San Valentín se viste de flores colombianas

Estados Unidos celebrará el día del amor y la amistad con 35 mil toneladas de flores nacionales.

Las flores, el café, los paisajes naturales, y la Selección Colombia… son los grandes orgullos del país. Sin embargo, si usted no es floricultor ni futbolero, ¿cómo sentirse parte de este proceso que día a día genera emoción y sonrisas en todo el mundo?

Estuvimos en uno de los cultivos de flores más importantes en Cundinamarca y descubrimos el secreto detrás de su cosecha, que llegará a los Estados Unidos y otros países para celebrar San Valentín, el próximo 14 de febrero.

A las afueras de Bogotá, en Chía, está la finca MG, una de las productoras más grandes de Colombia. Desde la entrada se ven los cultivos de rosas, astromelias, y claveles, entre otros tipos de flores que cuidan como a sus propias familias un grupo de madres cabezas de hogar y hombres orgullosos de ser floricultores.

El tour se realiza en tres partes: la tierra llana donde están las rosas recién sembradas, un cultivo con plantas jóvenes (dos semanas de crecimiento), y por último, el lugar donde las flores listas para viajar son empacadas en unas cajas de plástico que se dirigen a la zona de control de calidad.

Ahí, más de 130 trabajadores miden la altura de las flores y la calidad de sus pétalos para ponerlas en una cinta que va rumbo a la zona de armado de bouquets.

En esta finca los floricultores trabajan con la precisión de un relojero. Unas mujeres están concentradas en acompañar las rosas con un racimo de astromelias, mientras otras verifican que estén completamente alineadas para entregar un perfecto ramo de flores que traduzca, en el día más romántico del año, los sentimientos de quien las compre.

Al fondo se escucha un voz: “si el plástico se arruga un poquito lo cambiamos”. Los trabajadores del área revisan en la envoltura, con instrucciones en inglés, que acompañan a las flores. Una vez terminado el proceso, las flores viajarán a todo el mundo para alegrar a cientos de parejas en San Valentin.

Estados Unidos recibe el 74% del pedido, mientras que el Reino Unido, Japón, Canadá, Rusia y otros países se quedan con el porcentaje restante. La producción de flores es tan grande e importante en el país, que hoy Colombia es el segundo país exportador, por encima de Etiopía, Kenia, Ecuador, y solo por debajo de Holanda.

Los esfuerzos de los floricultores han sido tan importantes, que el ministro de Agricultura, Juan Guillermo Zuluaga; el gerente general del ICA, Luis Humberto Martínez; el presidente de Asocolflores, Augusto Solano; y la viceministra de Comercio Exterior, Olga Lucía Lozano, estuvieron presentes en este recorrido para apreciar el esfuerzo de uno de los sectores que genera 130 mil empleos, distribuido en 64% mujeres y 36% hombres.

Antes de terminar el recorrido, el secretario general de Asocolflores, Gonzalo A. Moreno, recuerda que de las variedades de rosas que se cultivan comercialmente en el país, el 87% proviene de cruces hechos en Israel y Holanda.

“Para llegar a esta rosa hay que hacer más de 10 mil cruces, conocido como un proceso de hibridación, en el que el tallo es más fuerte y resistente. Nuestro próximo gran reto es hacer estos cruces en Colombia con nuestros floricultores y agrónomos”.

La gran lección de este recorrido es que estas flores de primera calidad son codiciadas a nivel internacional como un baluarte.

Sin embargo, como sucedió durante muchos años con el café, en Colombia los consumidores todavía no disfrutan de esta riqueza en sus hogares. Por eso, tanto Asocolflores, como los floricultores del país, buscan convertir el bouquet en un objeto que perfectamente vaya en el carrito de compras todas las semanas junto la leche, los huevos y el pan.

Y usted, ¿ya compró las flores de esta semana?

Artículos Relacionados

  • Luis Fonsi, Ed Sheeran y Kendrick Lamar triunfaron en los Billboard 2018
  • Monsieur Periné estrenó “Encanto Tropical”
  • Beautiful Boy: ¿Un Oscar para Timothée Chalamet?
  • Dirty Computer, de Janelle Monaé: Disco de la semana