David Gilmour en Pompeya: una experiencia única

El guitarrista de Pink Floyd regresó a Pompeya para tocar en un concierto épico. Dos mil salas de cine lo transmitirán de manera simultánea este 13 de septiembre.

En 1972 Pink Floyd editó un disco grabado en Pompeya, el antiguo anfiteatro romano que fue cubierto en cenizas tras la erupción del volcán Vesubio. La grabación, aunque rústica pues los equipos entonces no tenían retorno de sonido y fue hecha básicamente “a ojo”, se convirtió en un hito de la historia del rock.

Más de cuarenta años después, el guitarrista David Gilmour, a todas luces una deidad en la música contemporánea, se enfrentó a los dioses que más de dos mil años atrás arrasaron con la ciudad, y se convirtió en el primer artista en cantar en un concierto (con público) el antiguo coliseo.

Gilmour manifestó que ese lugar, que alguna vez fue un coliseo romano, es mágico y que no pensaba que las autoridades accedieran para que allí hiciera un concierto con público, además con un montaje que sobrepasó sus expectativas: “regresar y ver el escenario fue bastante abrumador… es un lugar de fantasmas, en un sentido amigable”, afirmó, no solo por los ciudadanos de Pompeya que fallecieron bajo las cenizas del volcán (y que siguen allí, impasibles ante el paso del tiempo), sino por el recuerdo de su amigo Richard Wright, tecladista de Pink Floyd, quien falleció en 2008.

El concierto, lejos de tener una audiencia multitudinaria debido a la infraestructura del lugar, quedó registrado en alta definición para los amantes de Gilmour y de Pink Floyd, su legendaria banda. Para asegurar la calidad de la grabación y que la sensación de ver a David Gilmour en Pompeya se pudiera reproducir en las salas de cine, el artista decidió trabajar con Marc Brickman en los efectos especiales, así como la pirotecnia utilizada durante su concierto y también con el director Gavin Elder, en un producto final que se podrá ver y escuchar en resolución 4K.

La experiencia de ver a Gilmour en la pantalla gigante es realmente sobrecogedora. La alta definición, el sonido y la misma energía que emana del guitarrista, quien a sus 71 años parece respirar rock and roll: la guitarra fluye sin esfuerzo. Como los músicos que lo acompañan, no podrá dejar de sonreír durante las casi dos horas que dura el espectáculo. No se lo pierda en las salas de Cine Colombia de Bogotá, Medellín, Cali, Bucaramanga, Manizales, Cartagena y Barranquilla.

Articulos Relacionados

  • Detrás de la portada: septiembre y nuestro gran especial de yoga
  • Galería: ¿Quiere convertirse en un personaje de Pixar?
  • El regreso, el dolor y la melancolía representados en desnudos artísticos
  • ¿Ya vio ‘La mujer que bota fuego’, el nuevo video de Manuel Medrano?