Moda para mujeres reales

Este bien podría ser el lema de la pasada edición de Colombiamoda, en Medellín, donde se vivió un ambiente de fiesta e inclusión en torno a la moda y hubo espacio para todo tipo de propuestas. Aquí las diez favoritas de Diners.

Para quienes no son expertos en el tema, una feria que gira en torno a la moda podría resultar intimidante y hasta frívola. No obstante, gracias a la labor que juiciosamente adelanta Inexmoda, aficionados y principiantes la encuentran cada vez más cercana, accesible e interesante. Bajo el nombre un Nuevo Juego, la edición número veintiocho de Colombiamoda reunió a personas de diferentes edades, nacionalidades y ocupaciones, en lo que en efecto resultó ser un juego divertido e incluyente, donde hubo intercambio de ideas y conocimientos, propuestas innovadoras y puertas abiertas para todos.

De las cosas que más llamaron la atención fue la importancia que se le dio a la cultura colombiana, representada, reinterpretada y exaltada en el trabajo de cientos de talentosos diseñadores que incorporaron el orgullo por lo propio en sus creaciones. Esto se evidenció no solo en los pabellones de exhibición, sino en varios de los desfiles, donde brilló la diversidad, autenticidad y riqueza de nuestro país.

Y en respuesta a las necesidades de nuevos consumidores y las tendencias que se imponen en el mundo, se destacaron las mujeres reales: desde las sobrevivientes de cáncer que inspiraron y participaron en el desfile SOY, de María Luisa Ortiz y Diego Guarnizo, hasta las modelos curvy que lucieron sus figuras en la pasarela de Leonisa. Entre tantas opciones, Diners quiso destacar sus diez favoritas.

1. De otro mundo

Con prendas metalizadas que iluminaron con sus destellos la pasarela, el diseñador Jorge Duque demostró su capacidad de plasmar recuerdos, vivencias e ideas abstractas y fuera de lo común en una propuesta armónica, viable y muy llamativa. Con materiales como piel, seda y algodón junto con nailon, rayón, acetato y acero inoxidable, Duque explora con volúmenes y siluetas holgadas, que resultan en un look femenino, sexi y con un aire futurista, como de ciencia ficción.

2. Tesoros de Mompox

Este pueblo, en el departamento de Bolívar, y el trabajo de sus artesanos de filigrana sirvieron de inspiración para la colección de Andrés Pajón, que con impecable factura y una acertada elección de materiales reinterpretó esta técnica milenaria en su propuesta. De hecho, los accesorios que complementaron su puesta en escena son resultado de un trabajo colaborativo con Eladio Orfebre, una marca de artesanos momposinos. Llamaron la atención la delicadeza y el movimiento de las faldas y vestidos de flecos que exaltan la feminidad y sensualidad del cuerpo de la mujer.

3. Joyas con alma

Varias de las It girls que asistieron a la feria lucieron joyas de Alma, un nombre que ha cobrado fuerza en Medellín por la originalidad del concepto y los procesos detrás de sus creaciones. Cada una de sus piezas es única y se hace a partir de una flor u hoja disecada de manera especial para que mantenga sus propiedades naturales. Luego se baña en oro de 24 quilates, de poco brillo, “que hace referencia al tono precolombino, como el que manejaban las culturas ancestrales”. Al comprarla, el cliente recibe un registro con la información de la planta específica que se usó para hacer su joya.

“Buscamos nuevas maneras de resaltar los atributos, texturas, formas de estos tesoros únicos que se encuentran en nuestra naturaleza”, explican los diseñadores Ana Catalina Giraldo y Juan Camilo Peláez.


4. Explosión de color

La moda es para divertirse, y este parece ser el mensaje de DCH (Divina Castidad Handbags), que a través de patchwork de frutas colombianas que se superponen sobre fondos básicos, como negro y miel, imprime un tono irreverente, colorido y tropical a los accesorios de su colección otoño-invierno. Con un aire lúdico y algo de pop, reinterpreta la exuberancia del Caribe colombiano y lo incorpora en el escenario de la moda cotidiana.


