Jeanne Moreau, musa de Trouffaut, ha muerto

La actriz francesa, que inspiró al principal representante de la ‘nueva ola’ o “Nouvelle Vague”, falleció a los 89 años en su residencia de París.

La famosa escena se ha repetido muchas veces: una joven, vestida con un saco de cuello de tortuga demasiado grande para ella y una gorra de repartidor de diarios corre, disfrazada de hombre, por un puente de París mientras sus dos amantes la persiguen divertidos. Es quizás la imagen más famosa de Jules et Jim, la obra maestra del creador de la Nueva Ola (Nouvelle Vague) del cine francés, François Trouffaut.

La joven que corre y ríe es Jeanne Moreau, quien a partir del éxito de ese filme se convirtió en el rostro de la Nouvelle Vague. Además de trabajar con Trouffaut participó en varias cintas de Louis Malle, y una de ellas, Les Amants (Los Amantes) fue considerada demasiado obscena para el público estadounidense.

Entre sus películas más conocidas están La Notte, de Michelangelo Antonioni (1961), Diario de una mucama, de Luis Buñuel (1964), El último Magnate, de Elia Kazan (1976) y El Proceso, de Orson Welles (1962). Welles llegó a llamarla “La mejor actriz del mundo”.

A lo largo de su carrera, y gracias a la influencia de su madre inglesa, Moreau tuvo éxito tanto en el cine francés como en Hollywood, y llegó a rechazar otro papel icónico: el de Mrs. Robinson en El Graduado.

En 1988, su amiga personal Sharon Stone fue la elegida para entregarle el Oscar a su vida y obra. También fue cantante, llegando a lanzar un álbum junto a Frank Sinatra, guionista, productora y directora.

En lo referente a su vida personal, Moreau estuvo casada con los directores Jean-Louis Richard y William Friedkin (El Exorcista). Además, tuvo sonados romances con Miles Davis, François Trouffaut, Louis Malle, y el diseñador de modas Pierre Cardin.

Articulos Relacionados

  • Una artista coreana fabrica cámaras vintage con papel
  • El artista que convierte los dibujos de sus hijos en obras de arte
  • Playlist para recibir el eclipse solar
  • Galería: así fue la restauración del Museo Colonial de Bogotá