James Cameron habla de ciencia ficción con Christopher Nolan

El canal AMC emite en Colombia, los martes a las 9 p.m., “Historia de la ciencia ficción por James Cameron”. Una serie documental de seis episodios que explora los orígenes de la ciencia ficción a través de los ojos del director y ganador del Oscar: James Cameron.

Esta entrevista hace parte del libro ‘Historia de la ciencia ficción’ por James Cameron, editado por Insight Editions.

Después de ser aclamado por la crítica gracias a su película debut de 1998, ‘Following’, el director Christopher Nolan saltó a la lista A de Hollywood, dos años después, con su intrigante thriller ‘Memento’. Desde entonces se ganó la reputación como uno de los mejores directores de la era moderna, un director cuyo intelecto e incansable compromiso con la artesanía han producido algunos de los éxitos de taquilla más audaces y convincentes de todos los tiempos.

Su trilogía de Batman, protagonizada por Christian Bale –Batman Begins (2005), The Dark Knight (2008) y The Dark Knight Rises (2012)- mantiene el estándar dorado del cine de superhéroes. En cambio, sus películas de ciencia ficción, como ‘Inception’ de 2010 e ‘Interstellar’ de 2014, son exploraciones cerebrales cargadas de espectáculo de otras dimensiones que siguen arraigadas en el carácter y la emoción.

Aquí se sentó junto a James Cameron para charlar sobre la intensa investigación que hizo para Interstellar (película que Nolan escribió junto a su hermano y frecuente colaborador, Jonah Nolan), las complejidades del viaje en el tiempo, el concepto de libre albedrío y el aparente potencial sin límites de un género como la ciencia ficción.

JAMES CAMERON: Uno de nuestros puntos es común es la ciencia ficción. Probablemente mucha gente no pensaría sobre usted como un director de ciencia ficción, o lo incluiría en este género, pero ha hecho sus incursiones en él. Bastante únicas. Tal vez tiene sentido empezar con ‘Interstellar’, por obvias razones. Es bastante centrada en el género: futuro, orientado al hardware, en fin. ¿Qué le atrajo de ese tema?

CHRISTOPHER NOLAN: Siempre me ha gustado la ciencia ficción. Las dos películas más importantes para mí fueron la primera ‘Star Wars’, de George Lucas, en el 77, y luego de ese éxito, cuando se relanzó ‘2001’ (: A space Odyssey). En ese momento la estaban proyectando en el ‘Leicester Square Theatre, en Londres, y mi papá me llevó a verla. Tengo un recuerdo muy vívido de esa experiencia. Una pantalla enorme. Yo era muy pequeño. Tenía unos siete años. Pero esto se quedó grabado en mi mente como un recuerdo muy fuerte de cómo las películas y la pantalla pueden llevarte a mundos más allá de la imaginación.



JC: ‘2001’ también fue un hito para mí. La ví cuando la estrenaron. Un poco más viejo que usted, cuando yo tenía catorce años. Fue en Canadá, en Toronto. Recuerdo que era la única persona en el teatro. Y era película de 70mm, yo estaba impresionado. Realmente estaba conmovido por el filme y por el hecho de que realmente era una pieza de arte en todo sentido. Eso nunca me había pasado y yo amo las películas. No había usado el noble término “filme”.

CN: Pero ‘2001’ es un filme, ¿no? Simplemente no hace las cosas de las películas. Cuando comenzamos a hacer ‘Interstellar’ y miramos, ¿cómo ir, coherentemente, más allá de nuestra dimensión, más allá del entendimiento de las personas? ¿Cómo saltar en un hoyo negro? Cuando uno retrocede y mira ‘2001’, se da cuenta de que Kubrick era capaz de hacer eso que nadie es capaz de hacer ahora y es eludir. Él podía elegir no mostrar, dónde mostrar el artificio, ya fuera trabajo en miniatura o efectos ópticos o cosas que simplemente no podía hacer en ese momento.

JC: Simplemente lo cortaba.


