La importancia de abandonarlo todo (por un día)

No hacer nada y volver a la naturaleza yendo a un parque o a una playa es la recomendación que hacen algunos expertos para calmar el estrés del trabajo.

Madalyn Parker, una desarrolladora web común y corriente iba todos los días a trabajar sin falta. Pero en una ocasión no pudo más y le envió un mail a su equipo, incluido el jefe, en el que decía:

“Hola, equipo: voy a tomarme libres hoy y mañana para centrarme en mi salud mental. Espero estar de vuelta la semana que viene totalmente renovada y al 100 %”. No estaba pidiendo permiso ni solicitando vacaciones, simplemente, estaba informando que no iría a trabajar.

Ben Congleton, el líder del equipo, respondió algo que ni ella ni cualquier empleado esperaría:

“Hola, Madalyn, quería agradecerte que envíes emails como este. Lo uso como recordatorio de lo importante que es tomarse días de baja para la salud mental. No puedo creer que esto no sea práctica normal en todas las organizaciones. Eres un ejemplo para todos y ayudas a contar el estigma para que todos podamos volver al trabajo centrado y completos”.

¿Quién envía algo así a su jefe?, ¿qué clase de jefe es así de comprensivo?, ¿por qué todos estaban de acuerdo en que tomarse días libres es bueno, pero nadie es capaz de exigirlo? Todas esas preguntas surgieron cuando en las redes sociales la historia se hizo viral, porque en un mundo donde la cultura del trabajo duro es alabado, y el ocio vilipendiado, esta historia resultaba bastante extraña.

Niksen: no hacer nada como filosofía de vida

En neerlandés existe una palabra que se contrapone a la idea de ser un oficinista empedernido, niksen, que significa no hacer nada. Este concepto se ha puesto de moda durante los últimos meses ¿por qué?

Sencillo, nuestra realidad no está diseñada para que no se haga nada; incluso, en las horas de procrastinación hacemos algo: pensamos en lo que no estamos haciendo, en lo que debemos hacer, y mientras tanto revisamos las novedades de Facebook, Instagram, o Whatsapp.

El poder curativo de no hacer nada

Tomarse un día, abandonarlo todo, hacer cosas improductivas que calificarían como nada y que obedecen a la voluntad de una libertad desatada, tiene poderes curativos, y aún más si en ese tiempo, nos encontramos con la naturaleza.

El reconocido biólogo E.O. Wilson creó una teoría llamada “la hipótesis de la biofilia”, donde afirmó que las personas tienen una relación innata con la naturaleza.

Jay Maddock, profesor de Salud Pública de la Universidad de Texas A&M, dice en el portal de investigaciones The Conversation que, pacientes enfermos tienden a recuperarse más pronto cuando están en mayor contacto con la naturaleza que quienes permanecen encerrados entre paredes blancas. Maddock sugiere que si la naturaleza ayuda a la recuperación de enfermos, entonces, también podría prevenir desequilibrios.

“Hay indicios de que un movimiento de la naturaleza está comenzando a afianzarse. El programa 30 Days Wild, administrado por Wildlife Trusts en los EE. UU, alentó a las personas a interactuar con la naturaleza todos los días durante un mes. En su primer año, más de 18,000 personas se apuntaron. Comienza de nuevo el 1 de junio de 2019”, dice Moddock en The Conversation. El programa tiene como objetivo poner un reto diario, desde pequeñas acciones (como parar para oler una flor en el camino o tomar un momento para ver a las aves volar) hasta grandes cosas (como renunciar a los plásticos de un solo uso por un mes o prometer ), 30 Days Wild se trata de volver a conectar con el mundo natural.

De hecho, desde el año pasado, médicos en Escocia pueden recetar a sus pacientes caminatas largas, ir a avistamientos de aves, caminar a la playa u otra actividad, como cualquier otro medicamento, esto con el fin de tomar un momento de desconexión.

El Servicio Nacional de Salud de Shetland implementó lo que se ha anunciado como “recetas de la naturaleza” para ayudar a tratar una variedad de aflicciones, que incluyen presión arterial alta, ansiedad y depresión. Dentro de las actividades están ir al mar, sacar a pasear a un perro. Actividades que a ojos de la productividad capitalista que nos embarga, parecen una tontería.

Pues bien, si se le ocurre hacer una tontería improductiva para hacer por un día, hágala, todo sea para encontrar paz mental.

Artículos Relacionados

  • Hace 54 años se escribieron los tres grandes himnos del pop
  • Las 10 canciones recomendadas de Camila Zárate, de Canal 13
  • Galería: Los mejores retratos de animales en vía de extinción
  • 11 obras al óleo para recordar la historia de Colombia

Send this to a friend