Michael McKean: el talentoso hermano de Better Call Saul

Michael McKean, quien interpreta a Chuck McGill en la serie de Netflix Better Call Saul, es también un legendario comediante y un nominado a Oscar. Revista Diners conversó con él.

Michael Mckean tiene una carrera impresionante. En 1984 alcanzó la fama mundial con la película This is Spinal Tap, un “falso documental” (mockumentary) del director Christopher Guest, que es hoy un clásico entre los amantes del cine y el rock. Con Spinal Tap, su falsa banda, ha hecho apariciones durante los últimos treinta años en escenarios tan importantes como los premios Mtv y el festival musical Glastonbury en Inglaterra en 2009. En los años noventa fue miembro del elenco de Saturday Night Live, y en 2010 estuvo nominado al premio Oscar a Mejor canción Original por A Kiss at the end of the rainbow, la canción de la película A mighty wind, que dirigió su viejo amigo, Christopher Guest.

McKean y su banda, Spinal Tap, tocando en Glastonbury junto a Jarvis Cocker de Pulp en 2009  

 

Hoy es uno de los protagonistas de la serie Better call Saul, el spinoff de Breaking Bad que produce Netflix. McKean es Chuck McGill, el hermano mayor y responsable de Jimmy/Saul (Bob Odenkirk), quien sufre de la rara condición de “hipersensibilidad al electromagnetismo”: alergia a las ondas electromagnéticas.

Revista Diners conversó con él:

¿Qué podemos esperar de Chuck durante esta temporada, que cuenta los años más tempranos de la vida de Saul Goodman?

Existe la duda de si Chuck ayudó a moldear el carácter de Saul Goodman. A veces cuando hay un hermano mayor que es muy exitoso, todos en la familia quieren que se encargue de los hermanos menos exitosos. Lo que pasa es que la envidia que Jimmy (Saul) le tiene a Chuck puede ser un factor que lo empuja a hacer las cosas que hace (en Breaking Bad). Él quiere tener el éxito de su hermano, pero no tiene su conciencia ética. A Chuck le encantaría que Jimmy fuera un abogado serio y es en eso que se esfuerza.

Su personaje tiene “hipersensibilidad al electromagnetismo”, y hace que las personas que lo rodean dejen sus celulares afuera, no tiene electricidad en su casa, etc. ¿Cree que es una condición real?

Como actor, debo hacer como si lo fuera. Tiene que ser real para mí. Inclusive si es un tema psicosomático, igual Chuck va a sentir que es algo 100% real. No sé hasta qué punto sea miedo a los campos electromagnéticos; hay gente que sí lo siente, y hay varios casos documentados. Es algo real. Ahora, en el caso de Chuck, él cree que es real, y eso es lo que importa.

Aunque usted tiene un importante historial como comediante, su personaje, Chuck McGill es el “hombre serio” de la serie, ante las locuras que hace su hermano. ¿Es extraño ese cambio para usted?

Para mí todos los papeles son iguales: saber qué es lo que busca el escritor y llegar a él. Depende de los escritores si mi personaje puede ser chistoso. Por supuesto, yo le ayudo con los chistes. Pero yo asumo un papel en la vida de Jimmy, y tengo una vida que no es necesariamente para hacer reír. Aunque mi personaje no es fundamental para la historia, sí lo es para la historia personal de Jimmy. Habrá momentos de risas, pero es cierto; no estoy ahí para hacer reír. Y Jimmy es tan llamativo, que se necesita a alguien que le haga contrapeso. Se necesita una cuerda que sostenga la cometa en el aire.

En Breaking Bad una parte muy importante era ver cómo las decisiones de Walter White afectaban directamente la vida de su familia. ¿Hay algo de eso en Better call Saul?

No quiero contar nada, pero es uno de los atractivos del programa: ver cómo las acciones de Jimmy afectan a su familia. Cuando Jimmy conoce por primera vez a Walter White en 2008 habrán pasado muchas cosas, pues la primera temporada se desarrolla en 2001. Mucho tiempo ha pasado para que Jimmy se convierta en Saul Goodman y muchas cosas pueden pasar.

A kiss at the end of the rainbow, la canción que le valió a McKean una nominación al premio Oscar en 2004  

 

¿Cree que Better call Saul lo va a presentar a nuevas generaciones de fanáticos que no han visto This is Spinal Tap o A mighty wind?

Espero que sí, que si a la gente le gusta o entiende el personaje, que es ante todo un obstáculo para el héroe (Saul), a la gente le interesará lo que yo haya hecho antes. Pero ahora mi preocupación es hacer que Chuck McGill sea un personaje creíble. Y me alegra mucho que la gente está respondiendo tan positivamente al programa. Yo no soy una persona muy ambiciosa y no me hago mucha propaganda, pero me hace muy feliz lo mucho que le gusta a la gente el programa.

Vince Gilligan lleva a sus personajes al extremo. ¿Qué tan difícil es interpretar a estos personajes? 

Cuando conocí a Vince Gilligan fue en los Archivos X. Fue mucho trabajo; interesante y difícil. Siempre es complejo cuando se trabaja con Vince Gilligan. Creo que a Vince lo divierte mucho estar en esa cuerda floja y tomar esos riesgos, crear personajes que son inusuales, viviendo vidas distintas. Me encanta tener escritores de este tipo, que nos obligan a concentrarnos y a hacerlos reales.

Sobre el Autor

Editora web de Revista Diners. Columnista de música y televisión.

Articulos Relacionados

  • Vea las nuevas camisetas mundialistas con diseños ‘vintage’
  • Estas son las ciudades más amigables del mundo
  • Vea el tráiler de Phantom Thread, la película final de Daniel Day-Lewis
  • El arte está en todas partes: hasta en las fotos de paparazzi