Crónicas de la música romántica: así va el Festival de Música de Cartagena 2017

La orquesta Les Siécles y el pianista francés Jean-Efflam Bavouzet han sido los protagonistas en los primeros días del Cartagena XI Festival Internacional de música. Informe especial de Carolina Conti.

La orquesta, dirigida por su fundador el maestro François-Xavier Roth ha mostrado la riqueza de la música francesa no solo de los principales compositores que vivieron a finales del siglo XIX y comienzos del XX, de acuerdo al tema del festival en esta ocasión, sino que ha creado un contexto histórico a través de la interpretación de obras del compositor barroco Jean Philippe Rameau y de compositores de estética más romántica como Bizet, Massenet, Chabrier o Chausson. La interpretación del Concierto para piano en sol de Maurice Ravel con el pianista Jean Efflam Bavouzet fue uno de los momentos más emocionantes del concierto inaugural. El solista y el ensamble crearon la atmósfera perfecta para esta obra enérgica, con maravillosos momentos líricos y sugerencias al jazz de la época.

La variedad de la música francesa, en la que con frecuencia encontramos obras que borran los límites de los géneros, se pudo apreciar en el concierto titulado Satie y el café chantant, una especie de Café concert con reminiscencias a La Belle Époque con canciones de Erik Satie, Reynaldo Hahn y Francis Poulenc en torno a temas muy cercanos a la cotidianidad (muchas veces cómicos como puede ser una visita al médico en una canción de Satie). Momentos de operetas de Oscar Strauss, Georges Bizet, Leo Dèlibes y Jacques Offenbach complementaron el programa perfectamente en el que fue fundamental la presencia escénica y la versatilidad vocal de la soprano Jenny Daviet, que estuvo acompañada con complicidad por Alphonse Cemin en el piano.

El compositor francés Claude Debussy (1862-1918) es una figura central en la música y su obra ha estado presente en Cartagena. De su obra orquestal ya se ha podido escuchar el Preludio a la siesta de un fauno, basado en un poema de Stephan Mallarmé que en su momento significó el punto de partida del modernismo, y la Primera suite, obra de juventud de Debussy que estuvo perdida por muchos años y que fue rescatada en 2012. Esta suite fue interpretada en Cartagena en estreno absoluto para el continente americano.

El repertorio para piano de Debussy es fundamental en su producción y en la historia del repertorio para el instrumento. La Serie Oro Davivienda inició con un recital dedicado enteramente a estas piezas en la interpretación de Bavouzet. El pianista, profundo conocedor de este repertorio, dio al público algunas claves para disfrutar aún más de estas piezas cargadas de imágenes, atmósferas y sensaciones como se hace evidente en títulos como Claro de luna, La niña de los cabellos de lino, La catedral sumergida o Lo que ha visto el viento del oeste y que en Cartagena tienen el ambiente ideal.

Después de ese evocativo recital en la mañana, el público de Cartagena pudo acercarse al repertorio de cámara del compositor francés en horas de la tarde cuando el Quator Voce interpretó su único cuarteto de cuerdas que hoy sigue sorprendiendo por su inesperada sonoridad. También se pudo escuchar la Sonata para flauta, viola y arpa, en interpretación de Juliette Hurel, Guillaume Becker y Emmanuel Ceysson, primera obra escrita para esa poco usual combinación de instrumentos. Una manera de indagar más profundamente en la obra Debussy, lo que ocurrirá también con la fascinante música de Maurice Ravel.

Articulos Relacionados

  • Vea a Los Makenzy en la Terraza Diners
  • Detrás de los Abrazos de Maripaz Jaramillo
  • Vea a Seis Peatones en la Terraza Diners
  • Así se vivió la Terraza Diners con Estéreo Picnic 2017