SUSCRIBIRME
INICIO//Actualidad//Entrevistas//Dani Martín debutó en Bogotá y vivió a Colombia en video

Dani Martín debutó en Bogotá y vivió a Colombia en video

El artista español Dani Martín conversó en noviembre con Diners sobre música, Colombia y la vida. Ahora planea lanzar una serie de videos sobre su experiencia en el país.

El artista español Dani Martín conversó en noviembre con Diners sobre música, Colombia y la vida. Ahora planea lanzar una serie de videos sobre su experiencia en el país.

[diners1]

[/diners1]

Lleva quince años capitaneando las listas de éxitos en España, pero aún se siente nuevo en esto de la música. A lo largo de sus treinta y siete primaveras nunca ha dado la espalda a un amigo, y por eso llega a Colombia rodeado de ellos. Dani Martín, una de las voces más reconocidas del pop español, quiere abrirse hueco en América Latina.

Acompañado de diez músicos y otros tantos técnicos y amigos, Martín llegaba a Colombia antes de visitar Perú, México y Venezuela en la que está siendo su primera gira por el continente. Debutaba en Bogotá con una presentación en El Salto del Ángel, y quise que habláramos de su música, de Colombia, y de la vida, antes del toque.

Y este es el resultado. Dani Martín sorprende incluso cuando ya lo conoces. Desprendido, detallista, soñador y auténtico, Dani es además un músico de los pies a la cabeza. Con su carrera en solitario, que ya cuenta con dos discos y un directo en DVD (“Mi teatro”), emprende el enésimo desafío de su vida: Volver a empezar de cero.

Dani Martín se presenta en Colombia después de una trayectoria musical extensa. Lo que muchos no saben es que antes de músico usted fue actor.
Decidí estudiar arte dramático en un momento de búsqueda. Andaba definiendo cual era mi vocación en la vida, y la interpretación me ayudó enormemente a conocerme a mi mismo y a entender cómo funciona un escenario. Agradezco extraordinariamente haber estudiado en la escuela de Cristina Rota y William Layton, así como todas las oportunidades que se me han dado en la actuación. Sin embargo, prefiero definirme como alguien que ha jugado a ser actor. Llamarme a mi mismo actor sería algo pretencioso. Luis Tosar, Javier Bardem, Eduard Fernández… Ellos son actores de verdad, yo no.

La música está ligada a la actuación. ¿Interpreta un papel cuando sube al escenario?
En cierta medida, por supuesto. Como un boxeador cuando sube al ring, subo a cantar con un papel, el de un tipo seguro de lo que hace, alguien que anima al público a participar en la escena. El escenario es un lugar donde me siento cómodo gracias a mis experiencias con la actuación; me gusta transmitir seguridad y tenerlo todo controlado; tener mi propio teatro, mi propio show. Eso me lo inculcó Cristina Rota, a quien considero una gran maestra.

¿Cómo nació El Canto del Loco?
Creo que fue en 1996. Empezamos Iván (Ganchegui) y yo, que estudiábamos juntos en Cristina Rota. Se fueron incorporando mi primo David (Otero), Chema (Ruiz) y Jandro (Velázquez). En 1998 grabamos una maqueta y… nos fichó Sony.

De la noche a la mañana…
Si, imagínate el subidón. Recuerdo la navidad de aquel año, el 98. Terminamos de grabar nuestra maqueta el día de navidad. Un mes después, coincidí con Pedro del Moral, un DJ, en el estreno de una película. Le pregunté si podía mover mi maqueta con disqueras, y me dijo que si. Dejé unas veinte copias en su buzón, y según sabría más adelante, llevó nuestra maqueta a Sony. La casualidad quiso que Paco Martín, un duro de la música en España, escuchara nuestra maqueta. “¿Estos quienes son? Hay que ficharlos”, dijo.

Vea tambien: Eduardo Manet: del rechazo a la gloria final

¿Cómo fue la noticia?
Conducía mi Peugeot 205 por la Gran Vía de Madrid. Estaba yendo a comer a la hamburguesería Planet Hollywood. Me sonó el teléfono. “Hola, soy Paco Martín, de Sony. Hemos oído vuestra maqueta y queremos firmaros un contrato”. Se me salía el corazón. Reuní al resto de la banda en nuestro local de ensayo y fuimos a las oficinas de Sony. Nos sacaron un contrato enorme. Lo firmamos sin consultar a nadie, y, según salimos de ahí, fuimos al local a componer. A la hora de firmar el contrato, habíamos asegurado que teníamos veinticinco canciones… cuando sólo teníamos seis. Nos pusimos las pilas, grabamos un primer disco con Alejo Stivel (vocalista de Tequila)… y un día todo estalló.

