“Si no despierto”: del best seller a la pantalla gigante

Revista Diners habló con Lauren Oliver la autora de “Si no despierto”, la historia que llega a las salas de cine el 1 de junio.

¿Qué pasaría si le quedara un último día de vida? Imagine que tiene solo una oportunidad para enmendar sus errores, compartir con sus seres queridos y arriesgarse como nunca antes. Este es el dilema que atraviesa Samantha Kingston, una adolescente bella, popular e inteligente, a la que no le hace falta nada en la vida. Sin embargo, a raíz de un accidente automovilístico debe vivir siete veces el mismo día. Los sucesos del 12 de febrero se repiten cuando vuelve a despertar y solo en sus manos está cambiar el destino.

“Si no despierto” es una película basada en el best seller de la escritora estadounidense Lauren Oliver. Según el Hollywood Reporter, la autora está entre los veinticinco escritores más poderosos de Hollywood. Este fue uno de los más vendidos en la última Feria del Libro de Bogotá.

Diners conversó con la escritora antes del estreno de la adaptación cinematográfica, vea a continuación lo que nos contó:

¿De donde surgió la idea de hacer una película?

Trabajé con un equipo maravilloso durante ocho años para poder hacer realidad mi sueño: llevar la historia del papel al cine. Estaba interesada en cambiar la manera de contar historias, porque la trama se centra en una chica que realmente se transforma y evoluciona. Para mí era importante expresar más allá de las letras la importancia de la amistad en la vida, siendo completamente fiel al relato del libro, desde una perspectiva que usualmente no se muestra.

¿Qué se siente ser la escritora de un best seller?

Es un sentimiento grandioso e indescriptible, me siento agradecida con los lectores y muy orgullosa de mi libro. A través de esta historia logré transmitir los mensajes que quería dejar en el espectador, algo que va más allá de solo entretener.

¿Escogió el reparto de la película?

No tuve influencia directa en esas decisiones. Mi opinión sí era importante pero deposité toda mi confianza en el equipo de trabajo. Ellos se encargaron de la labor y no lo pudieron hacer mejor. Por ejemplo, admiro mucho a la directora de la película, Ry Russo- Young, porque logró representar muy bien en los actores la esencia de los personajes del libro.

¿Y el guión?

María Maggenti se encargó de escribir el guión e hizo un trabajo maravilloso. Al igual que con los actores, pude dar opiniones pero me apoyé mucho en el equipo de trabajo porque se trataba de no hacerlo sola. De hecho, al revisar el guión no tuve que añadir ni quitar nada.

Escribió el libro en un Black Berry, cuando se transportaba en el metro, ¿por qué no escribir de manera tradicional?

Generalmente los escritores hoy en día escriben en un computador, son muy pocos los que conservan la tradición del lápiz y el papel. Sin embargo, yo no quería abrir mi portátil en un medio de la multitud, en un transporte público de Nueva York. Así que escribí todas mis ideas en el Black Berry, porque allí presencié diversas situaciones, me inspiraba en conversaciones y personajes reales.

Creció en Westchester, una ciudad pequeña de Nueva York similar a la que se representa en la película, ¿qué otros elementos de la historia están basados en su vida personal?

Muchísimos, la tradición de San Valentín era algo que hacían en mi colegio. Cada año se entregaban rosas con declaraciones de amor. Al igual que Samantha también tenía tres mejores amigas y llegábamos juntas todos los días a estudiar. Rob, el novio de Sam, está inspirado en mi época escolar porque estaba encantada con un chico que tenía ese nombre.

A medida que la historia se desarrolla permanece la misma pregunta, ¿qué haría si le quedara un último día para vivir?

Creo que haría lo que hago normalmente todos los días: jugaría con mi perro, iría a los lugares que me gustan, escribiría mucho y luego tendría una gran fiesta con todos mis amigos y familiares. Mucha música, mucho baile y comida deliciosa.

Samantha vive siete veces el mismo día y una de las moralejas es que los pequeños detalles pueden hacer grandes cambios, ¿tiene algunos ejemplos de su vida en lo que esto haya ocurrido?

Para mí todo en la vida se basa en que cada detalle marca el comienzo de algo grande, algo mínimo puede cambiar inmensamente el destino. Por ejemplo, mi esposo y yo nos conocimos en una fiesta el día de su cumpleaños. Mi mejor amiga quiso presentármelo durante siete años pero siempre pasaba algo que no permitía que nos encontráramos. Creo que la vida estaba esperando el momento adecuado para reunirnos.

Uno de sus referentes para escribir el libro fue la película Groundhog Day (1993) protagonizada por Bill Murray, ¿en qué otras historias se inspiró para escribir el best seller?

Es gracioso porque la mayoría de personas cree que me inspiré en esa película, pero la verdad es que no me gusta para nada. Los escritores nos basamos en casi todo lo que leemos, entonces creo que hay muchos libros que contribuyeron, pero no sé realmente de donde vienen todas las ideas. Creo que me inspiré más que todo en las preguntas que les hacía a otros y en mis propias experiencias.

¿Cuál es su sello personal comparado con otras historias del mismo tema?

Mi libro, a diferencia de otros destinados a un público joven, refleja personajes auténticos que se adaptan a la vida real. Las personas se sienten identificadas con la historia, no solo los adolescentes, sino también aquellos adultos que alguna vez atravesaron las mismas situaciones.

Una de sus pasiones es escribir finales alternativos, ¿cuál libro latinoamericano le gustaría terminar y cómo imagina su final?

Uno de mis autores favoritos es Gabriel García Márquez, pero definitivamente no cambiaría el final de ninguno de sus libros porque todos son maravillosos. Se trata de las historias de uno de los mejores escritores de la historia.

Si tuviera que escribir un final diferente para su propio libro, ¿cómo sería?

Una de las razones por las que escribo ficción es porque son situaciones con las que los lectores se conectan, pero si hay alguien que debe escribir un final diferente no soy yo la persona adecuada. El libro pertenece más al lector que a mí.

En su blog menciona que trabaja en pijama desde su casa, ¿hay otros espacios en los que se siente cómoda para escribir?

Realmente no necesito un lugar en especial, escribo en todos lados. Esta novela fue en el metro, pero puedo inspirarme también en una playa. Sea cual sea el lugar debo escribir todos los días.

¿Por qué las personas no se deben perder “Si no despierto”?

Porque es una historia conmovedora que les hará recordar lo que es realmente importante en la vida. Tal y como dice mi frase favorita del libro: “muchas cosas se vuelven hermosas solo cuando las miras detenidamente”.

Articulos Relacionados

LO MÁS RECIENTE

  • Detrás de la portada: septiembre y nuestro gran especial de yoga
  • Galería: ¿Quiere convertirse en un personaje de Pixar?
  • El regreso, el dolor y la melancolía representados en desnudos artísticos
  • ¿Ya vio ‘La mujer que bota fuego’, el nuevo video de Manuel Medrano?