James Redford: “la energía renovable es una ventaja militar”

Diners conversó con James Redford, hijo del actor y director Robert Redford, quien dirigió el documental Happening: A clean energy revolution, una defensa apasionada y optimista de la industria de las energías renovables.

Sus películas anteriores tienen que ver con temas más personales. ¿Cuál es su relación personal con este tema del medio ambiente?

Tengo dos compañías, una KPJR films, y la otra es The Redford Center. KPJR Films se enfoca en temas infantiles y de salud, así que lo veo como mi espacio para hacer documentales. The Redford Center se enfoca en temas ambientales. Lo fundé con mi papá, y él es un pionero en el movimiento ambientalista, es un vocero impresionante de temas ambientales, desde hace más de cicuenta años.

Yo crecí con ese tema, y pasé parte de mi infancia en Utah, tuve el privilegio de ver qué pasa cuando se cuida la naturaleza, y me preocupa mucho el tema. Por supuesto, no hay un tema ambiental más importante en este momento.

Cuéntenos un poco más sobre cómo la energía “limpia” puede generar empleo.

Me interesan todos los beneficios de la energía limpia. Es mejor para el medio ambiente, evita el cambio climático, pero más importante, y lo que debe unir a las comunidades, es que es un estimulante muy grande para la economía. Cuando empecé a investigar para hacer este documental había la mitad de empleos en el sector de la energía limpia que en el del petróleo y el gas. Hoy, dos años y medio después, hay más del doble de empleos en energías renovables. Este es un sector que está creciendo exponencialmente y que es bueno para el planeta, y esto es alguien que todo el mundo debe saber.

Con los molinos de viento, por ejemplo, se necesitan cientos de miles de ellos, y todos tienen que instalarse, mantenerse, y para esto se necesitan técnicos entrenados. Las estadísticas estadounidenses muestran que esta será la profesión con mayor crecimiento en todo el país en los próximos diez años. Lo mismo sucede con los páneles solares. La luz solar y el viento no se acaban. Así que se necesitan técnicos profesionales permanentemente.

Después de hacer este documental, ¿cuál es su visión para el futuro?

No me cabe duda de que la energía limpia será la nueva forma de energía que usaremos. Y algún día veremos hacia atrás y diremos “el siglo XX fue cuando usábamos combustibles fósiles, pero ya no los vamos a usar jamás”. Esto será en 15 a 20 años, y esa es una noticia excelente.

Esto es muy bueno para el medio ambiente, pero si únicamente dejamos que las fuerzas del mercado empujen la economía, sin darle un contexto político, podríamos perder una gran oportunidad para detener lo peor del cambio climático.

Creo que tenemos la tecnología y tenemos la economía para detener el cambio climático, solo necesitamos la voluntad política. Y si la gente ve esta película pueden entender esto y comprometerse más políticamente.

¿Qué le responde a la gente que niega el cambio climático?

Lo interesante es que la mayoría de la gente en Estados Unidos cree que el cambio climático es real, cuando les preguntas si es causado por manos humanas baja un poco el porcentaje pero sigue siendo la mayoría. Los radicales que dicen que no debemos creer para nada en el cambio climático son una minoría, pero tenemos a un presidente que tampoco cree en el cambio climático. Parece como si los estadounidenses fuéramos todos unos incrédulos del tema, pero ese no es el caso.

En segundo lugar, si uno es un escéptico del cambio climático, hay tantas otras razones para desear la energía limpia: es buena para el medio ambiente, pero también es buena para la salud de los niños.

¿Sabías que cada año más de un millón de niños estadounidenses se enferma por temas relacionados con los combustibles fósiles? Por las emisiones, la polución, los exhostos… así que si no crees en el cambio climático, deberías creer en las energías limpias.

¿Qué fue lo más sorprendente que encontró mientras estaba haciendo la investigación para esta película?