CN: Simplemente lo cortaba, pero al hacer eso, creó este lenguaje de elisión extraordinariamente simbólico y simple y estos saltos hacia adelante que son simplemente increíbles. Creó una realidad cotidiana para la aventura más grande en la historia de la humanidad. Vamos a ir a Júpiter, vamos a las lunas de Júpiter, comiendo algo de comida pre empaquetada y escuchando alguna transmisión de tus padres en tu cumpleaños que probablemente tenga ocho o diez horas de duración debido al retraso de la velocidad de la luz. Obviamente es una obra maestra. Creo que ambos estamos de acuerdo en eso. Pero eso pone el listón muy alto para nosotros, los pobres cineastas que venimos después. Quiero decir, la forma educada de decirlo es que, cualquiera que haga una película en ese mundo, como ‘Interstellar’, está en diálogo con ‘2001’. No lo está haciendo en un mundo donde 2001 no existe.

JC: Es correcto.

CN: Y el público está pendiente de eso. Los críticos aún más. Lo que me llevó a este proyecto en particular fue que mi hermano había escrito el guión para que Steven Spielberg lo dirigiera originalmente. Lo que terminamos haciendo es bastante diferente de su borrador original, pero el primer acto fue siempre el mismo. Fue esta idea de un futuro que en cierto sentido es… bueno, no es realmente distópico. Es casi lo que la gente en estos días considera como un tipo de ideal rural. La idea de volver a la agricultura y volver a una forma de vida más sencilla.

JC: Pero está fallando. Va cayendo en una espiral.

CN: Mucho. Entonces, hay una especie de reloj y la necesidad de salir del planeta. Creo que un momento fundamental en el desarrollo de la película para mí y para Jonah fue cuando estábamos filmando The Dark Knight en Hong Kong. Tenían un teatro Omnimax allí en el frente del puerto. Cuando exploramos, fuimos y vimos una de las IMAX (Magnificent Desolation: Walking on the Moon), en la que creo que Tom Hanks estuvo involucrado, sobre los alunizajes y todo esto. Y hay un momento en esa película, es una película muy bien hecha, pero hay un momento en que sienten que tienen que asumir la idea de que fue falso. Hay algo desgarrador en eso, que estas personas sintieron que tenían que abordar eso en esta película.

JC: Y puso eso en su historia.

CN: Directamente. Porque Jonah se sintió muy convencido, y yo también contribuí mucho con mis borradores, creamos una cultura muy introspectiva. Y quiero decir, una de las otras películas mías de las que hablaremos, estoy seguro, es ‘Inception’. Y esa fue una película que estaba muy en sintonía con una cultura interna. La estructura de esa película se basa, hasta cierto punto, en el tipo de redes de ramificación de la interfaz de los iPod cuando aparecieron por primera vez. Se trata de mundos dentro de mundos e introversión.

JC: Y se ramifica en los videojuegos cuando cambia de nivel.

CN: Exactamente. Todo muy introspectivo. Y para ‘Interstellar’, sentimos que lo correcto era mirar al otro lado, salir y recuperar el espíritu de aventura.

JC: De exploración. Soy un explorador residente en National Geographic. He hecho un poco yo mismo. Sobre todo en el océano. Lo haría en el espacio si pudiera. Iría a Marte si pudiera. Mi esposa y yo hemos hablado sobre esto. Ella dice: “Tienes cinco hijos”. Yo digo: “Lo sé”. Puedo hablar con ellos desde Marte. Será un retraso de treinta minutos “.

CN: ¿Conoce a Elon Musk?

JC: No. Elon es una inspiración. Está pensando como usted, lo cual es extraño, es decir, tenemos que volver a inspirar a la gente sobre la exploración. Creo que esto es algo que siempre ha hecho la ciencia ficción, cuando no está en su modo distópico, de tipo agujero de conejo virtual.

CN: Exactamente.

JC: El tipo temprano de impulso heroico, tipo: “vamos a explorar planetas”. Eso es lo que me atrajo del buceo. Pensé, bueno, probablemente no voy a poder ir al espacio, pero puedo ir al infierno (debajo del mar). Ponerme un tanque en la espalda y ver algo que nunca había visto antes. Eso vino de ese mismo impulso de explorar.

Artículos Relacionados

  • Galería: Así se celebra el Día Internacional de la Fotografía en el mundo
  • Especial: ¡Feliz cumpleaños Harry Potter!
  • Así se vivió el Concierto Radiónica 2018
  • Escuche el acústico del Concierto Radiónica y Diners 2018

Send this to a friend