SUSCRIBIRME
INICIO//Actualidad//Entrevistas//"Todavía saco tiempo para vivir mis 28 años como Dios manda": Margot Robbie

"Todavía saco tiempo para vivir mis 28 años como Dios manda": Margot Robbie

La joven australiana interpreta el lado más humano de Isabel I en Las dos reinas, película que se estrena el 28 de marzo en las salas de cine del país. Diners conversó con ella sobre este papel, su vida y sus nuevos retos.

Foto: Cortesía UIP (United International Pictures)

La joven australiana interpreta el lado más humano de Isabel I en Las dos reinas, película que se estrena el 28 de marzo en las salas de cine del país. Diners conversó con ella sobre este papel, su vida y sus nuevos retos.

Margot Robbie siempre supo que quería ser actriz. En su infancia, en Gold Coast, Australia, vivió en una granja al cuidado de su madre y sus abuelos, donde no había muchas oportunidades de ver el mundo más que a través de un pequeño televisor. A los 17 años se mudó a Melbourne para comenzar a actuar. Su primera gran oportunidad llegó cuando protagonizó dos películas independientes, Vigilante en 2008 e I.C.U. en 2009.

Margot Robbie se interesó en el lado oculto de la reina Isabel I, que escondía que ella no quería ser, sino una mujer común y corriente que se pudiera casar con alguien que realmente amara.


Después se presentó a la audición de una de las telenovelas más grandes de Australia, Vecinos. “Sentí que era demasiado novata para formar parte de uno de los programas más populares en el país. Me sentí muy nerviosa y nunca pensé que me iban a tener en cuenta”, explica. Sin embargo, se convirtió en un personaje frecuente. “Por haber estado en una telenovela, irónicamente, pude llegar a Hollywood. Son cosas que el destino tenía preparadas para mí, y por eso me siento muy agradecida con la televisión”, explica.

Luego decidió ir a Hollywood a perseguir sus sueños, algo que tuvo claro desde cuando decidió convertirse en actriz. “Recuerdo que veía películas que mis abuelos traían a casa, desde cintas animadas hasta clásicos como Casablanca. Y me parecía fascinante soñar que algún día iba a trabajar en una producción de Hollywood, algo casi inalcanzable para una chica de una provincia pequeña de Australia”.

Su primer paso para conquistar el mercado norteamericano llegó en 2011 en Pan Am, una historia sobre las azafatas de la aerolínea, famosa en los sesenta. El show fue cancelado después de una temporada, pero gracias a su participación llamaron a Robbie para el siguiente proyecto, El lobo de Wall Street, dirigido por Martin Scorsese y protagonizado por Leonardo DiCaprio.

Y a partir de ahí no ha parado de trabajar. En 2016, Robbie protagonizó la película taquillera Suicide Squad, donde interpretó a la psicótica Harley Quinn; además, coprotagonizó junto a Tina Fey la comedia Whiskey Tango Foxtrot. Y al año siguiente tuvo un papel que le valió su primera nominación al Óscar, como la polémica patinadora artística estadounidense Tonya Harding, en Yo, Tonya.

Ahora, en Dos reinas, la historia transcurre en el siglo XVI, cuando María Estuardo, interpretada por Saoirse Ronan, reina de Francia, viuda a los 18 y católica, regresa a Escocia, su tierra natal, para reclamar el trono que le pertenece, pero Escocia e Inglaterra están bajo el reinado de Isabel I. Un drama histórico, dirigido por la británica Josie Rourke, bien recibido por la crítica.

La estética visual de su personaje en la película la hace ver muy diferente. ¿Qué tal fue la experiencia de ese cambio?

Sí, fue un cambio interesante, porque no estaba escrito en el guion tener esa transformación estética que se ve en la pantalla. Todo surgió de las conversaciones sobre cómo Isabel se convirtió en la figura que imaginamos, con esas pelucas, la piel blanca y todo eso. Una vez comenzamos a investigar los efectos de la viruela –ella la tuvo– aprendimos que aproximadamente el 60 % de las personas que la tuvieron en esa época quedaban marcadas de manera permanente, sobre todo en sus rostros. Eso llevó a pensar en el cambio corporal. Y tiene mucho sentido la razón por la que usaba un maquillaje espeso y máscaras. Debió ser duro para ella haber sacrificado su humanidad para gobernar con éxito.

Vea tambien: Cinco consejos para maquillarse y lucir natural

¿Qué la llevó a elegir este papel?

