Vea los rescates más impresionantes de la historia

A propósito del rescate de los 12 niños y su entrenador de fútbol atrapados en una cueva en Tailandia, Diners le muestra otras historias de rescates que parecían imposibles.

La cueva de Tham Luang, Tailandia, se convirtió en el destino más reconocido en las últimas horas, pero no por su atractivo turístico, sino porque en su interior quedaron atrapados doce niños y su entrenador de fútbol, quienes entraron el pasado 23 de junio.

Pasaron diez días de investigaciones sobre la desaparición de los niños y su entrenador. El 2 de julio un guardia del Departamento de Parques Nacionales alertó a la policía de las bicicletas abandonadas en la entrada de la cueva.

Así fue como 1300 personas, del gobierno tailandés y buzos expertos de Estados Unidos, China y Japón, encontraron la forma de sacar a los jóvenes, quienes estaban a cuatro kilómetros de la entrada de la cueva.

Por el momento han salido 8 niños. Se espera que para el martes 10 de julio terminen de rescatar al resto de los niños y su entrenador, quienes serán trasladados al hospital de Chiang Rai, para realizar exámenes.

El único hecho para lamentar es que el buzo Saman Kunan falleció durante las operaciones de rescate.

A continuación vea cinco operaciones de rescate más impresionantes de la historia:

Rescate del submarino Squalus (1939)

En el mar congelado de New Hampshire, Estados Unidos, quedaron atrapados 22 marinos en el submarino Squalus el 23 de mayo de 1939. La nave quedó atorada a 74 metros de profundidad, lo que provocó daños como la explosión de una válvula de oxígeno que causó la muerte de la mitad de la tripulación.

Cinco horas después el agua empezó a entrar en el motor de la máquina, lo que provocó que el oxígeno restante se mezclara con gas tóxico. No había oportunidad de salvación, sin embargo, el submarino Sculpin llegó cinco horas después y pudo rescatar a la mitad de la tripulación en una cámara especial de buceo.

Rescate en la cordillera de los Andes (1972)

El avión Fokker partió de Uruguay a Chile con un equipo de rugby, entrenadores y algunos padres de familia en octubre de 1972. La nave no logró pasar la cordillera de los Andes y terminó en un pico de la montaña.

72 horas después los jóvenes tuvieron que alimentarse con los fallecidos en el accidente para sobrevivir. Tanto el gobierno uruguayo como el de Chile cancelaron la búsqueda de sobrevivientes dos semanas después del accidente.

16 jóvenes decidieron subir hasta el pico de la montaña para lanzar una roca con un mensaje de auxilio. Por suerte, un campesino recibió el mensaje, quien a pesar de no saber leer, lo llevó a las autoridades.

127 horas y un rescate que nunca llegó (2003)

Aron Ralston, de 27 años, salió de su casa sin avisar a nadie cuáles eran sus planes: explorar el cañón Blue John en Utah, Estados Unidos. El alpinista llevó provisiones, una camioneta y luego descendió al cañón donde le cayó una roca en su antebrazo derecho.

Sin señal telefónica, Ralston decidió cortar su brazo cinco días después del accidente. Primero empezó a romper sus huesos y luego cortó los tendones y músculos con una navaja suiza.

Una vez libre, el alpinista armó un torniquete y salió del cañón. Con sus últimos alientos alcanzó dar aviso a un grupo de rescate. En 2010 salió la película ‘127 horas’, protagonizada por James Franco, y en 2011 el mismo Ralston escribió un libro contando la historia.

Los 33 mineros de Chile (2010)

El 5 de agosto de 2010, 33 mineros quedaron atrapados en la mina de San José al norte de Chile. Los mineros permanecieron bajo tierra durante 70 días y recibían pequeñas porciones de comida.

El gobierno chileno, con ayuda de agentes internacionales, crearon una cápsula de acero para rescatar a los trabajadores. Uno a uno subieron durante 22 horas. El rescate no dejó heridos ni muertos. En 2015 se estrenó ‘Los 33’, una película con Antonio Banderas que recreó los sucesos.

Tres días en el fondo del Océano Atlántico (2013)

Un remolcador de tanques de petróleo naufragó frente al delta del Níger el 26 de mayo de 2013. Los informes de los socorristas informaron que se trataba de una operación de rescate de cadáveres, pues era imposible haber sobrevivido a una embarcación que permaneció 72 horas a 30 metros bajo el mar helado (casi hielo).

Sin embargo, el cocinero nigeriano Harrison Odjegba Okene sobrevivió gracias a una bolsa de aire. “Todos nos asustamos, cuando una mano me agarró. Luego hubo un grito de alegría de Odjegba a quien le quedaba un par de minutos de aire. Nada más”, comentó uno de los rescatistas.

Artículos Relacionados

  • Estas son las fotos más desgarradoras de vida salvaje en 2018
  • “La ciclovía es la playa de los bogotanos”
  • Si le gusta Melina Ramírez, seguro le gustará su ‘playlist’
  • Playlist: 10 años de Spotify

Send this to a friend