Crónicas desde Rusia: El metro más lindo del mundo

El metro de Moscú es uno de los más sorprendentes y extensos del mundo. Aquí un recorrido por uno de los lugares más significativos de la ciudad.

En el metro de Moscú están las escaleras eléctricas más largas de Europa: tres minutos tarda su recorrido. Te dicen que unas escaleras duran tres minutos y te las imaginas hasta el cielo, una especie de Torre de Babel movible. Luego las ves y dices: “¿estas son?”. Están en la estación de metro Park Pobedy (línea 3 del metro) y a primera vista no se ven tan impresionantes.

Al llegar hice el experimento porque no me la creía. Cronometré mi subida y sí, en efecto se demoraba tres minutos en cumplir su curso. Luego bajé y volví a subir para grabar un video de este recorrido. Luego bajé de nuevo para seguir mi ruta, ya que me dirigía a otro lado de la ciudad; a Park Pobedy solo fui a ver las dichosas escaleras.

Tres minutos dura cada recorrido en las escaleras eléctricas de Park Pobedy. 


En resumen, se me fueron doce minutos de vida (cuatro recorridos, seis minutos subiendo, seis bajando) comprobando que las escaleras sí eran las escaleras, y no se sintieron porque aun con cronómetro en mano, uno jura que no se le van a ir los tres minutos por recorrido que tanto aseguran. Y sí. Más de 120 metros y 700 escalones, esas son las cifras de la maravilla mecánica de Park Pobedy.

El metro de Moscú es un monstruo de 360 kilómetros de vías como tentáculos, solo superado por los de Londres y Nueva York en ese aspecto. Mueve al año más de dos mil millones de personas y en eso sí les gana a todos los del mundo.

Pero su fama no le viene por sus cifras descomunales sino por la belleza de sus estaciones. Fundado en 1935, ellas parecen museos, o la casa de la tía abuela a donde va uno a almorzar los domingos, dependiendo del sentido de belleza que tenga usted. Grandes lámparas de techo de otras épocas, imponentes columnas, largos corredores decorados con frescos, mosaicos y esculturas, viajar en el metro no es viajar en Moscú sino viajar en el tiempo. Así son algunos trenes también. Viejos, sin aire y al andar hacen un ruido infernal que impiden que uno pueda hablar con la persona que tiene al lado en el vagón.

La decoración del metro de Moscú. Exageradas para algunos, bella para otros.


Pero es así en el centro de la ciudad, que crece hacia el exterior en forma de anillo. Las zonas nuevas tienen líneas nuevas y vagones también ultramodernos, digitalizados, con pantallas donde se pueden ver en vivo los partidos del mundial. La estación que me sirve para la casa es Myakinino, en la misma línea tres de las escaleras descomunales, y bien moderna y minimalista que es, con columnas y letreros forrados en aluminio. Nada de delicadezas y sofisticación por estos lados, puro minimalismo y funcionalidad.

Las nuevas líneas del metro son más sencillas y funcionales.


El pasaje cuesta 56 rublos (poco menos de un dólar) y para los hinchas en día de partido que muestren su boleta, 36 rublos. Los periodistas acreditados tenemos adjunto a la acreditación una tarjeta para montar gratis en metro que va del 25 de mayo al 25 de julio, siempre en su horario habitual: de 5:30 de la mañana a una de la madrugada.

Estación Ploshchad Revolutsii para ir a la Plaza Roja, Sportivnaya para el estadio Luzhniki, Spartak para el estadio del mismo nombre, en Moscú el mundial se mueve en metro.

Un dato curioso del que no me percaté montando en metro sino leyendo, pero del que puedo dar fe: en el sistema de megafonía suena una voz de hombre cuando el tren se mueve en dirección al centro de la ciudad, y una de mujer cuando se aleja de él.

Y aunque el sistema es muy bueno y eficiente, con una capacidad de mandar trenes hasta cada noventa segundos en sus catorce líneas y más de doscientas estaciones, muchas de ellas solo están señalizadas en cirílico, por lo que perderse al comienzo es muy sencillo. Luego, con el correr de los días, y ampliando el recorrido a estaciones populares donde todo está marcado con los dos alfabetos, el sistema se convierte en un reto, casi un juego.

Artículos Relacionados

  • Destino: Colombia, el viaje de las ballenas jorobadas
  • Cinco canciones para disfrutar el fin de semana
  • Música para después de una tormenta con Ariana Grande
  • Dirty Proyectors, un viaje de melodías folclóricas

Send this to a friend