La Serie Oro Davivienda es parte fundamental del Cartagena Festival Internacional de Música, pues es un espacio no sólo para algunos de los conciertos más esperados del festival sino para reveladoras conversaciones en torno a la música.

LOS CONCIERTOS

En esta X edición la Serie Oro Davivienda programó 8 conciertos y tres conversaciones. Cuatro de los conciertos estuvieron a cargo del director italiano Rinaldo Alessandrini, toda una autoridad en el barroco italiano. Él estuvo al frente de la Orquesta Filarmónica Juvenil de Cámara, el Coro Filarmónico Juvenil y miembros y solistas vocales del conjunto Concerto Italiano en un repertorio de música sacra del barroco europeo y americano que muestra cómo se vivió la religión desde la música en América en el siglo XVII, en diálogo con obras de Antonio Vivaldi. Compositores italianos activos en América como Domenico Zipoli, Roque Ceruti e Ignacio de Jerusalem y Stella que son raramente interpretados, pudieron ser escuchados. Resulta interesante indagar en la labor de estos compositores en América. Esto es lo que dice Alessandrini:

Para la Orquesta Filarmónica Juvenil de Cámara y el Coro trabajar con Alessandrini y con los solistas del Concerto Italiano significa un encuentro de aprendizaje muy importante.

Es la tercera vez que el maestro Alessandrini participa en el Festival y gracias a ese vínculo percibe que en su décima edición se ha consolidado y se ha ganado un lugar importante no solo en Colombia sino también en algunos circuitos internacionales. Considera esto algo en verdad positivo pues estamos en un tiempo en el que desafortunadamente en todo el mundo lo que son valores culturales están perdiendo importancia.

Cuatro conciertos más de la Serie Oro Davivienda son una prueba de la diversidad de repertorios que abarca el festival. Uno de ellos, Cachuas y bailes del Códice de Trujillo, que ya hemos reseñado, estuvo a cargo de Jordi Savall. La violonchelista Inbal Segev y el guitarrista Jason Vieaux ofrecieron un recital en esa combinación poco habitual con transcripciones de obras españolas y americanas. Segev, israelí-americana se ha consagrado en el repertorio clásico como en el contemporáneo con obras que han sido compuestas especialmente para ella. El norteamericanos Jason Vieaux ganó en 2015 el Premio Grammy a la mejor grabación de solista instrumental. Los dos intérpretes además dedicarán parte de su tiempo a dictar clases magistrales. También hubo espacio para la serie del nuevo mundo que este año nuevamente contó con Rodolfo Mederos, uno de los más reconocidos bandoneonistas del mundo. Junto al cuarteto colombiano Q-Arte ofreció en el Centro de Convenciones obras del repertorio que domina: Piazzolla, Cobián y una obra de su propia autoría. Finalmente se presentó el pianista cubano Mauricio Vallina quien se ha especializado en el repertorio de España y Cuba, cómo lo demostró en su recital. De esta manera se expuso una vez más la relación musical entre Europa y América.

LAS CONVERSACIONES

Las conversaciones son uno de los espacios preferidos del público. Saber lo que piensan los artistas, cómo son sus vidas, cómo conciben su propio arte en el mundo de hoy siempre permite entender otra dimensión de la música. La primera conversación tuvo dos partes. En la primera Fidel Cano conversó con Julia Salvi, presidenta de la fundación Salvi, sobre la historia del festival, sus comienzos, las dificultades que ha tenido que enfrentar, las satisfacciones que ha traído y lo que se espera en el futuro.

En la segunda parte el escritor Pablo Montoya moderó un interesante diálogo entre Jordi Savall y Rinaldo Alessandrini sobre diversos temas que surgieron del tema del festival y su participación en él. Por ejemplo, esto es lo que Jordi Savall piensa sobre el arte y la religión.

En la segunda conversación se abordó el tema de la música e integración social con el propósito de entender el apoyo a las artes como una inversión social. El tema ha sido un derrotero para el Festival desde sus comienzos. En diez ediciones son muchas las personas e incluso familias que se han beneficiado de conciertos en los barrios y en poblaciones de Bolívar, de talleres de luthería, de clases magistrales y otros programas.

Queda pendiente aún la conversación que Ivan Benavides sostendrá con dos grandes intérpretes: el violinista ruso Máximo Vengerov y el bandoneonista argentino Rodolfo Mederos. Será un encuentro del nuevo y el viejo mundo que cerrará la Serie Oro por este año.

Articulos Relacionados

  • Una artista coreana fabrica cámaras vintage con papel
  • El artista que convierte los dibujos de sus hijos en obras de arte
  • Playlist para recibir el eclipse solar
  • Galería: así fue la restauración del Museo Colonial de Bogotá