La movida latina de Rock al Parque 2017

Este año el festival trae algunas de las propuestas alternativas más reconocidas de México y Argentina.

La música alternativa siempre ha estado presente en Rock al Parque. Desde hace más de veinte años, hay un público asiduo en búsqueda de los nuevos sonidos de Iberoamérica, esos espectadores que nunca han ido al festival motivados por sus reconocidas jornadas de metal, sino por la diversidad y el colorido de los múltiples géneros musicales que allí siempre han sonado.

Rock al Parque fue reconocido, al menos en su primera década, por ser la vitrina para la movida latinoamericana que no tenía espacios en las estructuras corporativas musicales tradicionales. En esa época no existían las plataformas de internet que hay hoy día, ni la cantidad de medios alternativos dedicados a explorar lo que no clasifica en la masiva industria del entretenimiento.

Por allí pasaron antes de ser estrellas internacionales artistas como los mexicanos Julieta Venegas en 1999, la argentina Miranda! en 2005 -un fenómeno pop en su país-, Zoé en 2006 y Vetusta Morla, la banda más importante de España en la actualidad, que estuvo en el cierre del festival en 2015. También se han presentado prácticamente todas las leyendas del continente, como Charly García, Andrés Calamaro, Luis Alberto Spinetta o Café Tacvba y agrupaciones de amplia trayectoria como Kinky, Los Amigos Invisibles o No Te Va Gustar.

Aunque en sus ediciones más recientes, Rock al Parque empezó a mostrar propuestas innovadoras de países más lejanos y se disminuyó la oferta musical latina, la edición 2017 recupera esa tradición de traer bandas poco reconocidas por el público masivo en Colombia, pero que sí gozan de excelente reputación en sus países.

Entre esas agrupaciones destacadas están Titán de México y Los Espíritus de Argentina, además de otras de originales propuestas como Los Crema Paraíso de Venezuela, Cómo asesinar Felipes de Chile o Tulipa Ruiz, quien será la primera artista de Brasil de sus características en participar en el festival.

Un vistazo a los más destacados

En el caso de Titán, mientras el grunge estaba de moda en el continente en los años 90, algunos músicos exploraban otras corrientes sonoras en el mundo. Pionero de la electrónica en México y con tan solo cuatro producciones discográficas en 20 años, este grupo ha logrado el reconocimiento en su país e internacionalmente.

“Lo interesante de Titán es que empezaron a usar sintetizadores, sin dejar a un lado el pop-rock ni la onda de su cultura mexicana, algo muy común hoy pero completamente innovador en su momento”, explica Emilio Barriga, artista sonoro bogotano. “Es muy significativo que en su más reciente álbum haya participado Gary Numan, una leyenda de la electrónica mundial”, complementa.

No obstante, la puesta en escena de Titán no solo muestra las destrezas de sus integrantes con los sintetizadores. Se trata de un espectáculo en el que Jay de la Cueva (Molotov, Fobia, Moderatto) se luce como multi instrumentista, con la compañía de sus colegas Emilio Acevedo y Julián Lede (Silverio), quienes logran generar una atmósfera intensa que sorprenderá a quienes vean al grupo por primera vez.

Lejos de la electrónica y geográficamente desde el otro extremo de América Latina, Argentina hará presencia con cuatro agrupaciones, dos de ellas de larga trayectoria. Por un lado, luego de múltiples conciertos en Colombia, por primera vez el clásico del punk ‘2 minutos’ estará en el Parque Metropolitano Simón Bolívar en su trigésimo aniversario y también pisarán por primera vez la tarima de Rock al Parque ‘Los Caligaris’, la cuota de ska y circo para este festival. En el marco de la celebración de sus veinte años de carrera, ofrecerán un espectáculo en tarima que evoca la energía en el público que solo logran con trompetas y humor agrupaciones con presentaciones del estilo de las de Los Auténticos Decadentes o Panteón Rococó.

La tercera agrupación es Sig Ragga, que rescata el reggae con un particular sonido experimental y la cuarta es tal vez una de las apuestas más novedosas del cartel internacional, si se tiene en cuenta que de la nueva movida Argentina no se sabe mucho en los últimos años. Salvo la presentación de Juana Molina en Rock al Parque 2014 o El mató un policía motorizado en los festivales Estereo Picnic y Hermoso Ruido, los oídos colombianos no han vuelto a escuchar sonidos diferentes a los clásicos del país austral.

Con Los Espíritus, los seguidores del rock argentino tendrán la oportunidad de escuchar la música actual de ese país. “Me parece uno de los mejores grupos de la Argentina. Es difícil especificar a qué escena pertenecen, porque forman parte de una camada de bandas y solistas que se aglutinan más por el modo de hacer las cosas de manera independiente, que por corrientes estéticas”, explica Humphrey Inzillo, periodista musical argentino. Conformada por Maxi Prietto, Santi Moraes, Miguel Mactas, Pipe Correa y Fer Barrey, la agrupación suena un poco a blues, a psicodelia y a América Latina.

Los sonidos alternativos

Desde el sur, también viajarán a Bogotá los chilenos de Cómo asesinar a Felipes, una agrupación apta para los seguidores de los proyectos alternativos de Mike Patton. Unos músicos que desafían las estructuras musicales tradicionales rockeras y pasan por el rock y el jazz, con un elemento de hip hop en las vocales, que se convierte en tarima en un acto versátil y dinámico. De hecho, la banda hace parte del catálogo del sello discográfico de Billy Gould, bajista de Faith no more.

Del hermano país de Venezuela vienen Los Crema Paraíso, con un rostro conocido para los colombianos. Se trata del talentoso Jose Luis Pardo (Cheo), exintegrante de Los Amigos Invisibles quien, junto a Bam Bam Rodríguez y Neil Ochoa, logra una mezcla de música tradicional venezolana con jazz, con una propuesta estética para los espectadores en búsqueda de lo latino alternativo.

Por esa misma línea, de sonidos latinos menos rockeros y más cercanos al pop está la brasileña Tulipa Ruiz, quien viene de uno de los países que menos representación ha tenido en el festival a lo largo de su historia. Ilustradora, periodista y compositora, dará una muestra de la música contemporánea de su país.

A estos artistas destacados en su tierra se suma una propuesta peruana que ya estuvo en el Estéreo Picnic y ha hecho colaboraciones con varios artistas colombianos como Superlitio y Telebit. Se trata de Kanaku y el Tigre, que usa en sus canciones instrumentos andinos y logra en sus composiciones un sonido folk con una identidad muy particular, algo psicodélica.

Son un total de nueve propuestas de América Latina, que logran juntas ser una vitrina para probar una muestra en vivo de los que suena actualmente en el continente para los asistentes a Rock al Parque que tienen como tradición asistir al festival para gozar de una oportunidad única de ver bandas que no verían fácilmente en ningún otro espacio musical del país.

Articulos Relacionados

  • Calvin Klein deslumbró en la Semana de la Moda de Nueva York
  • Las 5 peores películas basadas en videojuegos
  • Rock, Vallenato, y Plancha: el playlist de Maía
  • Galería: Estos son los ganadores del Wildlife Photographer of the Year 2018