Festivales de arte sonoro: una oda al ruido

Bogotá cuenta con un gran movimiento alrededor de las prácticas sonoras experimentales, y para octubre y noviembre se anuncia una nutrida cartelera

Muchos de los movimientos artísticos surgidos en las primeras décadas del siglo XX clamaron por una renovación ante el agotamiento de los modelos establecidos en los siglos precedentes. Uno de ellos fue el futurismo, que, a diferencia de las otras vanguardias, tuvo un aporte diferenciador porque exhortó la utilización de un elemento desterrado de la música: el ruido. Esto produjo transformaciones que ampliarían el universo sonoro de la creación musical. En sus diferentes vertientes subyace la idea de modernidad de las sociedades industrializadas, lo cual explica la obsesión por el ruido como elemento innovador pues fue lo que caracterizó las imágenes sonoras urbanas: las máquinas, los motores… Es importante reconocer que contribuyó significativamente en lo que hoy conocemos como Arte Sonoro, un conjunto de prácticas que conciben este tipo de creación por fuera de las esferas de la tradición musical (entiéndase academia). No obstante, luego de muchos años, músicos provenientes de conservatorio han entrado a producir manifestaciones híbridas en el ámbito del arte sonoro.

Bogotá cuenta con un gran movimiento alrededor de las prácticas sonoras experimentales, y para octubre y noviembre se anuncia una nutrida cartelera:

FESTIVAL EN TIEMPO REAL: dedicado a las prácticas que involucran el uso de tecnologías. Cuenta con propuestas actuales y acude a la curiosidad que transita terrenos desconocidos de la creación sonora. Arranca el 9 de octubre y termina el 27 de noviembre en el Teatro de Garaje (carrera 10 No. 54 A-27) y la Biblioteca Nacional / Música con Tempo Colombiano (calle 24 No. 5-60).

SONÓSFERAS: El sonido en las prácticas artísticas contemporáneas: es una exposición colectiva que va del 7 al 30 de noviembre en la Fundación Teatro Odeón (carrera 5 No. 12 C-73), y que propone abrir debate en torno al estado actual del arte sonoro, para lo cual pone en un solo espacio artistas que lo han abordado desde hace 20 años. Paralelamente, está el encuentro de arte sonoro en la Universidad de los Andes, conformado por conferencias y conversatorios entre artistas, músicos, estudiantes y público general.

MICROCIRCUITOS: a finales de noviembre entrará esta plataforma digital (www.microcircuitos.org [en construcción]), un premio de la Fundación Príncipe Claus, que busca difundir a través de ocho países del continente las prácticas de arte sonoro, investigación documental y gestión cultural del campo.

Matik-Matik: luego de cinco años se ha convertido en un gran anfitrión bogotano de músicas experimentales, instalaciones, improvisación colectiva, muestras audiovisuales, conferencias, talleres.

A 100 años de haberse publicado el Arte de los ruidos, manifiesto futurista del pintor Luigi Russolo, es importante revisarlo y reconocer sus aportes así como responderle críticamente. Recordando a John Cage: mientras haya sonido es inútil preocuparse por el futuro de la música.

Teatro de Garaje: carrera 10 # 54 A-27

Biblioteca Nacional: calle 24 # 5-60

Fundación Teatro Odeón: carrera 5 # 12C-73

Matik-Matik: carrera 11 # 67-20

Articulos Relacionados

  • Vea las nuevas camisetas mundialistas con diseños ‘vintage’
  • Estas son las ciudades más amigables del mundo
  • Vea el tráiler de Phantom Thread, la película final de Daniel Day-Lewis
  • El arte está en todas partes: hasta en las fotos de paparazzi