Lo que más me sorprendió es que hay muchísimo progreso en comunidades que están utilizando energías renovables en partes del país que jamás me habría imaginado. El ejército y la armada de los Estados Unidos, por ejemplo, tienen el 50% de energías renovables tanto en sus barcos como en la costa.

Es una ventaja militar para ellos no depender de generadores ruidosos de electricidad, no tener que usar caravanas larguísimas de camiones transportando petróleo que se convierten en objetivos para ataques, no depender de líneas de transmisión en postes que se arruinan cuando hay mal clima.

Además, ellos conocen de primera mano el crecimiento de los niveles del mar porque han visto los cambios en muchas de sus bases.

La otra sorpresa fue que la segunda ciudad en Estados Unidos que se convirtió 100% a la energía eólica es una ciudad en texas, justo en el centro de la zona petrolera, y el alcalde de esta ciudad es republicano. Él cambió la energía de su comunidad a 100% eólica únicamente porque es más barata.

Es muy sorprendente porque cuando piensas en militares o en republicanos te imaginas que estas serían las últimas personas del mundo en aceptar energías renovables, pero esto resultó no ser cierto.

¿Qué podemos hacer para que el cambio sea real?

En este momento creo que la energía eólica es lo suficientemente barata como para competir con el carbón y el gas, y creo que la energía solar es suficientemente barata para competir contra el carbón y el gas. El reto real es el almacenamiento.

¿Cómo almacenar la energía, si hay días en que el sol no brilla y el viento no corre? Si podemos almacenarla, podremos solucionar el problema definitivamente. En este momento hay gente que dice que siempre necesitaremos plantas nucleares o plantas de gas para suministrar energía todo el tiempo, porque las energías solar y eólica no siempre funcionan. Pero eso va a cambiar en los próximos cinco años.

Cuando empecé a investigar las energías renovables hace cuatro años todo estaba pasando muy rápidamente, los precios estaban cayendo rápidamente, los molinos y los páneles cada día eran mejores, y esta tendencia se ha mantenido.

Lo mismo va a pasar con las baterías. Hay compañías como Samsung, LG, Mercedes-Benz y Tesla que se están metiendo en el mercado de las baterías porque ven que es un negocio rentable. Así que en los próximos años, cuando tengamos claro cómo almacenar estas energías renovables, no habrá espacio para el gas y el carbón.

¿Cómo cree que evolucionará el negocio de las energías renovables ahora que Estados Unidos se salió del Acuerdo de París?

Muchas de las compañías de servicios públicos en Estados Unidos están invirtiendo en molinos y plantas de energía solar, y hay mucha inversión en el desarrollo de estas tecnologías. Los empresarios están dándose cuenta de que esta generación de energía puede darles mucho dinero.

Si fuera únicamente un mandato gubernamental, estaría preocupado. Pero la gente necesita un incentivo económico para hacer las cosas a gran escala. Esto está sucediendo ahora porque es rentable. Es una vergüenza que el gobierno, que provee 700mil millones de dólares en subsidios a la industria petrolera al año, con nuestros impuestos, no invierta en la energía renovable. La energía renovable no necesita tanto de nuestros impuestos, así que yo creo que con el tiempo las vamos a reemplazar.

El petróleo y el gas se tienen que sacar del suelo, la extracción cuesta, la manutención cuesta. El sol y el viento están ahí, solo se tienen que convertir en electricidad. Simplemente es una tecnología mejor, y el mercado la va a hacer más grande cada vez.

Pero sigo pensando que el gobierno debería acelerar este proceso, porque el cambio climático es una realidad y mientras más rápido se imponga la energía renovable, será mejor para todo el planeta.

Happening: A Clean Energy Revolution se puede ver por HBO y HBO Go. Consulte aquí la programación.

Articulos Relacionados

  • Galería: el lado cómico del reino animal
  • El álbum navideño de Sia
  • Ya está aquí el tráiler definitivo de Las Chicas del Cable
  • X: la película de Maluma