SUSCRIBIRME
INICIO//Estilo de Vida//Salud y Belleza//¿Cómo afecta nuestra salud la hora en la que comemos?

¿Cómo afecta nuestra salud la hora en la que comemos?

La crononutrición, una rama de la ciencia que estudia el reloj biológico, sugiere que la hora de la comida tiene efectos en el peso corporal.

La crononutrición, una rama de la ciencia que estudia el reloj biológico, sugiere que la hora de la comida tiene efectos en el peso corporal.

Seguro que a la hora de perder peso, lo primero que se le viene a la mente es que debe cambiar sus comidas. Dejar los fritos y preferir los horneados, comer más pescado y pollo, eliminar los helados y optar por fruta, y ponerle ensalada a cada plato. Todo eso funciona pero, quizá, verá mejores resultados si presta atención a las horas de cada comida.

No solo es importante saber qué se come sino también a qué hora. Frank Scheer, profesor de la Universidad de Harvard, y Marta Garaulet, directora del grupo de investigación en obesidad de la Universidad de Murcia, realizaron un estudio en el que comprobaron que la hora de comida influye en el efecto metabólico del cuerpo.

¿Cómo lo descubrieron? Escogieron a 420 personas que realizaron un tratamiento basado en la dieta mediterránea por 24 semanas. Todos comían lo mismo, se ejercitaban igual y dormían las mismas horas. La única diferencia es que un grupo comía antes de las tres de la tarde y el otro lo hacía después. Resultó que el segundo demostró perder menos peso que el otro.

Con esa información, los investigadores continuaron estudiando el fenómeno. Analizaron a 32 mujeres que durante una semana almorzaron a la 1:30 de la tarde, y a la semana siguiente comieron a las 4:30 pm. El cambio se vio en cuestión de días: las mujeres presentaron intolerancia a los carbohidratos, alteraciones en los ritmos de cortisol, (la hormona que regula los niveles de estrés).

“Esas mujeres, jóvenes y delgadas, presentaban durante una semana patrones de personas ancianas y obesas. Imagina lo que pasaría si siguen comiendo a esa hora de manera continua” sostuvo Gauret para la Fundación Española del Corazón. En conclusión, almorzar después de la 1:30 p.m. no es recomendable.

Vea tambien: Islas Galápagos, los secretos mejor guardados del laboratorio de Darwin

“Cuando comemos, ponemos en hora los relojes periféricos de los órganos implicados en la digestión, como el tejido adiposo, el páncreas, el hígado, el intestino y el estómago. Si comemos a deshora, se produce un desfase con el reloj central, situado en el hipotálamo. Esto provoca una cronodisrupción. Y esta situación se ha relacionado con depresión, cáncer, obesidad, diabetes, Alzhéimer, y en general con todas las enfermedades degenerativas”, dijo Marta Garaulet para la Fundación Española del Corazón.

Básicamente, el cuerpo tiene ritmos de trabajo variables. Es lo que en medicina se llama ciclo circadiano: oscilaciones de las variables biológicas en intervalos de tiempo. Es lo que comúnmente conocemos como reloj biológico.

Cuando Garaulet y Scheer descubrieron que existía un reloj periférico en el tejido adiposo notaron que este, en función del horario, activa o desactiva genes vinculados al peso. Esta lógica tiene que ver con una premisa general del interior del cuerpo humano: no trabaja de la misma manera las 24 horas.

A raíz de esta investigación es que surge la crononutrición, una dieta basada en la hora del día. Según esto, el peor momento para comer alimentos cargados en grasa, azúcares y carbohidratos, es en la noche.

“Al comer tarde la mayor parte de las calorías del día pueden resultar en un aumento de la intolerancia a la glucosa, una peor respuesta a los azúcares y a los carbohidratos y, a la larga, puede conducirnos a padecer diabetes” dice Garaulet en una entrevista para la revista mujeremprendedora.

Vea tambien: Ver series mientras come, ¿por qué un plan tan irresistible puede ser peligroso?

Ebru Ozpelit, profesora de cardiología de la Universidad de Dokuz Eylul, en Izmir, Turquía, analizó a 700 adultos para ver los efectos de la comida de acuerdo al horario. Encontró que comer tarde tiene un impacto importante en la presión arterial.

Si lo hace antes de dormir hace que el cuerpo se encienda: se estimula la producción de hormonas del estrés, como la adrenalina y, de nuevo, pueden alterar los ritmos circadianos. Por eso, lo ideal es comer a las 7 de la noche, para que el cuerpo tenga tiempo de procesar antes de ir a la cama.

Esta asociación, tiempo-metabolismo es resultado de la cronobiología, una rama de la ciencia que estudia los cambios biológicos de un individuo lo largo del tiempo: en períodos largos, como los de un año, o cortos, como los de un día. Gracias a la cronobiología es que usted puede optimizar mejor su dieta, no se trata solo de comer avena, lechuga, nueces o pollo, sino de fijarse a qué hora lo hace.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Abril
01 / 2019

Send this to a friend