“Si usted quiere emprender deje todo lo que está haciendo”

Diners conversó con la presidenta del Instituto Gato Dumas sobre los secretos para emprender y no fracasar en el intento.

“Emprender es para gente que está loca por una idea”, dice Carolina Parra, la colombiana que dejó su trabajo estable, como gerente de una empresa de seguros, en 2003, y decidió apostar todo a una institución educativa que ha incentivado la gastronomía en el país, como el Instituto Gato Dumas.

Este lugar, que empezó como una pequeña escuela de cocineros, se consolidó y triunfó en el mercado gastronómico. Fue así como Parra creyó en una idea y la convirtió en una empresa rentable que tiene sedes en Bogotá y Barranquilla y le ofrece a los colombianos más de 120 opciones para aprender a cocinar, especializarse en el sector y convertirse en un emprendedor.

Vea también: “No hay peor error que trabajar en lo que nos hace felices”

Lo único que necesitó Parra, esta ingeniera industrial de la Javeriana con especialización en Mercadeo de la EAFIT, fue explotar su pasión por la docencia, que ejerció en universidades como Sergio Arboleda, San Martín y ahora en el Gato Dumas, y no perder de vista el objetivo.

Sin embargo, su camino estuvo lleno de fracasos, que le permitieron aprender y transformarlos en lecciones que ahora comparte con sus estudiantes y jóvenes de toda Colombia, a través de charlas gratuitas para que emprendan con todos los conocimientos.


Foto: Cortesía Instituto Gato Dumas.


Estos son algunos de los consejos que se deben tener en cuenta a la hora de emprender y no fracasar en el intento:

¿Cómo gestar la idea de negocio?

El primer gran consejo es que abran la cabeza, porque la gente está acostumbrada a repetir ideas, como por ejemplo, poner una hamburguesería y así uno tras otro. Yo quiero que expandan su visión de negocio.

Luego, tienen que estar seguros de tener un diferenciador para ofrecer al mercado. Es diferente tener un diferenciador a hacer una diferencia, porque yo puedo ser diferente en muchas cosas a mi competencia, pero eso no quiere decir que el cliente las valore, mientras que el diferenciador hace que mis clientes y competencia me valoren.

¿Qué tiene que tener mi idea para triunfar?

Que la gente la desee profundamente o que sea la solución a un problema.

Pueden ver el ejemplo de Rappi, que solucionó el problema de domicilios a los restaurantes, o el de las cientos de hamburgueserías, que ofrecen una para cada gusto y es algo válido porque la gente desea siempre una buena hamburguesa.

¿Debo especializarme o tomar un curso para poder emprender?

El emprendedor debe prepararse y siento que la gente tiene conciencia de ello. Hoy el emprendedor que estudia, evita convertirse en un comerciante ingenuo.

¿Cuándo sé que el negocio está prosperando?

Cuando tengo el dinero suficiente para pagarle a mis empleados. Yo no puedo decir que tengo un negocio de empanadas porque si la retribución económica no cubre lo invertido en el negocio, que en este caso es la harina y carne de las empanadas, estoy perdiendo.

Lo más importante es darse cuenta del fracaso y volver a plantear el negocio sin dejar que la frustración lo derrumbe.

¿Hasta cuando es buena la terquedad a la hora de mantener en pie un negocio?

Tiene que hacer un autoanálisis y ver en qué parte del negocio le está yendo mal. Si tiene una innovación y es completamente diferente a lo de los demás, tiene que darle más tiempo para despertar la curiosidad del público.

La innovación llama la atención, pero la gente la mira con un poco de desconfianza. Si estoy innovando tengo que dejar un capital para que el emprendimiento sobreviva. Todo eso tiene que haberlo previsto antes de poner el negocio.

Su emprendimiento funciona como un matrimonio, si le dicen que va de caída y no hace nada pero persiste para continuar con la relación, fracasará. Ahora, si empieza por hacer ajustes y tiene un verdadero interés, la cosa puede cambiar.

¿Qué pueden hacer los emprendedores que ya empezaron, pero sienten que se estancaron?

Hay que tener en cuenta que ningún diferenciador va a durar toda la vida. La primera idea, solo sirve para llamar la atención y enganchar. Luego, el emprendedor tendrá tiempo suficiente para inventarse otra cosa y así sucesivamente.

Todas las empresas que llevan más de 5 años es porque se han reinventado como parte natural de lo que es el negocio.

¿Cuál es el secreto del buen emprendedor?

El secreto está en ‘canibalizar’ el negocio. Esto quiere decir que cuando la empresa va bien, tienes que matar la primera idea -como el paso más irreverente y difícil de dar-.

¿Cuál es la decisión más radical que debe tomar el emprendedor?

Si usted quiere emprender deje todo lo que está haciendo. Tiene que hacer un emprendimiento en el que no le pueda ir mal porque toda su vida depende de ello. En cambio, si tiene el plan X, Y y Z, pues es fácil dejar caer la empresa.

Y los sacrificios…

El emprendimiento es absolutamente solitario. Empieza como el profesional con espíritu y termina como auxiliar de cocina que lava los platos de su negocio.

Ahí es donde se pregunta: ¿Con quién hablo, comparto o me quejo? En este momento es cuando empieza la depresión profesional de sentir que no solo dejó su comodidad económica sino también social y empresarial.

¿Cuál es un buen indicio de que va por buen camino?

Cuando la gente le dice: “vea allá ese loco de los jugos, vea al que anda obsesionado con su negocio”. Y tienen razón, porque al principio todo emprendedor es un loco.

Luego hay que dejar atrás los prejuicios de las etiquetas e ignorar lo comentarios de “pobrecita esa vieja que tenía un puesto importante y ahora véala allá metida en una nevera acomodando carne”.

También creo que hay que meterse con un camino pasional, porque hay mucho que sacrificar en él. Solo lo que de verdad te apasiona te hará seguir en pie.

¿Qué debe tener la persona que quiera emprender?

Naturalmente debe ser una persona optimista, que emane el éxito desde su interior. Uno primero tiene que triunfar interiormente, o sea uno debe estar seguro de su éxito.

Pero ojo, no puede ser una seguridad ingenua. Uno puede estar seguro de su negocio, pero debe ser cauto con los riesgos. No se endeude mucho; no se sobre entusiasme; ni se asocie con otras personas solo porque tienen la plata, porque ahí está comprando problemas a largo plazo.

Más bien, empiece chiquito con sus recursos; permita que las ideas le den espacio al desarrollo del negocio.

En resumen, cuál es el perfil del emprendedor que no fracasa

-Está apasionado
-Tiene optimismo
-Tiene experiencia en el sector, conoce afuera y adentro el negocio que le apasiona.
-Tiene un capital base para empezar, (sin endeudarse).
-Es comprometido y disciplinado
-Conoce el marco legal de donde se piensa mover.

También le puede interesar: ¿Sabe cuánto café debe tomar en el día?

Artículos Relacionados

  • Galería: Estas son las películas más influyentes de la historia
  • Así fue el concierto de Roger Waters en Bogotá
  • Estas son las fotos más desgarradoras de vida salvaje en 2018
  • “La ciclovía es la playa de los bogotanos”

Send this to a friend