Así se maquillaban las mujeres en los años 60

Las mujeres en los años 60 resaltaban los rasgos de sus ojos y sus labios con maquillaje de colores fuertes. Revistadiners.com.co recuerda las tendencias de hace 50 años, registradas en nuestra edición de 1964.

Revista Diners es la segunda publicación más antigua de Colombia, con 48 años de historia. ¿Por qué no aprovechar el archivo para recordar lo que movía al país en distintas épocas? Es la ocasión para revivir una crónica de maquillaje, en la que se describen las tendencias de los años 60. El artículo fue publicado en la quinta edición de la revista en mayo de 1964.

Las tres de la tarde de un día ligeramente soleado, varias damas elegantes entran al moderno y alegre edificio de Max Factor. Al subir la escalera decorada con plantas y agua llegan a un amplio “hall”.

Allí doña Blanca de González, directora de las maquilladoras, las recibe. Para quienes asisten por primera vez hay algunas preguntas. Después, doña Blanca las pasa al salón de maquillaje: amplios ventanales, luz, espejos, sillas cómodas, tocadores…. Tres muchachas impecablemente arregladas, empiezan su labor. Una labor que se inicia todos los días a las ocho y media de la mañana y termina a las cinco de la tarde. Durante este tiempo ellas dictan el curso a las damas que se inscriban. Cada grupo tiene un horario diferente. En ocho clases, la alumna aprende a maquillarse sacando el mejor partido de sus rasgos. Sabe qué clase de cutis tiene, cómo corregir sus defectos, cuál es el tratamiento que debe seguir, que tonos la hacen más bella. Es decir, conoce a fondo algo que hoy es esencial a cualquier mujer: maquillarse.

Como se dicta el curso y cuáles son los pasos básicos del maquillaje, quiso saberlo la Revista Diners. Y fuimos a Max Factor. Allí, nuestra “cicerone” fue Doña Blanca de González. Gracias a ella la Revista Diners siguió paso a paso las distintas fases de es este nuevo arte, teniendo como modelo a Alina Martínez, una de las maquilladoras de la escuela. Armando Matiz, nuestro camarógrafo, siguió con su cámara el proceso minuciosamente. No obstante, no es fácil publicar todas las fotografías. Ocuparíamos la revista de pasta a pasta. Presentamos las más importantes con la explicación sencilla de los puntos esenciales del maquillaje.

1- No importa que usted acabe de salir de la ducha. Siempre es necesario empezar con una limpieza del cutis empleando una crema especial. En Max Factor, le dicen cuál es la que le conviene a su clase de cutis. Pero en general, para las pieles normales, lo mejor es una leche ligeramente grasosa. Luego debe aplicarla con movimientos hacia arriba. La maquilladora Max factor nos da un secreto: doblar el “kleenex” o papel Tisú en forma de triangulo y envolverse la mano a manera de guante. Luego si quitar la crema también con movimientos hacia arriba.

2- El segundo paso es aplicar con ligeros golpes una loción refrescante para tonificar la piel antes del maquillaje. Si el cutis es grasoso, un astringente conviene más.

3- Y comienza entonces lo que realmente se llama el maquillaje. En los cuatro puntos base: la frente, las mejillas y la barbilla, se aplica el Pan Stik. Luego, siempre en movimientos hacia arriba, se difunde por el resto de la cara. Si hay algún defecto, la utilización de dos tonos de Pan Stik (Panstik es la base de rápida aplicación esencial en el kit de todo maquillador profesional.) es esencial. Por ejemplo: si se tiene la nariz ancha en la base se pone justamente en la parte más amplia, el Pan stik oscuro. Eso da la impresión de sombra y por consiguiente afina la ficción. Igual se hace si hay una mancha. O pómulos muy destacados. La cara larga da la impresión de ser más corta usando Pan stik oscuro en la barbilla.

4- Esparcido cuidadosamente el Pan Stik en el tono que más le convenga a la piel, se aplica la sombra de ojos generosamente. El tono de esta sombra debe estar acorde con el vestido que se va a llevar. No con el tono de los ojos. Esta sombra debe extenderse hacia los extremos. Es decir, hacia las sienes.

5- Viene entonces el turno de los polvos. Para no ensuciar el vestido y para que la aplicación sea perfecta, lo mejor es ponerlos con una mota muy fina o con algodón, en forma tal que los polvos se tamicen (Hacer pasar una cosa por el tamiz para separar las partes finas de las gruesas) se filtren por el algodón, en cantidad abundante. Los polvos deben ponerse primero en la frente, luego en las mejillas, después en la barbilla (todo con pequeñas compresiones) y por último la nariz. Quitar el exceso con una escobilla muy suave o con un algodón limpio en forma de plumero.

6- Cepillar las cejas con un cepillito especial. Luego las pestañas con otro cepillito más fino. Procure no usar la toalla gruesa o tela para quitar el exceso porque puede causarle daño a la piel que va debajo del ojo y que es muy sensible.

7- Viene entonces el diseño de los ojos con todos sus trucos. Porque aquí también el lápiz puede hacer milagros. Unos ojos saltados se convierten en almendrados. Otros pequeños crecen como por encanto. Los muy juntos pueden separarse. Todo depende de la habilidad en usar el lápiz delineador. El gran secreto, nos dice la maquilladora de Max factor, es sacarle la punta en forma de espátula. Así, puede seguirse el contorno del ojo en forma perfecta. Los ojos pequeños se hacen crecer prolongando la línea hacia afuera y uniéndola de otra que nace del borde inferior del ojo. Los brotados haciendo una línea hasta la mitad y en forma muy discreta, se hunden.

8- Una vez delineados los ojos, se aplica nuevamente sombra pero esta vez en polvo del mismo tono de la sombra en crema que se aplicado antes, y utilizando un pincel muy fino. Hay que tener cuidado de aplicar este polvo sobre la línea que se ha trazado con el lápiz.

9- El toque final de los ojos se pone con el embellecedor de pestañas. Con movimientos hacia arriba en las pestañas superiores, se aplica el rímmel (Es una máscara de doble cabezal, con dos tonos, lo que te permite bien usarlas por separado, o usarlas ambas siguiendo el orden que se indica) Se deja secar y se pasa un cepillo de cerdas tupidas para separarlas y hacerlas más naturales.

10- Por último, los labios. También en su diseño pueden hacerse cambios que disimulen ciertos defectos y que influyen muy favorablemente en la expresión del rostro. Para que la forma tenga el diseño deseado, se usa primero el delineador cuya punta también debe sacarse en forma de espátula. Luego de hacer el contorno se toma el pincel labial con el dedo pequeño apoyado en el mentón se acaban de dibujar los labios. Es el fin del maquillaje.

Artículos Relacionados

  • Hace 54 años se escribieron los tres grandes himnos del pop
  • Las 10 canciones recomendadas de Camila Zárate, de Canal 13
  • Galería: Los mejores retratos de animales en vía de extinción
  • 11 obras al óleo para recordar la historia de Colombia

Send this to a friend