La utilidad de lo inútil: Entrevista a Nuccio Ordine

El escritor italiano Nuccio Ordine estuvo en Medellín hablando sobre su libro “La utilidad de lo inútil”, que defiende prácticas consideradas “inútiles” como la literatura, la música y el arte.

Cuando escribió este libro, Ordine quería mostrarle a sus estudiantes (es profesor de Literatura italiana en la Universidad de la Calabria) que a la universidad no se va por un diploma, sino a ser mejores personas. Desde García Lorca, pasando por García Márquez, hasta Baudelaire, “La utilidad de lo inútil” recoge fragmentos de sus obras en las que nos demuestran que los saberes considerados inútiles han sido piezas clave de la humanidad y que por culpa del consumo se están perdiendo.

¿En qué momento de la historia se dio el giro en que el humano se volvió utilitario?
El utilitarismo siempre ha existido, solo que ahora estamos viviendo un momento extremo de ese utilitarismo. Solo basta mirar lo que está ocurriendo en el mundo y entender que en este momento las desigualdades son más fuertes, y debería ser al contrario porque una humanidad que avanza hacia el progreso es una humanidad que debe erradicar las desigualdades. En cambio ahora hay más pobres y pocos ricos. Siempre en nuestra sociedad nos estamos preguntando “¿para qué sirve?” a cualquier acción, palabra, gesto, siempre buscando un motivo de ganancia. Las palabras como “gratuito” o “desinteresado” ya no existen más en nuestro vocabulario. Si uno pregunta para qué sirve ver una estatua de Botero, la respuesta es que no sirve para nada, sirve solamente para nutrir el espíritu, para darnos la alegría de la belleza.

Lea también: ¿Para qué leer?

Sin belleza la humanidad estaría estéril, desértica. Pienso que la belleza ayuda a volver más humana a la humanidad, creo que los pensamientos inútiles son muy útiles para volver la humanidad más humana. Una novela, un poema, una pintura, un concierto, abren dentro de nosotros varias escalas provocando fuertes emociones, hacen vibrar nuestros corazones y son estas las cosas que cuentan. Con mi libro logré hacer entender a mis estudiantes que no se va a un colegio solo por un diploma, que no se va a la universidad solo para graduarse, sino que son el colegio y la universidad oportunidades que nos da la sociedad para tratar de ser mejores.

¿Qué espacio ocupa el ocio dentro de los pensamientos “inútiles”?
El latín distingue el ocio y el negocio. El ocio es el momento lejano de las actividades de trabajo, en el que el hombre cultiva su curiosidad. El ocio es necesario, pero el hombre moderno no tiene tiempo, corre porque tiene que ganar dinero, y el dinero solo sirve para ganar más dinero, no tiene tiempo para leer, para cultivar el espíritu. El hombre moderno se está convirtiendo en un hombre ignorante, y donde está la ignorancia es fácil que nazcan el odio y la violencia. Los fanáticos que están destruyendo los monumentos en Siria creen tener la verdad, y su violencia es fruto de una gran ignorancia.

¿Cómo clasificar a los que hacen del arte un negocio y no ocio?
Yo distingo a los grandes escritores y artistas porque no escribieron ni hicieron obras para ganar algo, después el dinero les llegó. Cuando el dinero es una consecuencia del éxito, ahí está bien, pero cuando quieres hacer arte porque quieres ganar dinero, nunca serás un artista. Si uno escribe ¿para qué quiere hacer dinero? Puede escribir un Best-seller o un libro fabricado para el mercado, pero no será nunca un gran escritor.

¿Se puede vivir del arte?
Muchos viven del arte, pero también muchos escritores sufrieron hambre. Si uno lee una novela de García Márquez, se lee continuamente el tema de la pobreza, del hambre, del sufrimiento, de la espera de algo que pueda mejorar la vida. La novela del coronel que esperaba esta carta es una gran metáfora de una vida proyectada hacia una utopía. Pero el mismo García Márquez cuando escribió Cien años de soledad era muy pobre, no tenía nada, luego se convirtió en uno de los grandes escritores.

Se siente algo de influencia de religiones orientales, o de su espiritualidad en el libro ¿qué tanto lo influyeron?
Mi punto de vista no es punto de vista religioso. Yo no digo que no creo en una vida ultraterrena, yo creo que mi única vida será en esta tierra, pero cuando hablo de espíritu digo que mi vida en esta tierra está hecha de deseos que debe satisfacer el cuerpo pero también de deseos que no son materiales. Lo que yo llamo espíritu o mente en un sentido laico. Para mí es muy importante que no estemos hechos solo de materia, sino que ver un cuadro bello, escuchar un gran concierto, son cosas muy útiles para la calidad de la vida.

Artículos Relacionados

  • Galería: Estas son las películas más influyentes de la historia
  • Así fue el concierto de Roger Waters en Bogotá
  • Estas son las fotos más desgarradoras de vida salvaje en 2018
  • “La ciclovía es la playa de los bogotanos”

Send this to a friend