El resto es historia…
Desde luego. El estudio donde grabamos aquella maqueta queda justo enfrente de la plaza de toros de Las Ventas, en Madrid. Ahora, cada vez que paso por ahí miro a un lado y lo veo, a escasos metros de uno de los escenarios más importantes de España, el cual llenaríamos tres noches seguidas tiempo después de aquella navidad. Llenamos salas, grabamos discos, llenamos estadios, incluso nos robaron. Lo pasamos de cojones.

¿Por qué se acabó ECDL?
Para mi, El Canto Del Loco fue una experiencia tremenda y una lección sobre lo que quería y lo que no quería hacer con mi vida. Después de agitarme como a un cocktail, la vida me mostró cual era mi camino. Lo bueno es que cada uno de nosotros descubrió que el tiempo de ECDL había terminado y que necesitaba volar solo; Estuvimos de acuerdo en eso.

Ese vuelo comenzó en 2010 con su primer disco en solitario. ¿Se sentía “pequeño” en el mundo de la música?
¡Todavía me siento pequeño ahora! Quería empezar mi carrera en solitario con humildad. El disco lo compuse solo, con mi guitarra, en una habitación, en veinte días. Contraté al ayudante del productor del ECDL, Bori Alarcón, y grabamos el disco en un mes. Cuando lo llevé a la disquera, me preguntaron si estaba loco. Les dije que no quería managers, que yo montaría mi propia oficina. Empezamos con una gira chiquita por teatros, algo curioso después de haber llenado estadios. Después de algo tan grande como lo que conseguimos con ECDL, quería algo chiquito. Y no nos fue tan mal… Vendimos 150,000 discos.

Para grabar su segundo disco, “Dani Martín”, viajó a Los Ángeles . Allí trabajó con maestros como el productor George Noriega y músicos de la talla de Abe Laboriel Y Brian Ray. ¿Estaba asustado?
Tuve unas inseguridades enormes. Temía no tener ninguna credibilidad frente a tantos expertos. No sabía si iba a atreverme a pedirle a Laboriel, por ejemplo, que cambiara sus redobles. Para llegar con seguridad, estuvimos ocho meses preparándonos en mi casa. Quise que Bori, mi productor del anterior disco, participara con los americanos en esta producción. Teníamos muy claro lo que queríamos, aunque nunca perdimos el respeto por los profesionales que nos ayudaron a hacer de este proyecto algo tan grandioso. El estudio donde trabajamos es sencillamente espectacular. Tienen los mejores productos, guitarras, baterías, equipos y micros…todo analógico.

¿Cómo se le pide a Abe Laboriel, encumbrado baterista de Paul McCartney y Sting entre otros, que cambie su forma de tocar?
Eso me preguntaba yo. Hay una anécdota curiosa. Después de una toma, le pedí con toda la amabilidad que pude que redujera el número de breaks en la canción. Asintió, y en la siguiente toma no hizo ninguno. Volví a acercarme, y le pedí que me regalara alguno. Le confesé que aquel era el proyecto más importante de mi vida y que había puesto todo mi corazón en el. Le pedí que hiciera lo mismo. Me entendió, y terminó por grabar toda la percusión para el disco. Terminamos compartiendo una botella de vino… y acabó por bajarse el sueldo.

En “Dani Martín”, aunque se percibe su sello, se fusionan varios estilos, incluyendo rock e incluso ranchera. ¿Se ha abierto a nuevos géneros?
Ese es otro de los grandes logros de este trabajo. Iñaki (mi pianista) y yo fuimos a México, Miami y otros lugares a recoger ideas y mezclar estilos. Volvimos a casa con un saco de canciones, y entre los dos, con la ayuda del resto del equipo, escogimos los temas del álbum…

…Y, para terminar, lo mezclasteis con Michael Brauer.
Después de producirlo nos quedamos sin presupuesto, así que puse de mi bolsillo el dinero para mezclar con Brauer… ¡En el estudio de Jimi Hendrix! No concebía el disco sin dejarlo perfecto. Teníamos las cosas claras. No queríamos grandes cambios, sólo el toque personal que un tipo como Brauer (que mezcla a los Stones, Coldplay, Springsteen, Yoko Ono y muchos más) podía aportar. Conectamos rápidamente; Brauer trabajaba unas dos horas en mezclar cada canción, y luego la escuchábamos en un aparato de radio. Sonaba de muerte.

