La bipolaridad y los maremotos de Catalina Gallo

Diners entrevistó a la periodista Catalina Gallo, quien expuso su relación con el trastorno bipolar en un libro reciente publicado por Editorial Planeta.

El libro es un relato experiencial en el cual la periodista va contando cómo llegó a ser diagnosticada con este trastorno químico y como pasó a aceptar esa realidad, a investigar sobre esa condición, y cómo ella y su familia afrontaron la situación.

Es una serie de eventos y de días que va relatando poco a poco y mezclado con apartes de su diario, una oscilación de sentimientos que se generan en su interior se ven expuestos en este libro de manera muy generosa.

Los seis capítulos del libro están relacionados en la medida en la que ella va descubriendo, comprendiendo su enfermedad y recomponiendo su espíritu, de la mano de su editor Andrés Grillo.

A Catalina Gallo la bipolaridad le fue diagnosticada después de los 30, al sentir muy notorios sus subes y bajas, pasó de los ataques de pánico a una depresión profunda y posteriormente fue diagonisticada.

En Colombia, este libro es un paso más para ir construyendo un buen derrotero de esta clase de temas siquiátricos que por años en el mundo han sido tabú. En el libro hay una frase de la autora que revela una realidad social “por muy evidente que sea la locura, a veces no la bautizan” y Catalina en su caso agradece haber sido diagonosticada. Siempre deja claro que sus comportamientos “extraños” son síntomas de esta enfermedad y no ella en sí misma.

Después de la lectura que recomendamos si le gustan estos temas siquiatricos, si quiere aprender de otras realidades y si le gustan las crónicas autobiográficas, tuvimos una pequeña entrevista con la autora. Aquí sus respuestas.

¿Qué cosas buenas (para Catalina) han pasado después de escribir y publicar este libro?

CG: Han pasado cosas maravillosas. Me han contactado personas para darme las gracias por escribir el libro, porque les ha sido útil, porque han entendido que no son culpables de la enfermedad, porque han comprendido mejor lo que les sucede. También me han felicitado por ser valiente y atreverme a poner el tema sobre la mesa. Realmente me ha tocado el alma saber que he podido ayudar a otros. Por mi parte, me he sentido liberada.

El diario data de hace unos años ¿cuánto tardó este libro en procesarse?¿Cómo fue el proceso de edición?

CG: El diario comencé a hacerlo como una terapia, para entenderme y descifrar cómo operada la enfermedad en mí. Con el tiempo pensé que tal vez sería útil para otras personas y a finales del año pasado le mostré un borrador de un posible libro a Andrés Grillo, editor de Planeta.

Él consideró que había material para hacer un libro. Comencé entonces a darle un contexto al diario, a darle una continuidad a la historia, entrevisté a siquiatras que me había tratado para confirma conceptos médicos y aclarar dudas al respecto.

Organicé la información, escribí todo, se lo pasé nuevamente el editor, él hizo unas correcciones, yo volví a hacer unos cambios mínimos y así quedó finalizado.

En otras culturas, cuando la gente experimenta en su mente otras realidades los llaman iluminados o muchas veces a ese personaje que tiene otra percepciones termina siendo un chamán, o un Taita, más allá del estigma occidental por las ¨enfermedades mentales¨. ¿Qué piensa de esto, es algo parecido a lo que le atraía del libro El don Bipolar?

CG: No, para nada. El libro que usted menciona lo leí porque quería aprender más sobre mi enfermedad y me sirvió para entender que uno puede oscilar y aceptar esa oscilación, pero nunca he pensado que esta enfermedad esconda un don, como tampoco creo que uno reciba revelaciones o cosas por el estilo.

Creo que quienes dicen tener en su mente otras realidades como los chamanes no tienen enfermedades mentales como sí lo es el trastorno bipolar, el cual se produce por un desbalance químico en el cerebro, entre otros factores.

Los iluminados, como usted los llama, no pierden la razón ni se desligan de la realidad, tampoco entran en depresión. De hecho durante muchos año se pensó todo lo contrario respecto a las enfermedades mentales, que eran una obra del diablo y a los pacientes se les maltrató y estigmatizó.

En estos tiempos en que las enfermedades mentales intentan salir a la luz y desarmar el estigma, ¿siente que este libro da un paso más hacia esa desmitificación, al menos en Colombia?

CG: Sí, totalmente, esa fue una de las razones por las cuales decidí publicar el libro, porque creo que el estigma social es muy fuerte y es necesario crear espacios para hablar de la enfermedad mental sin miedos, sin culpas y sin juicios. Yo quería aportar aunque fuera un poco a este cambio.

Articulos Relacionados

  • Galería: el lado cómico del reino animal
  • El álbum navideño de Sia
  • Ya está aquí el tráiler definitivo de Las Chicas del Cable
  • X: la película de Maluma