“Papás inseguros, hijos desconfiados”

El psicólogo Álvaro Sierra, investigador del Instituto de Familia de la Universidad de la Sabana, hace un decálogo de situaciones en las que el tipo de padre determina cómo serán los hijos.

1. No expresa sus sentimientos de amor hacia los hijos
Este papá, en primer lugar, genera vacíos afectivos en sus hijos y, adicionalmente, dificulta en ellos una sana y adecuada expresión de sentimientos; lo que bien podría denominarse “Analfabetismo afectivo”.

2. Es muy autoritario
En hijos con temperamentos fuertes, se podrían presentar conductas rebeldes o contestatarias. En hijos con temperamentos débiles, generaría pasividad e inseguridad. En ambos, una visión errada de la autoridad, que ellos podrían repetir en sus propios hijos; o un desprecio por la autoridad, que favorecería una renuncia al ejercicio de la misma.

3. La mamá está ausente y asume solo su responsabilidad
Lo ideal sería que los hijos se asomen a la vida desde la óptica de papá y mamá, pues hacerlo desde un solo punto de vista, empobrece la crianza y elimina un punto de mira que representa muy acertadamente los rasgos de media humanidad (la femenina). Sin embargo, cuando la mamá muere o por otras circunstancias los papás quedan solos, es preciso que sepan que una figura femenina adecuada (abuela o tía, por ejemplo), puede sustituir la figura materna.

4. Se vuelve más amigo que papá
En la infancia y adolescencia lo acertado seria ser ante todo papá. En la juventud es muy apreciable cultivar una amistad que dure el resto de la vida. Es fácil conseguir amigos, en cambio, solo tenemos una verdadera opción de tener un papá.

5. Está presente en casa, pero es adicto a las nuevas tecnologías
Para el caso, es como si no estuviera, Esto, sin contar que da a sus hijos un pésimo ejemplo de lo que es hacer vida familiar. Además, siendo hoy tan restringido el tiempo de familia, desperdiciarlo así sería lamentable.

6. Es muy inseguro
Papá inseguro, hijos inseguros.
Papá inseguro, hijos desconfiados.
Papá inseguro, hijos que no quieren ser como su papá, su ascendiente y autoridad; se ven muy comprometidos.

7. Es inmaduro 
Un papá inmaduro dificulta el proceso de maduración de los hijos, por lo menos en aquellas áreas más afectadas por su inmadurez. En hijos mayores, su inmadurez produce rechazo, pérdida de autoridad e inclusive, puede avergonzarlos.

8. Disfruta su rol de padre y lo vive desde el amor, la comprensión y la razón 
Positivo para la madre, el mismo padre y los hijos, en todos los aspectos de la vida familiar. Esto es lo que podríamos llamar “la madurez de la figura paterna”.

9. Da prioridad en su vida a los asuntos laborales y pone en segundo lugar los familiares 
Cuando llegue a su edad de retiro, se encontrará como un extraño en medio de su familia, porque los lazos generados entre él y su esposa e hijos son tenues o inexistentes. Adicionalmente, el no haber cultivado adecuadamente las relaciones familiares generará en él un gran vacío existencial y relacional.
No pocos de estos por su “ausencia” de la vida familiar, llegan a hacerse irrelevantes y sustituibles para esposa e hijos.

10. ¿Usted es papá? Si es así, ¿Qué le gustaría que recuerden sus hijos de su rol como padre?
Sí, lo soy. Me gustaría que mis hijos me recuerden como un luchador que realizó su mejor faena en la familia, porque todo lo realizado tenía sentido en función de ella.

Artículos Relacionados

  • Hace 54 años se escribieron los tres grandes himnos del pop
  • Las 10 canciones recomendadas de Camila Zárate, de Canal 13
  • Galería: Los mejores retratos de animales en vía de extinción
  • 11 obras al óleo para recordar la historia de Colombia

Send this to a friend