Murió Debbie Reynolds, ‘la última integrante de la realeza de Hollywood’

La madre de Carrie Fisher, la princesa Leia, murió a los 84 años un día después de la muerte de su hija.

El miércoles 28 de diciembre, a los 84 años de edad, murió una de las actrices de la realeza de hollywood como la describió William Shatner, conocido por su papel de capitán Kirk en la serie Star Trek.

Mary Frances Reynolds nació el primero de abril de 1932. Entró al mundo del espectáculo a los 16 años gracias al concurso de modelaje Miss Burbank (California, 1948), lo que la llevó a ser reconocida por los hermanos Warner como una actriz en potencia.

Sus padres, Raymond Francis Reynolds, carpintero y Maxine N. Harman, actriz de poca fama, nunca inscribieron a su hija en clases de baile, pero Debbie Reynolds sería una de las fortalezas de la actriz pues lo demostró en las películas: ‘Cantando bajo la lluvia’ (1952), ‘Tres chicas con suerte’ (1953) y ‘Tammy y el soltero’ (1957).

En estas producciones compartió escenario con Gene Kelly y Donald O’Connor, los mejores bailarines de Hollywood. Con 25 años, Reynolds ya era una estrella envidiada y aclamada por la crítica.

La actriz participó en más de 40 películas, entre ellas el musical ‘La infatigable Molly Brown’ (1964) que le dio su única nominación a un premio Oscar como Mejor Actriz. Los más jóvenes la reconocen por actuar en Will & Grace (1998) como Bobbie Adler, la mamá criticona.

Tuvo la oportunidad también de debutar como cantante, aunque no era su fuerte, con un álbum titulado ‘Debbie’ que fue número uno en los listados de música pop en 1959. También fue fue la encargada durante más de dos décadas de preservar el archivo de cintas de hollywood .

Sus incontables actuaciones en cine y televisión le valieron para hacerse con una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood (1997); dos American Comedy Award (1956- 1957); un Screen Actor’s Guild Awards (2015) por su trayectoria cinematográfica y el Premio Jean Hersholt como activista en temas de salud mental.

La relación de Carrie Fisher y Debbie Reynolds era delicada pero a la vez muy entrañable, de esta relación salió el libro y la película ‘Postcards from the edge’ en el que cuenta la historia de una joven que entra a Hollywood, pero que está enfrentada con su talentosa madre, quien abusa de sus influencias para meterse en la vida de su hija. Algo muy parecido a lo que sucedió con la vida de Carrie y Debbie Reynolds.

La fama de Reynolds se forjó con años de entrega y sacrificio en la vida del espectáculo. El tiempo y el destino le arrebataron a su hija Carrie Fisher, un día antes de su muerte. El único consuelo que dejó la mítica actriz, fue su deseo de estar con Carrie. Así lo hizo saber Todd Fisher, hijo y actor de 58 años, a el canal TMZ: “ella dijo: quiero estar con Carrie. Y entonces se fue. La muerte de Carrie Fisher fue demasiado para mi madre”.

Articulos Relacionados

  • Galería: el lado cómico del reino animal
  • El álbum navideño de Sia
  • Ya está aquí el tráiler definitivo de Las Chicas del Cable
  • X: la película de Maluma