Lena Dunham: la joven osada de Hollywood

A sus 28 años, la actriz y creadora de la serie Girls se ha convertido en un símbolo para las mujeres de su generación. Revista Diners habló con Lena Dunham en Nueva York.

Lena Dunham ha sabido exponer en la pantalla chica muchas de las situaciones que atraviesa una joven en esta sociedad moderna. Antes de que decidiera crear y protagonizar la serie Girls, que se transmite desde 2012, había actuado en películas de corte existencialista, como Tiny Furniture en 2010, una cinta en la que protagonizaba a una recién graduada de la universidad, sin objetivos profesionales, ni vida romántica ni un lugar que pudiera llamar como propio.

Gracias a dicha película, Dunham pudo catapultar su nombre para lograr crear la comedia Girls, bajo la batuta del genio de la comedia Judd Apatow, convirtiéndose así en una de las artistas revelación entre los jóvenes de su generación en Norteamérica.

Lena Dunham nació en Nueva York el 13 de mayo de 1986 en el seno de una familia de artistas, ya que su madre, Laurie Simmons, fue una de las primeras fotógrafas contemporáneas norteamericanas que creó su portafolio basado en narrativas escénicas.

Comenzó a escribir libretos para cortometrajes y películas pequeñas durante sus estudios en el Oberlin College de Ohio, donde se graduó en 2008. En 2009 debutó con una serie para internet llamada Divas ilusorias del Centro, una sátira sobre jóvenes que con modas ridículas tratan de incursionar en el mundo del espectáculo. La parodia logró formar una especie de seguidores de culto en su corta vida, cuya historia, en parte, estaba basada en sus experiencias vividas en la universidad.

Vea también: Zooey Deschanel y Lena Dunham, las nuevas feministas de la televisión

Lo mismo sucedió con Girls, una serie que trataba de mostrar una cara diferente de Nueva York de lo que el público había visto en la serie Sex and the City. Se convirtió en un éxito instantáneo tras narrar la historia de cuatro jóvenes amigas que viven en Brooklyn y tienen que lidiar con las satisfacciones y desengaños en la vida laboral, los problemas de la cotidianidad moderna y las relaciones con los hombres. Dunham, que fue la libretista principal, directora y productora ejecutiva de la serie, logró una gran audiencia, así como las mejores críticas por parte de la prensa especializada, lo cual le llevó a ganarse el Globo de Oro por su rol de Hannah, el personaje central de la serie.

Este personaje despertó una gran controversia por muchas de sus escenas en las que muestra lo extraño que pueden ser las relaciones íntimas de las protagonistas, así como por sus múltiples desnudos, algo que Lena ha defendido desde el comienzo de la producción.

Ahora que empieza su cuarta temporada, que acaba de publicarse su autobiografía en español y que su rostro es uno de los más seguidos por los medios estadounidenses, Diners conversó con la actriz en Nueva York.

Su nombre y figura ya son todo un ícono para muchas mujeres. ¿Cuáles son los mayores obstáculos que ha tenido que enfrentar?
He tenido que enfrentar muchas dificultades tanto en mi vida personal como profesional. Obviamente, me siento muy afortunada de tener este programa y de trabajar en este medio desde joven, pero como todos sabemos, con la atención positiva que recibes igual llega la atención negativa y he tenido que analizar cómo seguir enfocada con el trabajo (…) Espero que la forma como afronto las críticas sea un ejemplo provechoso para muchas mujeres que puedan estar en situaciones similares. La vida es una gran escuela y de la misma manera como pueden hacerte matoneo cuando estás en décimo grado, pueden hacértelo cuando eres adulto y uno tiene que aprender a capotear esas malas vibras.

