7 series que debieron terminar antes

Se estrena la sexta temporada de Homeland, una de esas series cuyos productores decidieron alargar hasta cuando la historia dejó de ser plausible.

Este lunes 16 de enero se estrena en Colombia la sexta temporada de Homeland. Ante esto, muchos nos preguntamos: “¿cómo así? ¿esa serie no se ha acabado?”. Para muchos, Homeland debió terminar al mismo tiempo que terminó la historia de Brody, o sea, hace tres temporadas. Los creadores de la serie, desafortunadamente, no pensaron así y continuaron con dos temporadas que no están a la altura de las anteriores. Así como le pasó a Homeland, las siguientes series no supieron cuándo terminar y alargaron sus historias hasta puntos desesperados.


LOS SIMPSONS

El mejor ejemplo de una serie que no se supo acabar cuando era es Los Simpson. El que alguna vez fue uno de los programas más influyentes y mejor escritos de la televisión ahora es una versión mediocre y vergonzosa de lo que era. Después de ocho temporadas de comedia perfecta, Los Simpson empezaron su declive y las siguientes veinte temporadas han sido cada una peor que la anterior. Por eso no creo ser la única persona que cuando ve que están dando Los Simpson en FOX, rogamos con susurros “que sea un capítulo viejo, que sea un capítulo viejo, por favor”.

Lea también: ¿Deben acabarse Los Simpsons?

THE OFFICE

Esta adaptación gringa de la serie británica que creó Ricky Gervais fue todo un éxito y catapultó a Steve Carrell a la fama. Pero sus dos últimas temporadas no son tan buenas como las anteriores. Muchos fanáticos opinan que el momento perfecto para terminar habría sido cuando Michael Scott, el personaje de Carrell, se fue al final de la séptima temporada.

E.R.

Al principio E.R. se sentía innovadora y fresca. Era muy buena. Su éxito se basaba en parte en la química que tenían George Clooney, Anthony Edwards, Noah Wyle y Juliana Margulies y en parte en las historias dramáticas creadas por el novelista Michael Crichton. Pero la E.R. de la primera temporada es una cosa muy diferente de la serie que terminó en su temporada 15. Clooney y compañía se habían ido ya hacía y rato, las historias empezaron a repetirse y los actores no tenían el encanto de los de antes. El mejor momento para terminar habría sido después de la muerte de Mark Greene en la octava temporada o después de que Carter se fue en la temporada 11.

TWO AND A HALF MEN

Cuando Charlie Sheen tuvo su crisis personal y renunció a la serie, Two and a Half Men perdió el encanto que le quedaba. El creador de la serie, Chuck Lorre, en un impulso egocéntrico y por no darle gusto a Sheen, decidió continuar sin la estrella del programa y contrató a Ashton Kutcher para reemplazarlo. De todas formas, así Charlie Sheen se hubiera quedado, la serie ya llevaba un par de temporadas en las que no era tan chistosa como antes y en las que las tramas cada vez eran más absurdas.

SUPERNATURAL

La batalla final entre el arcángel Miguel y Lucifer en la quinta temporada de Supernatural habría sido el final perfecto de la serie. Y eso es algo que no opino solo yo. Eric Kripke, el creador de Supernatural, pensó la historia de los hermanos Winchester para que durara solo cinco temporadas. Pero la salida de Kripke no fue motivo suficiente para que los productores de la serie la acabaran y por eso ahora va por la temporada número 12. Aunque sigue siendo divertido ver a Jensen Ackles y Jared Padalecki juntos y aunque de vez en cuando hay capítulos chéveres, las tramas de cada temporada después de la quinta han sido desde ridículas y malas hasta repetitivas.

THE O.C.

Me perdonarán las personas que solo ven series refinadas y galardonadas pero la primera temporada de The O.C. es perfección absoluta. La historia de cómo Ryan Atwood entra al mundo de Marissa, Summer y Seth Cohen era muy adictiva. La segunda temporada es soportable pero de ahí en adelante todo se salió de control hasta que la ridiculez máxima llegó con el accidente en el que murió Marissa. The O.C. es un ejemplo de lo que le pasa a una serie emocionante cuando los escritores no saben ya qué inventarse.

THE X FILES

Cualquier persona que estuvo viva en los 90 y tenía televisor vio al menos un capítulo de X-Files. Mulder y Scully, esta pareja de opuestos, tuvieron varias aventuras e investigaciones rarísimas que nos tenían a todos al borde del sofá o mordiendo un cojín de los nervios. Los problemas empezaron cuando el rating de la serie bajó después de la quinta temporada porque mudaron la producción de la gris Vancouver a la soleada Los Angeles y muchos televidentes decían que el ‘mood’ de la serie había cambiado. Después de eso, poco a poco David Duchovny empezó a alejarse de la serie y salió definitivamente en la séptima temporada. Ese habría sido el momento perfecto para terminar. Pero no. Los productores decidieron darle un nuevo compañero a Scully y el resultado fueron dos temporadas tediosas.

Articulos Relacionados

  • Vea las nuevas camisetas mundialistas con diseños ‘vintage’
  • Estas son las ciudades más amigables del mundo
  • Vea el tráiler de Phantom Thread, la película final de Daniel Day-Lewis
  • El arte está en todas partes: hasta en las fotos de paparazzi