5. Tradición familiar

En la colección París de Asia, de Pepa Pombo by Mónica Holguín, confluyen una paleta de colores tropicales, detalles artesanales y el tejido de punto que ha sido el sello tradicional de la marca por más de cuarenta años. Los diseños, inspirados en una mujer culta y cosmopolita, logran un armónico balance entre lo moderno y lo clásico. Así mismo, proponen un juego de materiales que dieron ligereza y movimiento a la pasarela con bordados inspirados en la cestería de hoja de palma, y acompañados con estampados y patrones de tulipanes y lotos. Todos estos elementos se conjugaron con rayas y texturas repujadas en tonos naranja, rojo, negro, amarillo oro, azul y blanco.

Foto: José Moreno

6. Versatilidad y geometría

Camilo Álvarez, uno de los diseñadores independientes que participó en el Vogue Talents Corner, en Colombiamoda, presentó su colección Antílope, inspirada en la agilidad y fortaleza de este animal. Conocido por diseños que conjugan un lenguaje moderno con siluetas fluidas, contundentes, minimalistas y utilitarias, en esta oportunidad aparecen características como solapas anchas y volúmenes triangulares y asimétricos, dándoles un giro inesperado y original a tops, faldas tipo lápiz, abrigos y chalecos. La elección de materiales como algodón, denim, nailon y viscosas de tejido de punto, refuerzan el concepto de versatilidad y practicidad de la propuesta. Son básicos, sin serlo, que aportan un toque original y de diseño a cualquier look.

7. Mezcla de culturas

La pasarela M, de ModoRosa –que busca crear conciencia sobre la importancia de la detección temprana del cáncer–, vibró con los colores alegres y diferentes estampados que dieron forma a la propuesta especial de SOY Diego (Guarnizo) y María Luisa (Ortiz), para Arkitect, del Grupo Éxito. El desfile consistió en un recorrido por varias regiones de Colombia, cada una representada por diferentes tonalidades, como el verde de los platanales, o el rojo, naranja y amarillo de las hamacas. En un ambiente de esperanza y celebración, se lucieron siluetas sueltas y asimétricas y los estampados inspirados en la flora y fauna nacional.

8. Mujeres en el jardín

Así denominó su colección –inspirada en la obra de los impresionistas– la diseñadora María Elena Villamil. Verdes, azules y beiges conformaron la paleta cromática, donde transparencias logradas con tejidos como la organza de seda con estampados alusivos a los jardines propios del impresionismo, combinados con textiles más pesados como micados y tafetanes, resultaron en un interesante balance, un juego de pesos y texturas. Las gabardinas aportaron un toque contemporáneo, que complementó la parte más romántica de la propuesta a la perfección.

9. Juego de transparencias

Delicadeza Silvestre, la nueva colección de Ellipse, está inspirada en la belleza y sutileza de una mariposa que sale de su capullo. Esta marca de ropa interior antioqueña, bajo la dirección creativa de Ana Urrea, se perfila como una de las de mayor proyección internacional gracias a la elegancia y calidad de sus diseños. Su línea básica es un must en el clóset de una mujer que quiere sentirse cómoda y sexi a la vez. La nueva propuesta es arriesgada y le sube la intensidad a la sensualidad. Predominan las transparencias, encajes y bordados a mano, que destacan el cuerpo de la mujer.

10. Orfebrería natural

La reinterpretación contemporánea de tradiciones ancestrales y técnicas artesanales de orfebrería resulta en una interesante propuesta donde la inspiración proviene de la naturaleza que nos rodea –flores, animales, plantas y piedras naturales–. Piezas delicadas, con un aire romántico y sofisticado, hacen parte del imaginario de Catalina Echeverri, de Pilu joyería.

Articulos Relacionados

LO MÁS RECIENTE

  • Detrás de la portada: septiembre y nuestro gran especial de yoga
  • Galería: ¿Quiere convertirse en un personaje de Pixar?
  • El regreso, el dolor y la melancolía representados en desnudos artísticos
  • ¿Ya vio ‘La mujer que bota fuego’, el nuevo video de Manuel Medrano?