Ryan Gosling: Bienvenido al Futuro

El actor canadiense se estrena en la ciencia ficción con Blade Runner 2049, la esperadísima secuela del clásico de 1982. ¿Hay algo que él no pueda hacer? Entrevista exclusiva.

De ser un psicópata asesino en Murder by Numbers (2002) a convertirse en héroe romántico en The Notebook (2004), Ryan Gosling pasó los primeros años del siglo XXI construyendo una carrera tan versátil como respetable. Por supuesto, el éxito no llegó gratis. Gosling, nacido en London (Ontario) en 1980, comenzó su carrera junto a Britney Spears, Christina Aguilera y Justin Timberlake en el programa de variedades The Mickey Mouse Club, de Disney Channel. De hecho, como su familia vivía en Canadá, Gosling pasaba largas temporadas al cuidado de la mamá de Timberlake, por lo que los dos son grandes amigos.

La escuela Disney le dio a Gosling un importante empujón y una disciplina que ha atravesado todos sus papeles. De ahí que se pasee tan fácilmente por la acción, el misterio y la comedia, y brille en todos como si lo hiciera sin esfuerzo. Basta pasar una tarde maratoneando sus películas The Good Guys, la comedia de 2016 que hizo con Russel Crowe; continuar con el drama romántico Blue Valentine, de 2010, con Michelle Williams y seguir con Drive, de 2012, para convencerse de que, efectivamente, Ryan Gosling tiene un rango excepcional. No por nada ha recibido dos nominaciones a los premios Óscar (en 2006 por Half Nelson y en 2016 por La la land), una nominación al Bafta y un premio Globo de Oro como mejor actor en comedia o musical.

“La película es inquietante, es difícil de procesar. Te lleva a dudar sobre la idea de lo que significa ser humano. También te cuestiona sobre la habilidad de distinguir el héroe del villano”.

Pero, además, es un buen tipo. Tuvo un par de relaciones románticas con sus compañeras de escena (Sandra Bullock y Rachel McAdams), pero se convirtió en padre junto a Eva Mendes y nunca miró atrás. Su liviandad ha sido reconocida por todos los que trabajan a su lado y hasta ha tenido actitudes heroicas: en agosto de 2011 apareció en los medios de todo el mundo por cuenta de un curioso episodio de caballerosidad: detuvo una riña callejera en pleno Manhattan, y una transeúnte que pasaba por ahí lo dejó registrado en video.

El actor cerrará 2017 con Blade Runner 2049, un papel diametralmente opuesto al de La la land, con el que empezó el año. Será la continuación de la película de 1982, donde Ridley Scott intervendrá como productor de la cinta y Harrison Ford repite como actor, con la adición de un Gosling en su primera incursión en la ciencia ficción.

El actor conversó en exclusiva con Diners sobre esta nueva experiencia cinematográfica, en la que interpreta al oficial K, y que se estrenará en Colombia el próximo 5 de octubre.

¿Cuál fue su primera impresión de la película original de Blade Runner?

Tenía alrededor de catorce años, unos doce años después del lanzamiento de la película original. Creo que mi primera impresión fue simplemente darme cuenta de la gran influencia que había tenido esta cinta en varios aspectos de mi vida, y lo mucho que había crecido viéndola y escuchándola.

¿Por qué cree que sigue siendo una película de culto?

La película es inquietante. Es difícil de procesar. Te lleva a dudar sobre la idea de lo que significa ser humano. También te cuestiona sobre la habilidad de distinguir el héroe del villano. Se trata de una visión aterradora del futuro, que de cierta manera es tangible y real, se siente posible, pero a la vez presenta una especie de sueño romántico, de manera que te captura. El tiempo ha demostrado lo especial que es.

¿Por qué quiso ser parte de esta nueva película?
Cuando escuché que Ridley estaba considerando continuar con la narrativa, ya estaba atrapado, quería saber qué iba a pasar después. Entonces, cuando me dieron la posibilidad de entrar en este mundo y ayudar a contar esa historia, simplemente lo sentí como una oportunidad real y especial.