¿Cómo piensa que la fama y el éxito la han cambiado?
Yo no había tenido un trabajo real antes, fuera de haber sido niñera, trabajar como asistente legal en una oficina y ser vendedora en una tienda de ropa, y era terriblemente mala en esos oficios. Este es mi verdadero trabajo. Y el éxito de este show lo constituye el índice de que voy a mantenerme en este tipo de labor. Y convertirme en cierto tipo de celebridad sí cambian las cosas, sobre todo las cotidianas, porque ya no puedo sentarme sola y tranquila en un restaurante a leer el periódico, que era una de mis actividades favoritas. Pero como siempre he dicho, nunca me ha gustado dejar mi casa, así que tener algo de fama es una gran excusa para no salir.

Usted se ha involucrado con el tema de la educación sexual. ¿Por qué es un tema de importancia para abordar en forma personal?
Desde hace tres años trabajo con una organización que se llama Planned Parenthood (Paternidad Planeada), pero desde hace unos seis u ocho meses comencé a ser vocera de ellos, y la razón por la que me tomó tanto tiempo en llevarlo a cabo es porque quería estar plenamente segura de que conocía bien el tema. Me siento muy identificada con lo que hacen. Por eso Planned Parenthood es tan importante para mí. Además, me encanta que ellos me aceptan tal como soy, y no tengo que ser la vocera perfecta, sino que puedo salir con un chiste verde o aparecer desnuda en la televisión [risas], y aun así me consideran una opción para comunicar el mensaje a mujeres de mi generación.

¿Usted va a tocar ese tema en su programa?
Trato de no hacer el show muy político, porque no quiero imponer mis valores y creencias a través del programa o de los personajes. De todas formas, si sigues el programa, puedes darte cuenta de que es hecho por mujeres feministas a favor de la libertad de elección en materia de paternidad. Y por eso mismo, Planned Parenthood me ha ayudado a vetar algunos episodios, porque quiero estar segura de que no estoy escribiendo cosas que puedan desinformar a la audiencia o estigmatizar el tema. Hay que trabajar mucho por borrar ese estigma que existe alrededor de la salud de las mujeres y de los embarazos interrumpidos. Y en cuanto a la educación sexual, es algo muy importante para mí, porque pienso que todo comienza con la educación en el sistema escolar y espero que con mi causa pueda emprender un mejor proceso.

¿Cuál es su fórmula para mantener un balance entre optimismo y autoestima en un programa en el que muchas veces se critica tan duramente a sí misma?
Mi objetivo consiste en mostrar que hay momentos tormentosos y humillantes que podemos vivir cualquiera de nosotras, igual son experiencias de vida y hay que seguir adelante, y mi personaje es la mejor manera de reflejar eso.

En esta temporada se ve que Hannah está en un plano emocional y físico diferente…
Es algo que estuve pensando porque cuando estás viviendo en tus veintes existe esa tendencia a pensar que cuando uno decida ser adulto de verdad, las cosas van a funcionar de manera adecuada, y que uno empieza a tomar decisiones buenas. Pero eso no es suficiente para salvarlo de enfrentar la vida de verdad, tras graduarse, tomar un trabajo, vivir sobrio. Y recuerdo cuando vivía con mis padres que mis responsabilidades se limitaban a lavar los platos, no robar alcohol del bar de la casa y no pasar por alto a mis amigos cuando me llamaban. Aun así, la vida es realmente dura si uno no se prepara para enfrentarla.

¿Qué piensa que va a pasar con Girls ahora que se están haciendo mujeres ?
Eso es lo hermoso de la vida, que uno está en constante cambio, y ya no somos las mismas chicas que comenzamos este viaje, ya somos adultas. En muchos aspectos el show va cambiando conforme va cambiando la vida, y eso es algo bonito.

Artículos Relacionados

  • Estas son las fotos más desgarradoras de vida salvaje en 2018
  • “La ciclovía es la playa de los bogotanos”
  • Si le gusta Melina Ramírez, seguro le gustará su ‘playlist’
  • Playlist: 10 años de Spotify

Send this to a friend