El mundial de fútbol desde la pantalla chica

Hay quien afirma que desde un estadio el fútbol no se ve, sino que se vive. Válido, pero seguir un partido por televisión también tiene lo suyo. Repaso de cómo la t.v. cambió la forma de ver mundiales

Prev1 de 3Next

Siempre digo que he tenido la fortuna de ver los dos últimos mundiales de fútbol. Ver en vivo, digo, desde el estadio, no por televisión. Aunque ya no sé si sea afortunado porque, para ser sincero, no es mucho lo que recuerdo de ellos. Yo sé más de los mundiales de los que he leído (los que se jugaron antes de que naciera) que de los que he visto por televisión; y a su vez, recuerdo más de los que seguí por televisión que de los que cubrí desde los estadios.

Porque ir a un mundial, al menos para un periodista, significa no ver fútbol. Todo el tiempo está uno pensando en lograr entrevistas, en el material que hay que mandar, en llegar a tiempo al estadio. Por enfocarse uno en el partido del día que va a ver se pierde de todo lo demás.

Yo le puedo decir, por ejemplo, que Suecia y Trinidad & Tobago empataron 0-0 en Dortmund en 2006 porque estuve ahí, pero no tengo ni idea de qué otras cosas pasaron ese mismo día durante el mundial. Es más, también vi Estados Unidos – Ghana en Rustenburg y Argentina – Serbia & Montenegro en Gelsenkirchen y no me acuerdo de cuánto quedaron ninguno de los dos partidos por andar pensando en lo que tenía que escribir al respecto. Cosas así terminan convirtiéndolo a uno en un ignorante.

Por eso es mejor ver el mundial por televisión, aunque no sé si mejor, pero sí tiene sus ventajas. Y me refiero a ver los juegos desde la casa, nada de ir a pubs y esas vainas, porque la única forma de ver fútbol es solo, sin que nadie joda. Quien mira un partido en un lugar público no es hincha del fútbol, sino de socializar. Lo cierto es que por televisión puede uno ver todos los partidos, grabarlos y volverlos a mirar. Con tanta cámara, tanto HD y tanta repetición que existe hoy no hay detalle que se escape y además, aunque los nuestros sean malos, tener comentaristas ayuda a pillarse ciertas cosas.

Así mismo, en casa nadie le quita el puesto, nadie le revende boletas; puede ver más y mejor fútbol sin gastarse la millonada que implica viajar hasta el lugar donde se celebra el mundial. Desde el sofá la cerveza no está aguada y al clima, no le venden comida rápida a precios de caviar y el baño está al alcance de la mano.

Eso sí, un consejo le doy: no se muera sin ir a un mundial de fútbol. Le garantizo que lo va a recordar más que el día que nacieron sus hijos.

El primero: Suiza 1954

tvsuiza_281x400Los partidos llegaban en diferido y con interrupciones, pero llegaban. Yugoslavia 1 – Francia 0 fue el primer juego que se pudo ver en los cuatro millones de hogares de las personas que tenían televisión en los ocho países miembros de Eurovisión: Francia, Inglaterra, Bélgica, Italia, Dinamarca, Holanda, Suiza y Alemania.

 

 

 

 

 

 

El ojo en el cielo: Inglaterra 1966

tv inglaterraEste fue el último mundial que se jugó sin las tarjetas roja y amarilla, pero gracias al satélite la gente pudo ver algunos partidos en vivo. Antes tocaba esperar un par de días y a veces semanas para ver un juego del mundial. Se estima que unos 400 millones de personas vieron el torneo.

Prev1 de 3Next

Articulos Relacionados

LO MÁS RECIENTE

  • Detrás de la portada: septiembre y nuestro gran especial de yoga
  • Galería: ¿Quiere convertirse en un personaje de Pixar?
  • El regreso, el dolor y la melancolía representados en desnudos artísticos
  • ¿Ya vio ‘La mujer que bota fuego’, el nuevo video de Manuel Medrano?