Michelle Pfeiffer: “Soy muy perfeccionista y me resulta difícil verme a mí misma”

La actriz Michelle Pfeiffer conversó en exclusiva con Diners sobre su papel protagónico en la nueva versión de la película Asesinato en el Expreso de Oriente, que por estos días se exhibe en las salas de cine del país.

Un tren que viaja a través de Europa desde Estambul hasta Londres; un asesinato, y trece pasajeros sospechosos. Toda una trama de suspenso creada por la afilada pluma de una de las mejores escritoras de misterio, Agatha Christie, vuelve de nuevo a las pantallas de cine, esta vez dirigida por Kenneth Branagh, que también actúa en la cinta como el inspector Hercule Poirot.

Michelle Pfeiffer, la actriz californiana próxima a cumplir sesenta años de, interpreta a la glamurosa e intrigante señora Hubbard, una de las pasajeras del Expreso de Oriente. Comparte escenario con grandes figuras como Johnny Depp, Judi Dench, Penélope Cruz y Willem Dafoe.

Pfeiffer, tres veces nominada al premio Óscar, ha cautivado a los espectadores desde hace más de treinta años, cuando apareció como la novia de Al Pacino en Scarface (1983). Luego, en 1988, recibió una nominación al Óscar como mejor actriz de reparto por Relaciones peligrosas y un año después repitió la nominación, esta vez como mejor actriz, con The Fabulous Baker Boys.

Con la cinta Por encima de todo, en 1992, obtuvo su tercera nominación. Ha interpretado una serie de papeles que también le han valido el reconocimiento de la crítica y los espectadores como La edad de la inocencia y Batman Regresa. Recientemente protagonizó junto a Robert De Niro The wizard of lies, una película transmitida por HBO, por la cual recibió una nominación a un premio Emmy.

Pfeiffer conversó con Diners en Los Ángeles.

¿Cómo fue su experiencia con Kenneth Branagh?
Fue maravillosa. Él tenía que estar pendiente de muchas cosas debido a la cantidad de actores que participaron en la película. Realmente no sé cómo lo hizo, quizás tenga una memoria fotográfica, pero él recordaba todo y al final de una toma me daba una nota, aun cuando tenía a otros diez actores que atender.

Branagh se le midió a dirigir y actuar en esta adaptación del clásico de Agatha Christie / Imagen cortesía 20th Century Fox Colombia

Además de dirigir, Branagh también actúa en la película e interpreta al detective Hercule Poirot, con sus famosos bigotes…
Cuando ves por primera vez a Ken como Poirot quedas impactada. No puedes ignorar su gran bigote [risas]. Lo que me resulta extraordinario es que él hace que el personaje luzca guapo, y que funcione de esa manera. Él ha convertido a Poirot en alguien extremadamente encantador y un poco pícaro.

¿Cómo fue trabajar con este grupo formidable de actores?

Un poco intimidante. El primer día de filmación tuve que hacer un acercamiento y todos los actores se encontraban presentes. Recuerdo que pensé: “¡Estoy haciendo el ridículo frente a Judi Dench!” [risas]. Quizás no estuviese haciendo el ridículo, pero resulta difícil actuar cuando estás totalmente impresionada con el talento de otra persona.

Judi Dench y Olivia Colman en una escena de Asesinato en el Expreso de Oriente / Imagen cortesía 20th Century Fox Colombia


¿Cómo pensó a su personaje, la señora Hubbard?

Ella es muy juguetona; ama viajar, ha conocido buena parte del mundo y tiene muchas opiniones acerca de todo…, ¡si le das un minuto te las contará todas! La señora Hubbard es bastante amigable, curiosa y entusiasta. Quizás se siente un poco solitaria.

¿Se sumerge por completo en sus personajes?
Intencionalmente no lo hago. Me cansaría demasiado y no podría vivir de esa manera. Sin embargo, personas cercanas me han dicho “¿sabes?, a veces sí te desapareces un poco cuando vas a trabajar”. No soy consciente de eso, pero estoy segura de que es verdad.

¿Estaba familiarizada con la versión de 1974 de Asesinato en el Expreso de Oriente, dirigida por Sidney Lumet?
No la había visto y Ken no quería que viéramos ninguna de las versiones anteriores de la película. Quería que todos nos aproximáramos a la historia con una visión fresca.

Kenneth Branagh es el inspector Hercule Poirot y Daisy Ridley interpreta a Mary Debenham / Imagen cortesía 20th Century Fox Colombia


¿Es usted perfeccionista?

Definitivamente, soy muy perfeccionista y me resulta difícil verme a mí misma. Tengo la tendencia a ser un poco autocrítica; bueno, soy bastante autocrítica [risas]. Lo cierto es que no hay nada perfecto en la actuación –o en cualquier otra forma de arte–, así que resulta algo extraño que haya elegido esta carrera. Pero yo me aburro muy fácilmente y con la actuación uno se puede mantener interesado.

¿Cómo fue el ambiente en el set?

Se sintió como estar en un tren de verdad, pues el set se movía y el tren lucía absolutamente auténtico. A veces había paisajes que pasaban (a través de las ventanas) que podíamos ver, eso ayudaba a que pareciera algo real (Branagh tenía filmaciones de la campiña europea que proyectaba sobre las pantallas que envolvían las ventanas de los vagones). En ocasiones nos encontrábamos en un tren de “tramoya” situado en exteriores, otras veces eran tan solo pantallas verdes. Ken constantemente nos recordaba la tensión que debía existir en el ambiente debido a que alguien en el vagón era un asesino.

