Joanna Haussman, comedia con sabor latinoamericano

La ganadora a mejor comediante y creadora de contenido de 2016 en los Premios Tecla, de Estados Unidos, conversó con Diners sobre su particular estilo de comedia y por qué, aunque su medio es Youtube, no se considera youtuber.

“¿Quién soy?”. La pregunta que con cierta dosis de existencialismo e incertidumbre nos hacemos alguna vez en nuestra vida, se la repite desde hace 5 años Joanna Hausmann. La respuesta no puede ser tan sencilla como que es escritora, actriz y comediante. Nació en Inglaterra pero no tiene costumbres inglesas, “ni de vaina me tomo un té como algo del día a día, no me gusta”, afirma irrebatible. Su familia es de Venezuela y de tradición judía, sin embargo, ella es ciudadana estadounidense y atea. Joanna es el resultado de una combinación entre viajes, idiomas, culturas, países, y trata de explicarlo en su serie Joanna Rants, que creó luego de su paso por FLAMA, una plataforma digital de comedia en inglés, y desarrollada por Univisión para el público latino que vive en Estados Unidos.

“Mamá: ¿Por qué publicaste el video?”

En el primer video de su canal de YouTube, Joanna Hausmann cuenta, sin querer, quién era antes de elegir la comedia como su profesión, antes de ser la ganadora de dos premios Tecla como mejor comediante y mejor creadora de contenido. “Te voy a ser honesta, no sabía que ese video estaba público. Déjame lo empiezo a borrar ya mismo”, dice impaciente. Lo publicó en 2007 y es un recopilado de los bloopers que ella y una amiga cometieron mientras intentaban grabarse para una clase. “En verdad estábamos tratando de hacer una tarea de economía y no nos salía bien. En el colegio yo era la payasa. Siempre que tenía que hacer un video lo volvía cómico, la parte de los bloopers era más larga que el video que teníamos que entregar”, recuerda.

Lo que comenzó como una forma entretenida de hacer trabajos poco emocionantes, se volvió una elección de vida. Joanna hizo stand up comedy en distintos teatros y escenarios de Chicago y Nueva York con una línea editorial distinta a la actual. “Si me hubieras visto sobre los escenarios hace unos años no pensarías que yo era latina, me veía como una comediante americana”, reconoce.

Estudió teatro, literatura e historia en la universidad de Tufts y luego comedia. En una de sus presentaciones, en 2012, decidió hablar sobre su mamá. Creyó que era un buen tema porque representaba su propia identidad, además “los mejores comediantes hablan desde lo más personal, lo más auténtico”, puntualiza. El show salió como lo esperaba, el resultado fue un sonoro aplauso y todo parecía bajo control, hasta que su mamá publicó, sin decirle, el video de su show. Aunque el reproche no se hizo esperar, “estaba a punto de matarla”, el video llegó a los ojos del equipo de Flama, un proyecto que comenzó a funcionar con Joanna abordo, al año siguiente.

¿De qué habla Joanna Hausmann?

Sí, ya quedó claro que habla de ella, que busca de explicarse, definirse, pero no se trata de un ejercicio ególatra o vanidoso. Para entenderse, Joanna explora y profundiza sobre su entorno, desde los entramados políticos más difíciles de exponer con humor sin perder seriedad, como la crisis venezolana, “vengo de una familia politizada y no es fácil desprenderse de eso. He hablado acerca de cómo Trump se parece a Hugo Chávez y he usado mi plataforma para contar las razones por las que Venezuela es un desastre”, hasta la ligereza con que se burla del acento y las palabras de los chilenos. “¡Oye, pero si yo no me burlo de ellos! O bueno, sí, pero de una manera en la que más bien los estoy celebrando, no estoy diciendo Chile es lo peor, digo: ¡Chile es muy raro, mira sus excentricidades!”.

Su estilo lo forjó a partir de varios sucesos. Primero, hablar de su mamá, que la condujo a hablar de su cotidianidad como línea conductora. Segundo, cuando contaba anécdotas como por ejemplo, cuán larga es la canción del cumpleaños en Venezuela (una especie de mosaico musical casi interminable), veía que ese tipo de temas tenían un impacto real que terminaba en risas incontrolables. Finalmente, tomó como referencia el humor de The Office, la serie de comedia estadounidense, porque allí, considera, hay un humor de situación real, donde se siente el rol de cada personaje.

