Un inglés en el trópico

Quantic es uno de los grandes DJs y productores del mundo y decidió que viviría en Colombia luego de encontrar una tradición musical inigualable.

Prev1 de 2Next

Will Holland, o Quantic, es uno de los mejores DJs y productores de la escena independiente de Inglaterra. Ha publicado más de 15 discos y desde el 2007, por casualidades del destino, vive en Colombia, primero en Cali y luego, hace más de un año, en Bogotá.  Me senté con él para descubrir cómo un músico de los West Midlands termina haciendo canciones con títulos como Una tarde en Mariquita.

Todo empieza con su razón para hacer música: “Es una cosa supernatural, algo muy del día a día, que me toca hacer”, piensa por un segundo, y continúa, “el otro día en Inglaterra miraba a mi hermana y estaba cantando, pero ni sabía que lo estaba haciendo, (era) muy bonito, una canción que salió porque tenía que salir y yo creo que la música es así”. Para Quantic hacer música es como respirar y para entender esa naturalidad hay que recorrer su historia.

Nació en Bewdley, un pequeño pueblo de diez mil habitantes en Worcestershire, en el centro de Inglaterra. Allí creció en una casa antigua del siglo XV que parece sacada de un cuento de hadas. Su infancia está marcada por las dos salas de su casa. En una, Quantic y sus dos hermanas pasaban horas con su madre dibujando y pintando, en la otra estaban los instrumentos de su padre, un ingeniero que tocaba folk en los pubs durante los sesenta y setenta. Había guitarras, un piano, una enorme colección de discos y muchos computadores (su padre fue pionero en la programación). Eran dos salas de creatividad plena.

En los noventa, Inglaterra experimentaba una explosión de música electrónica, y para un joven del campo, un concierto o rave de fin de semana era fundamental.  “El campo es aburrido –recuerda–, por eso toca salir y buscar música chévere”. No era difícil porque los West Midlands siempre han sido una cuna musical para Inglaterra. Grupos como Black Sabbath, The Specials o UB40 provienen de esa región. Inspirado por la música que escuchaba en esas fiestas Will compró un computador Atari ST y empezó a experimentar grabando sonidos. Al salir del colegio se enroló en el programa de Ingeniería y Producción Musical del Kidderminster College.

“Y lo que pasó es que el College no era tan bueno. Estaba en decadencia, pero había mucho espacio para crear. Como yo vivía cerca, todas las noches después de clases experimentaba en los estudios con teclados, consolas y micrófonos”.

Al momento de su graduación Will ya tenía una gran colección de canciones originales y había publicado su primer sencillo, We Got Soul. Decide que es hora de lanzar un LP, se contacta con Thru Thoughts, un sello de Brighton, y edita su primer disco como Quantic: The 5th Exotic, un disco electrónico, ambiental, con elementos de jungle y house y en el que ya se adivina una pasión latente por el funk, el soul y los ritmos negros.

Prev1 de 2Next

Sobre el Autor

Periodista especializado en música.

Articulos Relacionados

  • Una artista coreana fabrica cámaras vintage con papel
  • El artista que convierte los dibujos de sus hijos en obras de arte
  • Playlist para recibir el eclipse solar
  • Galería: así fue la restauración del Museo Colonial de Bogotá