George Michael dejó un vacío enorme en el mundo del pop

georgemichael_800x669

George Michael fue mucho más que un cantante de pop ochentero, y su muerte deja un hueco imposible de llenar.

Llevo más de una hora frente a una pantalla en blanco. “¿Debo escribir un perfil escueto?”, me pregunto. “¿Una lamentación de cómo este año se llevó a algunos de los personajes más influyentes, interesantes y, sobre todo, queridos, de la cultura popular del siglo XX y lo que va del XXI”?

Lo único que puedo pensar es “Maldita sea, se murió George Michael”, buscar sus videos en YouTube, y, cada tanto, escurrir una lágrima por “Georgie”.

El cantante, que nació en el seno de una familia chipriota inmigrante en Inglaterra en 1963, y cuyo nombre de pila era Georgios Kyriacos Panayiotu (su ‘look’ no podía ser más griego), saltó al estrellato como la mitad del dúo Wham! en 1982. Junto a Andrew Ridgeley, y apenas con 19 años, se convirtió en uno de los cantantes más influyentes de la época. De ahí nos quedaron canciones como Wake me up before you go-go, el himno de la cursilería Careless Whisper (que Michael también lanzó como sencillo en solitario en 1984, y que además compuso cuando apenas contaba la tierna edad de 17 años), y Last Christmas.

Wham! fue el primer grupo de música occidental que se presentó en la República Popular China, y su equipo de producción pasó 18 meses trabajando en las negociaciones con el gobierno chino, que los consideraba “banales y cochinos”, cuenta la revista Time.

Cuando lanzó Faith, su álbum debut en 1987, George Michael se posicionó en el firmamento de la música pop llegando incluso a vender más discos que Madonna y Michael Jackson. La revista Rolling Stone escribió entonces: “Con solo 24 años, tres años menos que Prince y cinco menos que Michael Jackson, está vendiendo más que ambos. Es ridículamente famoso; tiene más dinero del que pueda gastar. Y sin embargo, durante la mayor parte de su breve carrera, tiene prácticamente cero credibilidad artística”.

El álbum pasó 51 semanas en el top 10 de Billboard y vendió más de 10 millones de copias. En la entrega de los premios Grammy de 1989, recibió el máximo galardón: Álbum del Año.

De ahí en adelante el mundo se tendió a los pies de George Michael. Las colaboraciones con personajes de la talla de Elton John y Queen durante los años noventa, por ejemplo, o los covers de clásicos como As de Stevie Wonder y Roxanne de The Police, son tan clásicos como sus propias canciones. Y, por supuesto, el vídeo de 1990 Freedom 90, en el que hizo estallar la rockola de Faith y protagonizaron las “Supermodelos Originales”, Christy Turlington, Cindy Crawford, Linda Evangelista y Naomi Campbell, capturó como nada el espíritu de la nueva década.

Sin embargo, lo más interesante de George Michael es la forma tan valiente como vivió su vida. Se ve desde la letra de Freedom 90, en la que sutilmente salió del clóset al anunciar que en adelante sería fiel a sí mismo sin jugar el juego de los medios y la industria que esperaban se comportara como un “tumbalocas”.

But, today, the way I play the game is not the same;
No way.
Think I’m gonna get myself happy.
I think there’s something you should know.
I think it’s time I told you so.
There’s something deep inside of me.
There’s someone else I’ve got to be.
Take back your picture in a frame.
Take back your singing in the rain.
I just hope you understand.
Sometimes the clothes do not make the man.

“Pero hoy, la forma como juego no es la misma
Para nada.
Creo que me voy a hacer feliz a mí mismo,
Es hora de decírtelo
Hay algo en lo profundo de mi,
Hay alguien más que debo ser
Llévate el retrato enmarcado,
Llévate tus canciones bajo la lluvia,
Ojalá entiendas
Que a veces el atuendo no hace al hombre”.

Aunque la homosexualidad de Michael no fue nunca un secreto, el escándalo que protagonizó en 1998 cuando fue arrestado en un baño público de Los Ángeles afectó su imagen pública, especialmente en Estados Unidos. La respuesta del cantante fue ‘Outside’, una canción que se burlaba del incidente al mismo tiempo que reconocía de frente la orientación sexual del cantante. Nunca antes una estrella del pop había enfrentado con tanta gracia este tipo de escándalos, especialmente si se tiene en cuenta que en Hollywood, aún hoy, las celebridades enfrentan todo tipo de escarnios sobre su orientación sexual.

Su trabajo a favor de la comunidad LGBT y su activismo por los enfermos de SIDA, enfermedad que se llevó a su pareja, y sus actos de discreta generosidad que han aparecido en las redes sociales desde que se anunció su muerte, demuestran que fue un personaje mucho más complejo que su música, mucho más interesante que el saxofón de Careless Whisper, y mucho más importante de lo que el mundo quiso creer. Lo extrañaremos.

¿Cuál es su canción favorita de George Michael? Cuéntenos en el espacio de comentarios.

Articulos Relacionados

  • Vea las diez fotos más impactantes del universo
  • El playlist de Fanny Lu
  • Dos campañas interesantes para fomentar la lectura
  • Detrás de cámaras con Juanes y Fuego