La actriz californiana interpreta a la señora Hubbard, a quien define como “amigable, curiosa y entusiasta” / Foto: John Russo


¿Disfrutó de la nostalgia de los viejos tiempos y del lujo de los trenes?

No he viajado mucho en tren, pero los amo. Sé que amaría viajar en el Expreso de Oriente, eso debió haber sido asombroso. Pienso que tienen un aire de romanticismo. Así mismo, en un tren estás en una especie de limbo en el tiempo; es como si en él no transcurriera la vida real.


Al mismo tiempo que la película es oscura y atemorizante, también hay momentos graciosos en la producción, ¿no es así?

Sí, Ken quería que hubiera humor, pero que siempre surgiera de situaciones auténticas. Nadie trata de hacerse el chistoso. Yo traté de hacerle justicia al humor que ya estaba en el guion. ¡El mismo Ken es muy chistoso y maliciosamente inteligente!

Usted se ve impactante en la película. ¿Cómo fue utilizar trajes de los años treinta?
El vestuario refleja los viajes que ha realizado mi personaje por el mundo. Hay diferentes piezas que ella ha adquirido aquí y allá y le gusta vestir temáticamente.

¿Disfrutó de lucir el vestuario?

Bueno, siempre encuentro ese período de los treinta como todo un reto, pues la ropa es muy ajustada y el maquillaje y los peinados también son muy difíciles. A veces, un traje finalmente puede ser una distracción si acalora mucho o da comezón […] Pero en esta película el vestuario fue espectacular. Alex (Alexandra Byrne), la diseñadora de vestuario, es toda una artista. El trabajo que hizo en la película es brillante, tiene una asombrosa atención a los detalles.

¿Qué pueden esperar los espectadores de esta película?
Creo que todos los personajes son realmente interesantes y es divertido verlos interactuar el uno con el otro. Ken hizo algo épico. Ha sido un gran logro de su parte. Se trata de una experiencia rica y resulta algo extraordinario de ver. También considero que a la mayoría de las personas les gusta el misterio, pienso que todos lo amamos, son historias sin tiempo.

¿Por qué cree que nos gustan tanto este tipo de historias?
A la gente le gustan los retos. En todas las historias de este tipo se cuenta un asesinato y luego está la pregunta de quién lo hizo. Creo que nos encanta resolver problemas, es la naturaleza humana… y nos gusta estar un poco espantados. Estoy obsesionada con resolver todo y vuelvo a la gente loca; si hay un problema en el set, busco la manera de arreglarlo. De hecho, a veces me detengo para acomodar los muebles y hasta ajusto el vestuario de los demás actores [risas].

“Recuerdo que pensé: ‘¡estoy haciendo el ridículo frente a Judi Dench!’, cuenta sobre el primer día de rodaje de Asesinato en el Expreso de Oriente / Foto John Russo


Usted ha protagonizado muchas películas. ¿Qué es lo que la atrae de un papel?

Nunca tengo en mente un tipo de papel en particular; siempre estoy a la caza de algo nuevo, que esté bien escrito, con un personaje interesante y un territorio que no haya cubierto antes. Busco algo que sea un reto y que sea complejo. La gente involucrada en el proyecto también es un factor importante. Ahora que ya no tengo hijos pequeños tengo un criterio distinto. Cuando mis hijos estaban en casa realmente era muy selectiva, pues resultaba muy difícil dejarlos y no quería ir a hacer películas en locación […] Pero ahora tengo mayor libertad en términos de las cintas en las que puedo actuar. En realidad los extraño, y en el verano quiero estar cerca de mis hijos, pero al mismo tiempo pienso: “bien, ahora este es nuevamente mi tiempo”.

¿Sigue siendo la actuación algo satisfactorio?
Lo es y de muchas maneras, pues lo hago por amor a la profesión. Al mismo tiempo, admito que hay partes de mi trabajo que no disfruto. No me gusta estar lejos de mi hogar, nunca me ha gustado. Me encanta mi rutina, no me agrada vivir en hoteles o estar de viaje todo el tiempo. Necesito estar rodeada de todas mis cosas. Mucha gente disfruta de estarse moviendo por ahí, yo nunca he sido así. Pero está bien, me parece que todos tenemos cosas que amamos y otras partes de nuestro trabajo que no nos gustan tanto.

¿Ha tenido papeles memorables o significativos recientemente?
Todos han sido significativos, pero lo que se me viene a la mente de inmediato es The wizard of lies (una película con Robert De Niro acerca del estafador Bernie Madoff). Me tomé el papel de Ruth Madoff muy en serio, porque ella es una persona real y fue todo un reto. Estoy muy feliz por la manera en que resultó y tengo que agradecer a Barry Levinson (el director de la película), pues él podría haber tomado una dirección totalmente distinta…

Articulos Relacionados

  • Galería: el lado cómico del reino animal
  • El álbum navideño de Sia
  • Ya está aquí el tráiler definitivo de Las Chicas del Cable
  • X: la película de Maluma