Joël Dicker: “Me gusta involucrar al lector en mis novelas”

El escritor suizo estuvo de paso por Colombia presentando su más reciente novela. Conversamos con él sobre su trabajo.

A sus 33 años, Joël Dicker ya es uno de los fenómenos de la literatura mundial. Ha vendido más de 4 millones de copias de sus libros en el mundo y su más reciente libro ‘La desaparición de Stephanie Mailer’ es considerado como uno de los mejores thrillers de los últimos tiempos.

¿Se considera un escritor prolífico? Ya tiene publicadas 4 novelas y todas gozan de buen reconocimiento.

El secreto es el trabajo y las ganas. Hace un momento estaba hablando de una escritora en Francia que publica una novela por año. Yo publico una cada tres años, no soy tan prolífico. Es una comparación que se debe hacer con otros escritores para saber si uno es prolífico o no. Yo siento que trabajo bastante lento, así que es algo relativo.

Vea también: Entrevista a Jöel Dicker: la nueva cara de la literatura suiza

¿Por qué le toma tanto tiempo trabajar en un libro?

Porque me gusta ir lento y mis libros son de muchas páginas. Escribir un libro no es algo que se hace de la noche a la mañana. Es un proceso largo y trato de hacerlo lo mejor que pueda. Le dedico mucho tiempo para estar seguro de lo que estoy haciendo.

¿Cómo es su método de trabajo para escribir una novela?

Es importante tener mucho tiempo por delante, para poder entrar en el libro y tener tiempo para pensar. Duro días enteros escribiendo. Me levanto muy temprano, casi a las 4 de la mañana y, si no tengo algún compromiso, me puedo quedar todo el día escribiendo.

Y a la hora de desarrollar la historia…

Primero no tengo un plan porque me deja desarrollarla y contarla libremente. No tengo un plan escrito de los lugares o los personajes porque creo que si necesito de eso para entender mi propio libro, probablemente el lector no lo va a entender. Debo tener claro cómo es ese mundo ficticio en el que me voy a mover solamente con la memoria.

¿Por qué considera que ‘La desaparición de Stephanie Mailer’ no es una novela negra?

Cuando digo que no es una novela negra lo digo para los lectores de novela negra, quienes tienen expectativas, que buscan que la lectura responda a los elementos de la novela negra. Uno de esos elementos es la investigación, que es el cuerpo esencial del libro, todo está relacionado con la investigación. Aquí hay una, pero todo lo que sucede no está relacionado directamente con ella. Hay algunos personajes que quise describir y presentar, que son importantes para mí, pero que no tienen una relación directa con la investigación. Entonces no quiero mentirle a los lectores asiduos de novela negra. Les digo que hay algo, pero no es probablemente algo que están acostumbrados a leer.

¿Cómo se mantiene la tensión en un relato?

Creo que lo involucro mucho. Le doy un papel al lector, o eso trato de hacer. Tal vez este llamado es algo que siente el lector, que se le da un espacio dentro del relato y le da ganas de seguir involucrado en el libro.

¿Por qué escogió Los Hamptons como el lugar donde se desarrolla la historia?

Porque conozco bien la región. Toda la costa noroeste de Estados Unidos la conozco bien. Y para mí es una región propicia para desarrollar esta historia. Por eso puedo escribir de este lugar pero desde la ficción.

¿Cree que sea necesario dentro de la novela negra la figura del detective alrededor del cual se crea toda una serie y es él el héroe?

Pues se necesita un personaje para llevar una investigación de manera correcta. Además de alguien con quien los lectores se puedan identificar. Después puede ser un que no sea recurrente. Puedes tener por ejemplo a Hércules Poirot que es el personaje recurrente en la obra de Agatha Christie o a alguno que solo aparezca en una novela.

Desde pequeño estuvo rodeado de libros, ¿siempre se imaginó que terminaría siendo escritor o tenía otra profesión en mente?

Siempre me ha gustado escribir y siempre me vi escribiendo. Ahora, no sabía que podía vivir de esto, que podía ser un oficio. Aún cuando tienes éxito con un libro siempre me pregunto si el próximo también va a ser exitoso y voy a poder seguir viviendo de esto. Como cualquier forma de arte debe tener una retribución, pero hay que hacerlo con pasión. Siempre me ha gustado el arte en general, me gusta la música, el dibujo, pero siento que la literatura era algo que se ajustaba más a mi y esto se confirmó con el paso del tiempo.

En la dedicatoria habla de Bernard de Fallois, quien fue su editor. ¿Cuáles fueron las enseñanzas más grandes que aprendió de él y cómo ayudó en su escritura?

Pues fue un hombre que me recordó, o mejor me demostró que yo era escritor en un momento que pensaba que tal vez no lo era. Recordaba fracasos de libros que eran rechazados, mi primera novela que fue un fracaso y Bernard entró en mi vida para decirme que tenía que creer en esto. Él me guió, creyó en mí y me enseñó de literatura de edición y fue un gran maestro para mí.

¿Cuáles son sus autores favoritos?

Me encantan Romain Gary, Dostoievski, Stefan Zweig y entre los más recientes me gusta mucho Jonathan Franzen.

Artículos Relacionados

  • Galería: Estas son las películas más influyentes de la historia
  • Así fue el concierto de Roger Waters en Bogotá
  • Estas son las fotos más desgarradoras de vida salvaje en 2018
  • “La ciclovía es la playa de los bogotanos”

Send this to a friend