Quería encontrar la humanidad en ella y me refiero a que la película explora el costo del poder, lo que significaba ser un líder en esa época y los sacrificios para sostenerse. Sin duda, Isabel I hizo grandes sacrificios, así que me interesó explorar a la chica dentro de ella que no quería ser reina. Quería jugar con las escenas, quería que la voz en su cabeza se sintiera como si no quisiera estar, en lo que ella pensaría: “No quiero ser reina, no quiero estar involucrada en esta trampa, solo quiero ser una mujer normal. Quiero casarme con alguien de quien esté enamorada, vivir en una granja y tener una vida simple”. Así que estaba fascinada con explorar ese lado oculto de Elizabeth.

Durante la investigación del personaje descubrieron que la reina Isabel I había tenido viruela, y cubría las marcas que dejó en su rostro con maquillaje espeso y máscaras.


¿Qué le sorprendió más de este personaje?

Creo que, probablemente, su mayor fortaleza fue la capacidad de ocultar todos esos sentimientos, mirar el panorama y seguir hacia la meta más grande, por el bien de Inglaterra.

Esta película nos hace pensar cómo es su reacción ante las rivalidades, y si ha tenido un familiar cercano con el que haya tenido un vínculo cercano, pero competitivo a la vez.

¡Esa es una pregunta graciosa! Mi mejor amiga es mi prima Julia y nos llevamos seis meses de diferencia, así que hemos hecho todo juntas desde que nacimos. Nuestras familias nos vistieron igual, excepto que ella tiene como 1,90 metros de estatura, así que en todas las fotos nos vemos como David y Goliat (risas), pero la adoro. Y recuerdo que cuando Julia comenzó a tocar la guitarra, también empecé a hacerlo. Cuando Julia usaba una prenda de vestir que me gustaba, esperaba hasta que ya no le quedara para poder utilizarla. Honestamente, es alguien a quien admiraba e idolatraba tanto que fue divertido vivir esa hermandad.

Y creo que Isabel admiraba mucho a María, pero María gobernó con su corazón y no con su cabeza y creo que Isabel estaba preocupada por ella, porque era una forma muy peligrosa de jugar al poder. María era una mujer apasionada y carismática, y creo que Isabel sabía que no era esa clase de reina (…) Por eso no lo veo como una rivalidad. La historia pintó su relación como una pelea de gatos y no la veo así. Creo que fueron las únicas dos personas que realmente entendieron lo que la otra estaba pasando. Aunque eran mujeres muy diferentes, habían compartido experiencias y, por lo tanto, podían relacionarse en un nivel que nadie más podía; veo su relación más como un vínculo, un entendimiento compartido.

 

Usted es conocida por su personalidad abierta, siempre con una sonrisa. ¿Cómo ha sido posible vivir en Hollywood cuando se es tan simpático?

He conocido a muchas personas amables en esta industria, así que, en contra de la creencia común, hay gente buena y realista en Hollywood y he tenido la suerte de trabajar con muchos de ellos (…) Los que están en la cima, los Will Smith del mundo, son los más genuinamente encantadores. Sí, hay gente increíble. Sí, hay esperanza en el mundo (risas).

Usted es una persona muy ocupada, ahora participa en tres películas…

Así es, vienen tres películas: Dream On, en la que interpreto a Alison Wells, personaje de una historia enmarcada en Texas de los años treinta. Érase una vez en Hollywood, dirigida por Quentin Tarantino, en la que interpreto a Sharon Tate, la víctima del culto de Charles Manson en los años sesenta, y Roger Ailes, de Charles Randolph, una historia sobre el dueño de Fox News. Ha sido un gran año y he tenido la suerte de trabajar con algunas personas increíbles. He interpretado personajes muy diferentes, algo que siempre me emociona y es una verdadera bendición tener la oportunidad de hacerlo.

¿Es muy complicado dividir su tiempo entre el trabajo y el matrimonio?

Sí, rápidamente me di cuenta de que no tenía tiempo para hacer todo este trabajo, estar con mis amigos y tener algo de diversión, así que los junté todos y ahora trabajo con mis amigos y mi esposo, Tom Ackerley. Sé que a veces todo lo que haces es trabajar, lo sé, pero realmente me encanta. Disfruto estar en el set, desarrollar proyectos, incluso me gusta mucho el lado financiero y la posproducción y distribución, me divierto y lo hago con la gente que amo. No te preocupes, no siento que me haya coartado de vivir mi juventud. Todavía saco tiempo para tener 28 años y vivirlos como Dios manda.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Marzo
28 / 2019

Send this to a friend