De regreso a Borgoña: la película para los amantes del vino

Un viaje a la Borgoña francesa a través de la historia de tres hermanos que se reencuentran después de la inesperada muerte de su padre.

Decir que esta película, dirigida por Cédric Klapisch, es preciosa, se queda corto. Entre la fotografía tan bien lograda de los viñedos de Borgoña (el hogar de algunos de los vinos más costosos del mundo) hasta la historia tan conmovedora, De regreso a Borgoña es una de esas películas que con una premisa sencilla se mete entre la piel de quien la está viendo y le deja una sensación linda en el corazón.

La historia sigue a Jean (Pio Marmai), el hijo mayor de una familia vinicultora, que regresa a casa después de 10 años por fuera pues su padre está muriendo. Allí se reencuentra con Juliette (Ana Girardot) y Jérémie (François Civil), sus hermanos, y juntos deben sacar adelante la vendimia para poder asumir los gastos de sucesión y mantenimiento de la gran propiedad que reciben como herencia de su padre.

Las relaciones familiares, el amor, y cómo no, el complicado y hermoso mundo del vino, son los protagonistas. Especial mención merecen las escenas en las que los personajes debaten si las uvas están listas para recolección, la localización de las uvas más dulces de la vid, etc., datos que los amantes del vino desconocen, pero que hacen toda la diferencia entre un vino mediocre y una botella de excelente calidad.

Articulos Relacionados

  • Galería: el lado cómico del reino animal
  • El álbum navideño de Sia
  • Ya está aquí el tráiler definitivo de Las Chicas del Cable
  • X: la película de Maluma