El ABC de Chanel

Coco Chanel le dio al mundo el little black dress; el perfume más vendido de todos los tiempos y con sus diseños liberó a las mujeres del corsé.

Hoy, 45 años después de su muerte, la casa de moda que fundó –bajo la batuta de Karl Lagerfeld– sigue a la vanguardia y fiel a los conceptos que la definen.

chanel2_600x885

ALTA COSTURA
La haute couture sigue siendo la piedra angular de esta casa de moda. No solo encarna la vocación de la marca, sino que está profundamente ligada a su historia. Tener un savoir-faire único, mantener una tradición y la atención a cada detalle definen el carácter de la Alta Costura. Gracias a la genialidad e irreverencia de Lagerfeld, esta se mantiene vigente y en constante evolución y no se limita a elaborados vestidos bordados, puede aplicar también a una icónica chaqueta con jeans. Así mismo, admite materiales tan diversos como tweeds tejidos, termo-fijados y bordados, organza, chifón de seda, tul, crepé, cuero y encaje, así como materiales nuevos como PVC, Lurex®, neopreno y concreto, presentes en diferentes colecciones.

Tener una de estas piezas es el summum de la exclusividad. Los clientes regulares tiene su propio maniquí de madera, con las medidas exactas, cada pieza es hecha a la medida y se requieren mínimo dos pruebas antes de que esté lista. Hacer un traje puede tomar hasta cien horas, mientras que un vestido de novia puede requerir hasta mil.

chanel3_600x501

BICOLOR
Los zapatos de dos tonos fueron creados por Coco Chanel en 1957. Diseñados en beige, con la punta en negro, acortan ópticamente el pie, haciendo que la pierna se vea más larga y estilizada. Su estatus como ícono fue confirmado en la muestra dedicada a las grandes creaciones de la marca, en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York, en 2005. Con su ingenio y un toque de modernidad, Lagerfeld ha reinterpretado este clásico atemporal, asegurándose de que permanezca vigente.

chanel4_600x502

CAMELIA
Desde sus primeras colecciones, que aparecieron en la década de 1920, Mademoiselle hizo de la camelia –una flor de perfecta sencillez y blancura absoluta– su firma y uno de los elementos recurrentes de su estilo. Al día de hoy no se sabe por qué le gustaba tanto. Tal vez la cautivó su frágil y efímera belleza, carente de ostentación. Esta flor, siempre estilizada, adornaría el pelo, un traje o un vestido con su brillo y líneas puras. Iluminaría un cinturón, decoraría un collar, resaltaría la curva de la cadera, o enfatizaría la profunda caída de la línea del cuello. Y hoy en día sigue siendo una característica recurrente en las creaciones de la maison, y, de una u otra forma, sigue haciendo su aparición, siempre diferente pero fiel al espíritu de Chanel.

chanel5_600x502

CHAQUETA
La eterna chaqueta de tweed resultó de la creación del traje. Con categoría propia, esta pieza perfeccionada en cada detalle es como una segunda piel. Su diseño ergonómico con una ligera curvatura y la forma como están estructuradas sus mangas responden a la búsqueda de máxima comodidad y libertad de movimiento. Para garantizar que la chaqueta cuelgue siempre de la misma manera, se colocó una cadena de bronce alrededor de la cintura. Esto fue luego cuidadosamente ocultado por el forro. “Mis chaquetas se ven bien tanto dentro como fuera”, solía afirmar Chanel. Convencida de que cada elemento de diseño debe cumplir una función, agregó bolsillos en los que las mujeres podían poner sus manos –algo que normalmente solo hacían los hombres por entonces–. Como dice Karl Lagerfeld: “La chaqueta de Chanel se inspiró en realidad en una chaqueta para hombres austriacos. Coco Chanel inventó un tipo de prenda que nunca antes había existido en esta forma particular, y nadie puede quitarle este logro. Es un ícono que encarna la esencia del estilo Chanel. Algunas cosas nunca pasan de moda: los jeans, la camisa blanca y la chaqueta de Chanel”.

chanel6_600x900

EL TRAJE
Gabrielle Chanel introdujo su traje casual pero elegante, caracterizado por rasgos tanto masculinos como femeninos, como un alejamiento al estilo de los años cincuenta, que consideró demasiado restrictivo y en gran medida inadecuado para la época. El suyo era un traje creado para la mujer libre, activa que podría ser usado durante el día y la noche, y que, además, ofrecía comodidad y un diseño funcional. “Diseñé el traje Chanel para las mujeres activas”, se dice que dijo Gabrielle Chanel. “Quería darles a las mujeres ropa con la que se sintieran cómodas, que pudieran utilizar para manejar, pero que al mismo tiempo destacara su feminidad”. Su firma de chaqueta y falda flexible con hendidura, usada por las mujeres de todo el mundo, son ejemplos perfectos de esto.

