Los Petit Fellas, el renacer de la música alternativa

Hablamos con Los Petit Fellas, que se presentan este 3 de diciembre en los premios Shock de la música con cinco nominaciones.

Aunque se digan pequeños, han sido bautizados como abanderados de una reavivada corriente nacional de música alternativa. Cinco muchachos de Bogotá forman la banda revelación de los premios de la música que la revista Shock reparte este miércoles, superando en número de nominaciones a figuras consolidadas del pop colombiano. Del catálogo de géneros musicales, a Los Petit Fellas puede incluírseles en casi cualquiera, porque no hay categoría que abarque tantos estilos como lo hacen sus canciones. Sus momentos de funk, jazz, y rock con tintes latinos se disfrazan de hip-hop con la idea de agitar a quienes llenan bares en todos los rincones de Colombia para verlos.

“Historias mínimas” (2014) es el trabajo que ha convertido a “Los Petit” en un fenómeno. Quienes tuvieron la suerte de escucharlos dos años atrás, cuando se presentaron en sociedad con su EP “Souvenir”, tienen todavía en los labios el sabor a teorías, caos y besos que dejaron sus originales canciones. En su primer disco de larga duración, Los Petit Fellas mezclan (si cabe) más estilos, se hacen más preguntas y se declaran más callejeros y noctámbulos, aunque dejan un lugar privilegiado en sus letras para el amor a la vida. Las doce canciones que componen los cincuenta minutos de álbum están cargadas de preguntas y declaraciones cotidianas, recogidas en multitud de estilos bajo una máscara de rap. La oscuridad de “Manual de instrucciones para conducir de noche” y el erotismo de “Blues” son, con permiso de la potente “Simpática fiesta” y del pegajoso single “Rock n´ Love”, de lo mejorcito de esta colección de historias que ha colocado a la joven banda bogotana en lo más alto del panorama alternativo nacional.

A pocas horas de conocer si la original propuesta musical del sello Árbol Naranja se llevará a casa alguno de los cinco premios Shock a los que ha sido nominada (incluyendo “Álbum independiente del año” y “Mejor propuesta alternativa”), nos tomamos un tinto con Los Petit Fellas. Nicolás Barragán (cantante) y Sebastián Panesso, “Pane” (guitarra), charlaron con Diners sobre Bogotá de noche, tocar en la calle y tener tantas nominaciones como Carlos Vives.

¿Cuáles son las Historias mínimas de Los Petit Fellas?
Nicolás: Es el disco que nos otorga identidad, aquel donde salió lo que queríamos hacer. Se construyó sin presiones, y quizás por eso resultó una mezcla de tantos géneros.
Pane: Le dedicamos todo el tiempo que quisimos. Todo lo que grabamos e incluimos en el disco está ahí por algo.

¿Cuánto tardaron en grabarlo?
Nicolás: Casi dos años. Por eso es un álbum tan honesto; Historias mínimas recoge música que plantea asuntos más allá de la vida misma, con todos sus dramas y sus comedias. Es un manifiesto de una banda en crecimiento.

¿Y cómo han logrado crecer Los Petit?
Pane: El disco responde a esa pregunta con bastante precisión. Lo hemos logrado a través de alcanzar la unidad; Aunque somos seis (cinco “Petit” y un músico de estudio), estamos absolutamente de acuerdo con todo lo que se graba y toca. Cada nota, cada arreglo, están ahí porque todos lo queremos.
Nicolás: Esa unanimidad se nota en la calidad. Y la mano de Pedro Rovetto, quien ha producido el disco. Esta es la primera experiencia que tenemos con un productor profesional. En “Souvenir” fue todo más casero.

¿Cómo es el proceso de composición dentro de la banda?
Nicolás: Es un proceso conjunto, en el que cada uno aporta su experiencia. Por ejemplo, en “Manual de instrucciones para conducir de noche”, le hablé a Pane de una idea: Quería una canción oscura y pensada para conducir. Dio con un sonido perfecto y me puse a componer la letra por encima.

Además del progreso como banda, ¿Están vendiendo discos?
Nicolás: Historias mínimas ha comenzado a moverse, pero va poco a poco. Llenamos un teatro de mil personas casi sin quererlo, lo que fue muy especial como presentación de nuestro primer disco de verdad. A nivel mediático nos empiezan a tener en cuenta, y eso nos ayuda a llegar a más gente cada día.

