Superlitio le apuesta a una nueva sonoridad

Voces femeninas y una búsqueda perfeccionista musical caracterizan el sonido de su más reciente álbum.

Superlitio cierra su nuevo disco, ‘Sultana: bailando en la revolución No. 2’ con una referencia literaria: ‘La Vorágine’, de la novela de Jose Eustasio Rivera en la que el hombre se enfrenta con la naturaleza. Sin embargo, lejos de la inspiración de figuras literarias, cuando los músicos de la agrupación la compusieron no estaban pensando en la selva amazónica y su crudeza, sino en una zona del lugar más refrescante de Cali, el Río Pance, un símbolo de la alegría de los vallunos. “Ese río es como el mar de los caleños. Nosotros somos como costeños sin playa”, dice Alejandro Lozano, guitarrista.

De nuevo y con elementos que nunca había utilizado en su carrera, la banda quería hacer un homenaje explícito a su tierra. Su séptimo álbum de estudio, ‘Sultana: Bailando en la revolución No.2’, es una exploración sonora de la niñez de sus integrantes y un viaje personal, hecho con la intención de no caer en los lugares comunes de la industria musical actual de composiciones de sencillos. Ellos, desde el principio, quisieron trabajar en un álbum completo que hablara por sí mismo de lo que significa ser caleños.

La intención fue grabar un disco sin afanes, sin la presión de sacar dos canciones exitosas para la radio y construir, paso a paso, una nueva historia. Esta vez, a diferencia del Nocturna (2014), encontraron diversas sonoridades para Cali y, por esto, esta placa discográfica daría continuidad a Sultana: Manual Psicodélico del Ritmo Vol 1., lanzado en 2011, con música que siguiera fusionando sus recuerdos de salsa y su gusto por el rock, aunque en la búsqueda de elementos novedosos y con el compromiso de ser perfeccionista.

Por primera vez, la agrupación decidió involucrar voces femeninas. “Habíamos sido de cierta manera sordos a poder incluir voces dulces y maximizar la música de Superlitio. Entonces decidimos usar coros y armonizaciones con lo que consideramos es el sabor femenino”, explica Alejandro. Para los coros, presentes en varios temas, llamaron a Lida Villamarín y Naki Zapata, reconocidas en la escena musical local, además de invitar a Catalina García de Monsieur Periné para cantar el tema ‘Desierto perfecto’, octavo corte del álbum. A ella se suma el dominicano Vicente García, que hace presencia en el tema ‘Camagüey’, primer lanzamiento del álbum.

Otra novedad fue la participación de Richard Blair como productor, el británico residente en Colombia, pionero de las fusiones electrónicas con músicas tradicionales nacionales y fundador de Sidestepper. Los integrantes de Superlitio dicen que Blair les aportó una visión de su propia música que ellos no lograban captar desde adentro y les brindó elementos esencialmente técnicos para lograr que se atrevieran a experimentar con cambios armónicos, ritmos más constantes y arreglos que potenciaran las composiciones.

Las letras también fueron compuestas meticulosamente, con el objetivo de brindar a los oyentes ‘buenas’ canciones para que las apropiaran en sus vidas. Todo, en un proceso de más de un año en el cual grabaron y regrabaron hasta lograr la satisfacción.

Lea también: las mejores canciones de superlitio

Las canciones del nuevo Sultana se complementan con paisajes sonoros, principalmente con elementos electrónicos que hacen transiciones entre tema y tema y evocan atmósferas de lo que los integrantes de Superlitio consideran esencial de la cultura del Valle del Cauca. Sonidos de aves combinados con programaciones, teclados e instrumentos se funden con capturas del ambiente y elementos especiales como la voz del escritor Andrés Caicedo, ícono de la cultura de su región.

El resultado es un recorrido de 15 canciones en las que se resaltan el trabajo cuidadoso de la producción y un sonido elaborado, que se aleja de la marcada tendencia del mercado actual, la del uso y el abuso del reguetón, género entendido por ellos como un concepto comercial y el fenómeno latino internacional del momento.

Para estos músicos caleños, el reguetón no es reguetón, es dembow, y lo han interpretado desde mucho antes. “La diferencia es el enfoque que tú le das y, realmente, toda la música es respetuosa si sabes para qué es. Si solamente es para bailar, con dos palabras y un ritmo básico lo tienes; y lograr que la gente se divierta requiere un feeling especial. Pero hay otra música que está cargada también de armonías y de letras, otra mirada hacia lo que es culturalmente la música y para lo que sirve”, explica Alejandro, quien quiere que Superlitio le llegue a ese público que también busca letras, composiciones y mensajes.

Este viernes 24 de noviembre será el debut de ‘Sultana: Bailando en la revolución No.2’ en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, que promete una puesta en escena con este sonido renovado, el que Superlitio propone en la celebración de los veinte años de su carrera.

Articulos Relacionados

  • Galería: el lado cómico del reino animal
  • El álbum navideño de Sia
  • Ya está aquí el tráiler definitivo de Las Chicas del Cable
  • X: la película de Maluma