chanel7_600x807

LITTLE BLACK DRESS
El pequeño vestido negro es un símbolo de feminidad y hace parte de la lista de básicos que toda mujer debe tener, junto con unos jeans, camisa blanca y una gabardina. Podría decirse que este fue uno de los aportes más revolucionarios de Coco Chanel, pues para hacerlo utilizó el jersey, que en ese momento solo se usaba para hacer la ropa interior de los hombres. Esto le dio a la mujer la sensación de independencia y la liberó de los corsés que venía usando.

En su momento, la revista Vogue predijo que este vestido, diseñado para ser accesible y fácil de llevar, le daría la vuelta al mundo. Como dijo su creadora: “Voy a vestirlas de negro para que aprendan sobre gusto”.

chanel8_600x400

MATELASSE
Todas las creaciones de Chanel tienen una razón de ser, y en la mayoría de los casos son la respuesta a las necesidades de la diseñadora, como sucedió con el mítico bolso Matelasse 2.55. Creado en febrero de 1955, está inspirado en los bolsos militares, que gracias a sus tirantes le brindaban comodidad y libertad de movimiento. “Estaba cansada de siempre tener el bolso en la mano, y perdiéndolos, por eso les puse un strap”. En vez de una correa, le puso una cadena entretejida de cintas de cuero o hileras de uniones de metal plano (una pequeña referencia a la cadena que escurría hasta la parte inferior de sus chaquetas de vestir, para asegurar que cayeran correctamente).

Lo más distintivo de este bolso es el acabado acolchado, llamado matelasse –inspirado en el universo ecuestre– que ayuda a que la cartera no pierda su forma. Es tan complejo que cada bolso requiere alrededor de 180 operaciones diferentes en su creación y los operarios que las hacen tienen que tener mínimo cinco años de experiencia en la fábrica de Chanel para poderlas trabajar. Como un objeto de valor sentimental, es parte de una herencia que se transmite de madre a hija. Lleva consigo emociones y ha revelado que puede desafiar el tiempo y el estilo. “La moda pasa de moda, el estilo, nunca”.

chanel9_600x502

Nº 5
Lanzada en 1921, esta fragancia ha sido definida como la revolución en una botella. Ya se imponía como una visionaria en el tema de la moda, pero Mademoiselle Chanel quería ir más allá y crear un perfume, pues lo consideraba parte integral del estilo de una mujer. En ese momento la moda eran las esencias florales, pero ella quería “un perfume de mujer, con aroma de mujer”. Ernest Beaux, pionero de la perfumería moderna, le presentó varias muestras, ella eligió el número 5, porque era su número de suerte, y así nació la leyenda, que continúa seduciendo a las mujeres de hoy, no en vano en una entrevista Marilyn Monroe dijo que lo único que se ponía en la cama era Chanel Nº 5.

chanel10_600x502

PERLAS
Coco Chanel era fanática de las perlas, las usaba siempre, pues estaba convencida de que iluminaban la cara, como el maquillaje. Iban muy bien con su estilo sencillo y femenino, y eran el complemento perfecto para sus trajes negros. Le gustaba usar collares largos, envueltos varias veces alrededor de su cuello. Hoy en día la joyería de Chanel mantiene el sello de su creadora, con brazaletes, anillos, broches y cinturones en los que en cada colección se reinterpreta la perla.

chanel11_600x502

TWEED
Es una palabra que no puede faltar en el vocabulario de esta casa de moda. Gabrielle Chanel fue la primera persona en diseñar vestidos en este burdo material escocés. Enamorada con el movimiento, se aseguró que tuviera suficiente suavidad para crear sus icónicas chaquetas. Perpetuando el espíritu de la maison, Karl Lagerfeld lo mantiene en constante evolución, incorporándolo de maneras inesperadas en cada colección. Bordado, tejido, con lentejuelas, flecos, rasgado, pintado, combinado con algodón, seda, cuero y hasta caucho, este material originalmente diseñado para la ropa de hombres, se presta para hacer realidad las fantasías del diseñador alemán.

Articulos Relacionados

  • El tráiler de Stranger Things ya está aquí
  • Estreno mundial de la ópera El último día de Francisco Pizarro
  • Seis datos que probablemente no sabía del Teatro Colón para celebrar sus 125 años
  • “A la mar”, disco recomendado