10 cosas que quizás no sabía de Breaking Bad, a 10 años de su estreno

Durante cinco temporadas, Breaking Bad fue un estudio del crecimiento, de la decadencia y, en especial, de la transformación de un personaje llamado Walter White.

En el primer episodio de Breaking Bad, estrenado hace diez años, su protagonista les explica a sus estudiantes que aunque mucha gente dice que la química es el estudio de la materia, él prefiere verla como el estudio del cambio: “Es crecimiento, decadencia y después, transformación”. Durante cinco temporadas, eso fue Breaking Bad, un estudio del crecimiento, de la decadencia y, en especial, de la transformación de un personaje llamado Walter White.

Aunque ahora es bien sabido que la serie creada por Vince Gilligan es una de las mejores de la historia (casi siempre está en el top 3 de cualquier ranking, junto a The Sopranos y The Wire), a Breaking Bad le tomó un par de años volverse popular. Pero poco a poco, a medida que los premios (sobre todo los que recibió Bryan Cranston por su actuación) y las críticas positivas se fueron acumulando, la serie se convirtió en un fenómeno televisivo.

Ahora que se cumplió una década de su estreno, queremos contarle diez cosas que tal vez no sabía de una de las series más influyentes de la historia de la televisión.

1. HBO LOS RECHAZÓ

Vince Gilligan trató de venderle Breaking Bad a muchas cadenas. Showtime, TNT y FX dijeron “no, gracias” pero al menos le dejaron saber de una vez cuál era su respuesta. En cambio, con HBO la cosa fue distinta. En una entrevista con EmmyTVLegends.org, Gilligan dijo que esa había sido la peor reunión de su vida.

“La mujer a la que le estábamos lanzando la idea no habría podido estar menos interesada –no solo en mi historia, sino en si vivíamos o moríamos”. Al final de la reunión, la ejecutiva de HBO, cadena responsable hasta ese momento de series como The Sopranos, Six Feet Under y The Wire, les dijo “estaremos en contacto”, se fue y nadie nunca los contactó.

Por fortuna, en AMC, un canal que hasta ese momento no tenía ninguna serie prestigiosa que mostrar (ya habían comprado Mad Men pero todavía no la habían estrenado), oyeron la idea, les encantó y decidieron arriesgarse con la historia del profesor de química que empieza a hacer metanfetamina.

 

2. WALTER WHITE HABRÍA VIVIO EN CALIFORNIA

El plan original de Gilligan era hacer la serie en California, en un área que queda al este de Los Ángeles. Pero por razones de plata, salía mucho más barato filmar en Albuquerque, Nuevo México.

Aunque no fuera el escenario original, ahora es imposible despegar la serie del lugar geográfico en el que se desarrolló: el desierto que deja boquiabierto a cualquiera, los barrios suburbanos con casas terracota, el cielo azul sin nubes, los espacios vacíos de la ciudad. Breaking Bad y el paisaje de Nuevo México son inseparables

 

3. MATTHEW BRODERICK COMO WALTER WHITE

Si es difícil imaginar la serie sin Albuquerque, es imposible imaginarla sin Bryan Cranston en el papel principal. Pero hay que recordar que antes del 2008, Cranston no era precisamente una super estrella y eso era lo que AMC quería, alguien reconocido. Sus opciones eran Matthew Broderick o John Cusack.

Hasta ese momento, Cranston era el chistoso papá de Malcolm in the Middle y nadie se lo imaginaba en un papel como el de Walter White, pero Gilligan había trabajado con él antes y sabía que tenía lo que el papel necesitaba.

 

4. VINCE GILLIGAN Y BRYAN CRANSTON SE CONOCIERON EN THE X-FILES

En 1998, Gilligan escribió un episodio de The X-Files titulado “Drive” en el que Mulder está atrapado en un carro con un tipo antisemita y detestable que tiene una condición que lo obliga a manejar siempre hacia el oeste o si no su cabeza explotará.