Vea tambien: Quiz en el Día Mundial del Rock: ¿Qué banda de rock clásico es usted?

¿Por qué le ha puesto su nombre al disco? Parece algo más propio del álbum debut.
Toda la razón. Pero tenía la sensación de haber hecho el primer disco de mi vida. Todos aquellos fantasmas que habían aparecido en las producciones de mis LPs anteriores, bien en solitario o con ECDL, se habían esfumado. Creo que desaparecieron porque me había encargado de llegar a cada lugar y en cada momento de la grabación en plena forma. Hacerlo todo al cien por cien es esencial. Cada día de grabación lo dábamos todo desde las 7 de la mañana; comíamos sano, descansábamos y trabajábamos otra vez. Eso te convierte en el mejor, como le pasa en fútbol a Cristiano Ronaldo.

¿A Cristiano Ronaldo? Me sorprende escuchar eso de un atlético como usted.
Hay que reconocerlo. Ronaldo es un fuera de serie, está muy por encima de los demás. Y la clave está en que trabaja sin descanso.

Parece que le gusta eso de compartir su música. En el DVD “Mi teatro” toca con grandes figuras, incluyendo a Sabina, Serrat y Alejandro Sanz. ¿Echó de menos a alguien?
En absoluto. Todos los que han tocado conmigo son músicos increíbles, y lo mejor es que lo han hecho sin ninguna estrategia comercial detrás. Jamás habría hecho un concierto, y menos un DVD, con invitados que no idolatrara profundamente. Yo lo que hice fue rodearme de amigos, amigos que aman la música y que realmente admiro.

Llega a Colombia con “Dani Martín” y “Mi teatro” bajo el brazo. ¿Cómo le cuenta a América Latina que su música merece ser escuchada?
Es difícil. Mi música puedes sonar un poco británica en este lado del mundo, supongo que por las guitarras y el tipo de canciones que hago. Yo no creo en estilos, creo en generar sensaciones a través de la música, y eso es lo que intento hacer. A la gente le pasan cosas cuando viene a mis conciertos en España. ¿Por qué no va a ser igual en Colombia, Argentina o Guatemala? Creo que es porque no le he puesto el empeño suficiente… Y por eso estoy aquí.

¿Con qué escena musical se ha encontrado en Colombia?
No veo una escena concreta, aunque hay músicos excelentes. Antiguamente si se veían esas escenas, pero en el mundo global en que vivimos se han roto las fronteras. Hay muchísima oferta, donde es difícil destacar, vivimos con un exceso de información. A mi los estilos y las escenas me importan poco; lo que me preocupa es que las canciones generen algo.

Vamos, que lo comercial puede ser bueno, aunque muchos no lo crean.
Desde luego. ¿Son malos Los Beatles? ¿O los Stones? Yo, por ejemplo, he recibido críticas muy positivas de periodistas de rock en España recientemente. Estos mismos críticos me habían dado mucha caña durante toda mi vida, y ahora reconocen que hago las cosas bien.

¿Qué verán Colombia y América Latina de Dani Martín en estos días?
Gracias al apoyo de Sony he podido traer a toda mi banda. No son momentos fáciles para la industria de la música, y a pesar de ello me presento con diez músicos en el escenario. Llegamos tras sesenta y dos conciertos en España, pero con mucha humildad. Quiero poder volver el año que viene y llenar un pequeño teatro, de unas mil localidades. Quiero ganarme un sitio poco a poco en este país, y voy a luchar para que así sea.

La lucha de Dani Martín por ganarse un hueco en la escena Colombiana empezaría aquella noche. El madrileño subía al escenario acompañado por diez músicos de primera, incluyendo piano, guitarras, bajo, percusión, vientos y coros. Viendo a Martín y su banda sobre el tablón de El Salto del Ángel, resultaba evidente a todas luces que el artista merece llenar escenarios mucho más grandes. Mientras centenares de fanáticos coreaban hasta la última letra de sus canciones, Martín y los suyos fueron generosos con el repertorio, y mezclaron sus éxitos en solitario – Emocional, Que bonita la vida y su single Cero, con el que se despedía –con canciones de El Canto del Loco. Martín mandó un mensaje a quienes lo critican con su tema “Estrella de rock”, cuya interpretación fue una verdadera fiesta. Antes de bajarse del escenario, Dani Martín dejó un mensaje: Su música ha venido a Colombia para quedarse.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Noviembre
06 / 2014

Send this to a friend