Sin embargo, el punto de reflexión más alto llegó luego de presentar audiciones para papeles de personajes latinos y escribir algunos guiones sobre una familia latina. “Por mi apellido la gente pensaba que era de otro país y no de Latinoamérica. Me llamaban a preguntarme por qué quería interpretar esos papeles, por ejemplo, de Voces Diversas (un programa de escritura de guiones para impulsar, entre otros, el talento hispanoamericano en Estados Unidos) llamaron para asegurarse de que yo era latina. Ahí me di cuenta de que tengo una responsabilidad para representarme no solamente a mí, sino a una población de gente que no se siente identificada con estereotipos latinoamericanos”, afirma.

Latinos: unidos y separados por el idioma

Empaque maletas y desempaque. Repita hasta acostumbrarse. Esa ha sido la fórmula de Joanna durante toda su vida. Se considera un pez que no nada siempre en la misma agua, y en el ejercicio de ese cambio de corrientes, se ha esforzado en captar los detalles de su entorno para concentrar su atención en puntualmente uno: el idioma. “A través de él reconoces la idiosincrasia de nuestras culturas. Por ejemplo, no hay nada que me haga sentir más especial que darme cuenta que el único país que utiliza la palabra “cambur” para banano, es Venezuela… Todos menos Brasil, hablamos un mismo idioma y a veces no nos entendemos. Las cosas que no tenemos en común se pueden celebrar”.

Aunque su plataforma de trabajo es Youtube, Hausmann no se considera youtuber. Opina que el concepto es más generacional, además, analiza que un youtuber, en la mayoría de los casos, crea él solo su propio contenido. Ella, aunque escribe los guiones de sus videos, en los que puede tardar entre una y cinco horas, tiene un equipo de trabajo amplio, con editor, diseñador gráfico y director abordo, por eso, cuando sus seguidores le piden que haga video-blogs en el celular, historias cortas, dice que no, no es su estilo.

Sus videos son frescos, rápidos y los bloopers le dan un sello propio. En su canal de YouTube tiene más de 100 mil seguidores y recientemente terminó el rodaje de Bill Nye Saves the World, una serie de Netflix de la que también hace parte. Aunque su faceta de trabajo es irremediablemente cómica, y su principal insumo de trabajo es la risa, no todo el camino ha resultado tan divertido. Así como las felicitaciones y los elogios aparecieron con la fama, las críticas lascivas no han pasado desapercibidas, ¿cómo lidia con eso? “Todavía estoy averiguándolo”, responde. “Una de las razones por las que soy artista es porque soy muy supremamente sensible. Me pongo a llorar con una propaganda de compotas para bebés. No es fácil tener el coraje para publicar algo sabiendo que te van a entrar comentarios de gente que te odia.

Me he acostumbrado al rechazo, de que no me dan un papel, de que no me aceptan un script, que no le dan a mi show otra oportunidad, es constante y complicado, pero el rechazo que recibes por lo que eres, es súper difícil, no voy a fingir que no es verdad. La manera en que lo combato es estando con mi familia, mis amigos, con la gente que de verdad me quiere. Me refugio en el amor”.

Para definir a Joanna Hausmann no solo hay que repasar de dónde viene, qué ha hecho y para dónde va. Durante estos años ella se ha tratado de entender a partir de lo que lee, conoce, siente y piensa, y por ahora la definición más cercana para sí misma es:

-Hyphen, ¿cómo es que se dice en español? Es en este momento donde me doy cuenta lo gringa que soy…
-¿Guión?
-Sí, exactamente eso, soy un guión, o mejor, un montón de guiones en una persona, soy comediante, venezolana, ciudadana americana, escritora, atea con tradición judía. Creo que con la globalización todos nos hemos vuelto más y más un montón de guiones, y lo que yo quiero hacer es que todo el mundo se sienta cómodo agregándole más guiones a su identidad.

Articulos Relacionados

  • Galería: el lado cómico del reino animal
  • El álbum navideño de Sia
  • Ya está aquí el tráiler definitivo de Las Chicas del Cable
  • X: la película de Maluma