Encontrar a un actor para interpretar a ese personaje fue difícil. En el libro Difficult Men, Gilligan le contó al autor Brett Martin lo que buscaban en ese momento: “Necesitábamos un actor que pudiera interpretar a un tipo que era un cabrón, un redneck desagradable, pero al final del episodio, necesitábamos que te sintieras mal cuando el tipo muriera.

 

Encontrar a alguien para hacer de malo es fácil; encontrar a alguien que haga de un malo por el que sientes empatía es más complicado”. El actor que encontraron para el papel fue Bryan Cranston.

Cuando Gilligan le propuso la idea de contratar a Cranston para Breaking Bad, los ejecutivos de AMC no estaban convencidos, pero después de ver “Drive” y notar la facilidad con la que el actor camina esa delgada línea entre villano y persona por la que sentimos pesar, se convencieron de que tenían al hombre correcto.

5. LA CREACIÓN DE HEISENBERG

El alter ego de Walter White tomó su nombre de Wener Heisenberg, físico teórico, pionero de la mecánica cuántica y ganador del Premio Nobel en 1932.

Heisenberg es conocido por enunciar el principio de incertidumbre, que establece que no se pueden determinar con precisión ciertos pares de variables físicas, como la posición y el momento lineal de una partícula, por lo que es imposible predecir su trayectoria con absoluta certeza, pero sí se puede decir cuál es la probabilidad de que la partícula se encuentre en una región del espacio en un momento determinado.

¿Tiene esto relación con el tema central de Breaking Bad y la impredecibilidad de Walter White o es solo un homenaje a otro científico? Determínenlo ustedes.

La insignia de Heisenberg (el criminal, no el científico real) era su sombrero, pero la decisión de usarlo no fue muy planeada.

 

En una entrevista con la revista Esquire, la diseñadora de vestuario Kathleen Detoro contó que Cranton todo el tiempo le pedía que lo dejara usar un sombrero porque le daba mucho frío en la cabeza, pero Gilligan no estaba muy convencido (para él, Jesse era el que usaba gorros) pero un día cayó en cuenta de que sí podían usar un sombrero como símbolo del lado oscuro de Walter y el momento en el que se lo pone por primera vez es cuando realmente se transforma en Heisenberg.

6. TÉCNICAS PARA DEJAR DE SER WALTER WHITE/HEISENBERG

Breaking Bad es una excelente serie por razones como su guión original y estructuralmente perfecto y por el trabajo de directores innovadores, pero tal vez de lo que más habla la gente y lo primero que se nos viene a la cabeza cuando pensamos en la serie es en la actuación de Bryan Cranston como Walter White.

Sir Anthony Hopkins, uno de los mejores actores de la historia, alguna vez le dijo a Cranston: “Tu interpretación de Walter White es la mejor actuación que he visto –en mi vida”.

Interpretar a un personaje tan complejo era muy desgastante para Cranston, quien debía cargar con el peso y la oscuridad de Walter White. En la entrevista que mencioné con Esquire, el actor contó cuáles eran sus técnicas para salirse del personaje al final del día.

“Me enrrollaba una toalla húmeda en la cabeza calva y otra en la cara, me sentaba en el tráiler de maquillaje y dejaba que toda negatividad escapara”, contó Cranston. Su otra técnica era llamar a su esposa, quien estaba en California y hablar con ella. Después de haber pasado 14 horas siendo Walter, oírla hablando de su hogar y de su vida lo ayudaba a volver a ser Bryan.

 

7. JESSE PINKMAN Y HANK MUERTOS EN LA PRIMERA TEMPORADA

La relación más importante en Breaking Bad era la de Walter con Jesse Pinkman, su exestudiante, socio de negocios, hijo putativo y víctima más trágica. Sin Jesse, la serie no habría sido la misma; pero el plan original de Vince Gilligan era matar a Jesse en la primera temporada.

Pero después del segundo capítulo, según contó Gilligan en Reddit, él y los demás escritores sabían que tenían a alguien especial en sus manos y que terminar el trabajo de Aaron Paul tan temprano habría sido un error.

