiente.

6. En lo posible, que no duerman en su cama y menos encima de usted, ya que esto fomenta la relación de apego mal entendido y una simbiosis poco sana.

7. Dele órdenes bajo un régimen de adiestramiento de obediencia para que su perro lo considere como un líder seguro y se sienta muchísimo más cómodo que sintiéndose un par suyo. Ellos necesitan tener una estructura de vida jerarquizada, y son mucho más felices de esa manera.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Mayo
21 / 2019

Send this to a friend