¿Son una banda de bar?
Nicolás: Soñamos con que Los Petit Fellas sea una banda festivalera. Ya probamos en el Estereo Picnic en 2013, y nos fue muy bien, como en otros festivales en los que participamos este año. Nos hemos acostumbrado a llenar , los poquitos bares que hay por llenar aquí. Si nos dejan, nos subimos a cualquier escenario o tocamos en medio de la calle. Queremos estar en festivales, pero a nosotros lo que nos divierte es tocar, no importa donde.

Están compitiendo en los Premios Shock con otras propuestas alternativas muy reconocidas, como Superlitio y Systema solar, entre otras. ¿Cómo se llega hasta aquí?
Nicolás: Dando mucha lora. En 2014 hemos girado por Colombia, y lo haremos de nuevo a partid de la semana que viene. Hemos grabado un disco, producido videoclips, tocado en los conciertos de Radiónica… Y hecho fundamentalmente todo lo que nos han dejado hacer. Los Shock llegaron a revisar qué pasó en el año y han reconocido nuestro esfuerzo. Estamos nominados a cinco premios, algo que sólo logran J Balbin, Carlos Vives y Choquibtown…
Pane: ¡Y Los Petit!

Entre tanto nombre se cuela el de ustedes ¿Cuánto potencial le ven a la música independiente para colarse entre los estilos tradicionales?
Nicolás: Pane y yo lo hablábamos hace poco. Creo que llegó el momento para la música alternativa en este país. Está surgiendo una corriente de música fresca que viene pisando fuerte, y puede que coincida con la pérdida de fuerzas por parte de algunos géneros más tradicionales.
Pane: Todos los estilos pueden convivir, el universo de la música es muy amplio. Algunos medios han querido dar más protagonismo a la música alternativa, y los festivales están ayudando a que la gente quiera escuchar estilos nuevos. Está llegando el momento para bandas como la nuestra.
Nicolás: Y los medios, también están siendo clave en este proceso. Radiónica y Shock han tenido un papel esencial en este asunto. Ambos creyeron en nosotros al unísono, igual que lo hacen con otras bandas con propuestas diferentes. Lo que está pasando en la música alternativa es extraordinario.

¿Qué andan haciendo para crecer como banda?
Nicolás: Sabemos que nos toca movernos mucho. Estamos a punto de comenzar la gira de Historias Mínimas, con la que visitaremos Bogotá, Medellín, Andes, Barranquilla, Cartagena, Tunja, Soacha y Cali. Nos gustaría que nuestra música viajara a México, Chile y otros países de habla hispana, pero primero debemos consolidarnos a nivel nacional.

En la música de Los Petit Fellas se descubren influencias de bandas latinas como Cultura profética y Calle 13, y se pasa del hip-hop al jazz y al rock sin orden ni concierto aparentes. ¿Qué influye en todo esto?
Pane: Nico viene del hip-hop, y nos ha traído esa onda a nosotros. Nane (el pianista) es jazzero. A mi me gustan el funk y el rock and roll, y trato de incluirlos en nuestro sonido. Juntos concentramos géneros. Por eso nuestra música se vuelve una bola de nieve.
Nicolás: Incluso la salsa está presente. Nuestro baterista es champetero, es de la costa y tiene ese sabor en la cabeza, lo cual se nota en nuestro estilo.

¿Cuál es su canción favorita dentro de Historias mínimas?
Pane: Antes de morir.
Nicolás: Yo me quedo con el Manual de instrucciones para conducir de noche.

El single del disco, Rock n´Love, narra una Bogotá inmensa y solitaria. Bogotá es una ciudad donde todo cabe, ¿Igual que en la música de Los Petit Fellas?
Nicolás: En todo momento en el álbum se identifican elementos como la inmensidad de la ciudad y la noche, y estamos trabajando por mostrar esos elementos en los vídeos.

Artículos Relacionados

  • Galería: Estas son las películas más influyentes de la historia
  • Así fue el concierto de Roger Waters en Bogotá
  • Estas son las fotos más desgarradoras de vida salvaje en 2018
  • “La ciclovía es la playa de los bogotanos”

Send this to a friend