10 series en las que los personajes secundarios se robaron el show

En esta lista recordamos a los personajes que, aunque técnicamente no sean los protagonistas de la historia, fueron los que se robaron el show.

Aunque los creadores de las series tengan clara cuál es la trama y quiénes son los protagonistas, hay algo que se escapa de su alcance: la popularidad de los personajes. En esta lista recordamos a los personajes que, aunque técnicamente no sean los protagonistas de la historia, fueron los que se robaron el show.

Dustin & Barb de Stranger Things

La exitosa serie de Netflix tiene muchos personajes memorables como los niños, Eleven, Joyce o el jefe Hopper pero los dos personajes que más amor despertaron fueron un niño que sesea y una adolescente de gafas. El grupo de niños es lo más chévere de la serie y entre ellos, el más chévere es Dustin por razones tan sencillas como su sonrisa tierna o porque es el único al que le preocupa qué van a comer. Por su parte, Barb inspiró memes, disfraces y homenajes artísticos. Nunca te olvidaremos, Barb.


Daryl de The Walking Dead

Daryl es el favorito de todo el mundo y si alguien dice que no le gusta es porque se las quiere dar de diferente. Fue fácil amarlo. Empezó como un ‘redneck’ más del grupo de Rick y luego evolucionó para convertirse en uno de los personajes más sensibles, leales, honestos y ‘badass’ de la serie. En una serie en la que mueren personajes todo el tiempo, lo único que los fans piden es que nunca muera Daryl. Queremos verlo matando zombies con su ballesta hasta el fin de los tiempos.

Ron Swanson de Parks and Recreation

El actor Nick Offerman y los escritores de esta serie lograron crear a uno de los mejores personajes de comedia de los últimos 10 años. Ron, un personaje que no habla mucho y que cuando lo hace es casi inexpresivo, se convirtió en el favorito de muchos fanáticos de Parks and Rec. Ama la carne, el whiskey, los desayunos y no hablarle a otras personas. Todo esto lo convirtió en el complemento, o más bien opuesto, perfecto para la alegre Leslie Knope.

Saul Goodman de Breaking Bad

El abogado de Walter White y Jesse Pinkman fue un personaje tan amado por los fanáticos que incluso le hicieron una serie aparte, Better Call Saul (que si no ha visto debería correr a ver). Lo que podría haber sido un cliché de abogado inmoral y chabacán fue realmente un personaje con muchas capas. Saul era inteligente, amable, chistoso (algo muy necesario en una serie tan pesada como Breaking Bad) y, aunque pareciera raro, la persona que pensaba con más cabeza fría en la serie.

Chuck y Blair de Gossip Girl

Digámonos la verdad: a nadie le interesaba qué pasaba con Serena y Dan y Nate. Lo que todos nos moríamos por ver era el romance y las peleas de Chuck Bass y Blair Waldorf. Comparados con Serena y los demás ‘buenitos’ de la serie, Chuck y Blair parecían un par de demonios pero en realidad eran dos jóvenes que se amaban casi tanto como amaban vestirse bien.

Seth Cohen de The O.C.

Este ‘geek’ fue el primer amor adolescente de muchas. Seth Cohen era lindo, se vestía chévere (para los estándares de principios de los años 2000), leía cómics, hacía chistes de películas y el no ser cool lo volvía la persona más cool de toda la serie. Los dramas de Marissa y Ryan nos estresaban pero la historia de amor entre Seth y Summer era lo más emocionante de una serie a la que le sobraban emociones.

Karen y Jack de Will & Grace

Ahora que escribo esto, me puse en la tarea de recordar algunos de mis momentos favoritos de esta serie y confirmé que definitivamente Karen y Jack eran la mejor parte. Will y Grace eran chéveres, sí, de vez en cuando salían con uno que otro apunte bueno, claro, pero los egoístas, excéntricos y fabulosos Jack y Karen eran los que se robaban el show. Aunque eran buenos amigos de los protagonistas de la serie, nunca titubeaban a la hora de burlarse de los otros o a la hora de celebrar con un trago. Brindemos por ellos.

Randy Marsh de South Park

En las primeras temporadas, Randy era un personaje de relleno y era normal referirse a él sencillamente como “el papá de Stan”. Pero con el paso del tiempo, los escritores desarrollaron mejor al personaje y su personalidad adictiva lo convirtió en uno de los favorito de los fanáticos de esta serie que lleva ya 20 temporadas. Randy es tan importante para la serie ahora que algunos de los mejores capítulos en los que puedo pensar giran completamente alrededor de él: “Bloody Mary”, en el que Randy se mete a Alcohólicos Anónimos; “Medicinal Fried Chicken”, en el que usa marihuana terapéutica para sus testículos o “Crème Fraiche”, en el que se vuelve adicto al Food Network.

Steve Urkel de Family Matters

Los protagonistas de esta serie supuestamente eran los integrantes de la familia Winslow: papá, mamá y tres hijos. Pero fue Urkel, su vecino entrometido, de gafas, tirantas y de voz chillona, quien se ganó el corazón de los televidentes. Urkel supuestamente iba a aparecer solo en un capítulo pero la audiencia quedó tan obsesionada con el niño fastidioso, que los escritores tuvieron que reescribir muchos de los capítulos solo para que Urkel apareciera en algún momento. El éxito del personaje fue tal que este programa tendría más sentido si se llamara The Urkel Show.

Arthur ‘Fonzie’ o ‘The Fonz’ Fonzarelli de Happy Days

Debo confesar que no tengo recuerdos de haber visto Happy Days en mi infancia. Pero ahora que soy una adulta que se dedica a escribir y hablar de televisión todo el día, reconozco la importancia que tuvo la serie en la historia televisiva gringa y dentro de la serie el papel de Fonzie fue el más importante. Tan famoso es The Fonz que personas que nacieron después de que la serie se acabara saben quién es. Su look de chaqueta de cuero y pelo engominado hacia atrás cuadraba perfectamente con su personalidad siempre cool. Así como le pasó a Urkel, Fonzie se volvió tan popular que los escritores de la serie tuvieron que replantear todo para que él fuera el centro de la serie.

Articulos Relacionados

  • Galería: Vea las 10 especies marinas no conocidas por el mundo
  • ¿Ya conoce el Ken millennial?
  • Detrás de la portada: Samy Bessudo
  • Galería: 150 años de Frank Lloyd Wright