En Bogotá se lee hasta debajo de los árboles

Una feria de letras callejeras fue “Lectura bajos los árboles”, una actividad pública en la que se intercambiaron, compraron y leyeron libros al aire libre en Bogotá.

El objetivo: poner a circular los libros en las manos de los ciudadanos. Bogotá fue Capital mundial del libro en el 2007, pero donde no se lee lo suficiente, si a insuficiente se le llama dos libros por año (la cifra es nacional). Muchos dicen que no tienen tiempo y otros, dinero. Quizás con el afán de dar soluciones, la Secretaría Distrital de Cultura y Turismo de Bogotá realizó su sexta versión de “Trueque el libro” y le añadió el evento de “Lectura bajo los árboles”.

La jornada se llevó a cabo el sábado 19 de noviembre en el Parque Nacional, desde las 11 de la mañana hasta las 11 de la noche. Allí los asistentes llevaron sus libros ya leídos, para cambiarlos por otros que dejaron visitantes anteriores. Además, se encontraron con librerías itinerantes que ofrecían buenos títulos; los precios no fueron los mejores, claro, porque en Colombia en general, no lo son. También se habilitaron espacios para la lectura en conjunto de padres e hijos o narraciones de historias para adultos y niños, así como la invitación a tomar algún texto y acomodarse en el pasto o en las bancas del parque a disfrutar de una buena lectura.
Como dijo una de las asistentes, este evento debería difundirse de forma masiva para que nadie se pierda del placer de acercarse a los libros; y yo añadiría que se hiciera con más frecuencia, porque una vez al año se queda corta para sembrar el espíritu lector en la ciudad.

Articulos Relacionados

  • ¿Cuál sería el trabajo de Lady Gaga si no hubiera sido cantante?
  • El tiempo según Chanel
  • Vea a Los Makenzy en la Terraza Diners
  • Detrás de los Abrazos de Maripaz Jaramillo