 

Como habían decidido quedarse con Jesse, Gilligan entonces pensó en la posibilidad de matar a Hank en el final de la primera temporada. El creador de la serie le dijo a Esquire: “¡Pensé que tenía que sacrificar a alguno de los personajes principales en la primera temporada porque eso es lo que las series arriesgadas hacen!”. Afortunadamente se calmó, dejó sus delirios de George R. R. Martin y dejó que Hank viviera para (SPOILER ALERT) tener una muerte que nos causó mucho impacto más adelante.

8. TUVIERON AYUDA DE LA DEA Y DE CIENTÍFICOS PARA HACER METANFETAMINA

Como esta era una serie en la que los personajes principales iban a hacer drogas, los creadores de la serie pensaron que era importante avisarle a la DEA (Administración para el Control de Drogas) y les preguntaron si les gustaría ser consultores para ayudarles a asegurarse de que estaban haciendo todo bien. Los químicos de la DEA y de varias universidades les ayudaron a entender cómo se hacía la famosa ‘crystal meth’.

 

La Dra. Donna Nelson, profesora de química en la Universidad de Oklahoma, explicó en una entrevista con Mental Floss que ella se aseguraba de que la ciencia de la serie estuviera bien pero no demasiado bien como para que la gente en sus casas se siente y diga “uy, yo como que me voy a poner a hacer metanfetamina también”.

9. LA AYUDA DE NETFLIX

Cuando la serie se estrenó hace 10 años, sus ratings no eran terribles pero tampoco eran algo del otro mundo.

 

Cada temporada siguiente veía un leve incremento en el ráting, hasta que en 2011, mientras filmaban la cuarta temporada, AMC hizo un trato con Netflix y subieron las tres primeras temporadas a la plataforma. Breaking Bad se convirtió en una de las primeras series que la gente consumió de la forma que ahora es ley: en maratones, sin dormir, viendo un capítulo tras otro en un fin de semana.

Fue así como muchos televidentes se adelantaron a la serie y esperaron el estreno de la cuarta temporada con ansiedad. Mientras la mayoría de series pierden televidentes a medida que avanzan las temporadas, Breaking Bad nunca dejó de crecer. La quinta y última temporada debutó ante 5.92 millones de televidentes (más del doble de la temporada anterior) y quince meses después, más de 10.3 millones de personas vieron el final en AMC.

Ahora, cinco años después del final, Breaking Bad sigue siendo una de las series que la gente más maratonea en Netflix y en muchos casos funciona como una especie de “droga de entrada”: te vuelves adicto a Breaking Bad y luego no paras de ver series.

10. PIZZA EN EL TECHO DE LA CASA DE LOS WHITE

A medida que la serie se hacía más popular, sus fanáticos buscaban camisetas con logos de Los Pollos Hermanos, dulces que parecieran metanfetamina azul, sombreros como el de Heisenberg y muchos incluso convirtieron la casa de Walter White y familia en Albuquerque en una atracción turística.

Cada año, los fanáticos de la serie van a 3828 Piermont Drive NE e intentan recrear la escena de la segunda temporada en la que Walter tira una pizza que cae en el techo. El problema es que los dueños están desesperados y cansados de limpiar.

 

En un capítulo del “Better Call Saul Insider Podcast”, Vince Gilligan les rogó a los fans de la serie que abandonen esta práctica: “No hay nada original, gracioso o cool en tirar una pizza en el techo de una señora vieja. Alguien más ya lo hizo, no eres el primero”.

¿Leer esto lo dejó nostálgico? Repita la serie y celebre el aniversario o si no tiene tanto tiempo, vea este mi video tributo favorito de las cinco temporadas de una serie que nos hizo llorar, emocionar, gritar, saltar en el sofá y decir “amo la televisión”.

Video tributo – The Ecstasy of Gold

Articulos Relacionados

  • Música nueva: Rosa Rosa
  • Playlist: las mejores canciones de Rihanna
  • Dos nuevos tráilers de Netflix
  • Calvin Klein deslumbró en la Semana de la Moda de Nueva York