Cuando obtuvo el papel, ¿qué tanto sabía sobre la nueva dirección de Blade Runner 2049?
Bueno, en ese punto ya había leído el guion, pero había estado en contacto con Ridley durante un año, o un par de años, mientras él se encontraba, de cierta forma, tejiendo la historia y decidiendo lo que iba a hacer. Entonces yo obtuve algunos fragmentos de aquí y allá.

Gosling interpreta al oficial K en esta cinta dirigida por Denis Villeneuve

¿Quién es K?
La película se desarrolla treinta años después del final de la primera. El mundo se volvió un lugar más duro y aislado. Como resultado, la profesión de Blade Runner se tornó mucho más complicada. Yo interpreto a un personaje llamado K, que está inmerso en esas complicaciones y en el aislamiento que conllevan.

¿Cómo se preparó para el papel?
Uno de los aspectos más importantes es que intenté pasar la mayor parte del tiempo posible en el set, antes y durante todo el rodaje, solo para permanecer en ese mundo. Ellos crearon un ambiente completamente sólido. Era en realidad impresionante y sentí que había que dedicarle tiempo para interiorizarlo.

¿Cómo es el mundo en el que se desarrolla la película?

Las cosas han empeorado mucho. El medioambiente se ha vuelto tóxico, el mundo en general es más inhóspito. Las personas solo están sobreviviendo. La humanidad está a punto de llegar a su fin.

¿Cómo fueron sus primeras charlas con el director Denis Villeneuve?

En la primera conversación que tuve con Denis sobre la película, sentí de inmediato confianza en que él tenía todo bajo control. Sus instintos abarcaban las bases de la película, cómo volverla realidad, hacerla sentir verdadera y honrar a la versión original. Recogió los temas y las preguntas que habían surgido de la primera película y se esforzó por responderlas con un orden lógico.

¿Cómo es Villeneuve de director?
Tenía una gran admiración y respeto por la película original. Sin embargo, él nunca permitió que eso lo intimidara. Al contrario, utilizaba esa admiración y la convertía en inspiración. Y pienso que gracias a él, nos sucedió lo mismo a nosotros.

¿Cuál es el punto de partida de esta película?
El principio de la cinta es que un día como cualquier otro, K debe retirar a un “replicante”. Sin ninguna intención, descubre un misterio que, finalmente, lo hace a él y a la audiencia cuestionarse sobre todo lo que creían saber.

Háblenos sobre Deckard [Harrison Ford]. ¿En dónde ha estado desde su última película y cuál es la relación que entabla con K?

Deckard es una persona muy importante y está interesado en el caso de mi personaje. K se propone encontrarlo para obtener respuestas a las preguntas que se han vuelto personales para él.

¿Cómo fue trabajar con Harrison Ford?

Harrison es un excelente realizador. Hay una razón por la que la mayoría de sus películas se vuelven clásicos y por qué muchas de ellas se están retomando después de tanto tiempo. Él es la constante de todas esas ecuaciones. Existen muchas maneras de actuar en cualquier escena, pero cuando trabajas con él te das cuenta de que solo hay una forma genial de hacerlo, y que él lo ha hecho antes que cualquier persona.

¿Y con el director de fotografía Roger Deakins?
Roger es un maestro contando historias. Puedes ver sus películas sin sonido y las imágenes van a hablar por sí mismas. Resulta increíble estar alrededor y presenciarlo. Lo hace mucho más fácil para los actores, porque la mitad de tu trabajo está hecho antes de que entres a escena.

Cuando las personas vean esta nueva película, ¿qué le gustaría que experimentaran?
Espero que ellos sientan lo mismo que yo sentí cuando leí por primera vez el guion: que es el capítulo siguiente de la historia.

¿Cuál fue su mayor desafío?
Para mí lo más desafiante fue encontrar una forma para crear una identidad que estuviera separada de la original, pero que al mismo tiempo se percibiera como una extensión natural de la primera parte.

Articulos Relacionados

  • Vea el tráiler de Phantom Thread, la película final de Daniel Day-Lewis
  • El arte está en todas partes: hasta en las fotos de paparazzi
  • Playlist: la música que escucha Manuel Medrano
  • No se quede sin ver a los candidatos al premio Luis Caballero